Hora de almuerzo…

Por Paula Henríquez

Trabajadores de oficina. Foto: Juan Suárez
Trabajadores de oficina. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Sentada en mi oficina, como es usual a la hora de almuerzo, converso con alguien que ya no vive en nuestra isla. Alguien a quien quiero mucho y que quiere ayudarme, aunque a veces no nos entendamos y nos fajemos.

Me dice que se va a almorzar y, de paso, me pregunta cómo hago para comer algo a esa hora. Le respondo que la mayoría de las veces traigo comida de la casa, de la que queda de la noche anterior, que no es siempre, porque no todos los días se puede y le digo que cuando eso no ocurre, yo “invento”.

Como es lógico, él no entiende eso de invento y sigue indagando. Entonces me arrepiento de haber sacado el tema, ingenua que soy, sabiendo que él lo pregunta todo. Le explico que cuando no puedo traer almuerzo, pido dinero prestado o compartimos lo que otros traen de sus casas, que tampoco es seguro. Él sigue inquiriéndome y yo no quiero responder, hasta que al fin me asegura que lo único que pretende es que yo lo escriba, que cuente esta historia, una historia que me da vergüenza…

Sí, me da vergüenza decir que a veces no almuerzo en el trabajo, estoy segura de que no soy la única, pero no todo el mundo lo dice, es un asunto delicado, muy privado, pero es real. No es que sea una muerta de hambre, no lo soy, en mi casa tratamos de alimentarnos y comer bien, a pesar del delicado estado de la alimentación en el país, pero no siempre queda algo de la noche anterior, la mayoría de las veces la comida es “justa”, ni un poco más. Debo decir que somos cinco personas, dos de ellas jubiladas y dos trabajadores, la quinta es la pequeñita, la consentida.

Mi centro laboral es de esos en los que a los trabajadores les pagan los 0.60 centavos diarios por el almuerzo. Sacando la cuenta por los días laborables del mes, que generalmente son 21 o 22 días, pues pagan de 12.60 a 13.20 CUC mensuales, además del salario normal de un trabajador, que ronda los 20 CUC.

Supuestamente, uno debería utilizar ese dinero para comer algo mientras trabaja, pero pocos, muy pocos lo utilizan con ese fin. Existen otras necesidades que lo obligan a uno a gastar la divisa del almuerzo (así se le llama popularmente), en la muy relacionada necesidad de comprar comida para la casa o cualquier producto de higiene que ya esté faltando en el hogar, por poner algún ejemplo. Y ni hablar si se tienen niños… en especial en círculo infantil o en edad escolar.

La divisa del almuerzo pasa a formar parte de los malabares que tiene que hacer un trabajador común, el cubano de a pie. Tratas de “estirarla”, de ahorrarla, de tener siempre algo en la cartera, pero es muy escurridiza. No han pasado ni dos días desde el cobro y ya no tienes casi nada o nada.

La persona con quien converso no puede creer lo que le cuento. Se asombra, me felicita por sobrepasar mi vergüenza y decidirme a escribir y yo me río, ya estoy acostumbrada a que mis historias, nuestras historias, lo sorprendan… y eso que él vivió aquí hace mucho tiempo… Se va, me deja esperando, fue a almorzar… y yo… yo voy a ver qué invento…

Paula Henriquez

Paula Henríquez: Desde pequeña me han dicho que debo tener cuidado con lo que digo en público. “Piensa antes de hablar, sobre todo delante de los demás”, me decía mi mamá y, entonces, resultaba más un ruego que un regaño. Aún hoy la escucho… y la cumplo, solo que no hablo… escribo. Las letras, las palabras son mi escape, mi salida y las catarsis diarias, las que imprimo en el papel, me reavivan. Y esta foto… me refugia.

Paula Henriquez has 48 posts and counting. See all posts by Paula Henriquez

12 thoughts on “Hora de almuerzo…

  • No se puede llamar salario a la miseria que pagan en Cuba pues no sirve para que un obrero pueda recuperar las energías/calorías que gasto durante un mes de trabajo, ya ni siquiera hablar de ahorro para vacaciones, ni comprar un carro, reparar la vivienda, vestirse decentemente, adquirir electrodomésticos, muebles, etc, como hacen todas las familias en el malvado capitalismo. Es por eso que la clase trabajadora cubana se puede catalogar como esclavos funcionales.

    Claro estaba Jose Martí respecto al socialismo con tan solo leer de que se trataba: La moderna esclavitud.

  • EDUARDO, que tu si tienes Internet porque no vives en tu querida dictadura. Son salarios que he visto en las nóminas en latinoamerica y en los USA. De todas formas sin mucho esfuerzo busca los salarios mínimos permitidos en Latinoamérica y verás que en algunos paises son por arriba de 350, 400 y hasta 500 USD equivalentes. Ahora dividelos entre 160 horas laborables de un mes y verás cuanto gana no un ayudante de albañil sino una empleada doméstica.

    Después compara este salario de una jornada con el de Paula y los profesionales en Cuba y dime si no es de esclavos o siervos de la edad media. Me siento a esperar tu respuesta?

  • ….yo no trato de decir que un salario promedio en cuba alcance…solo trato de evitar el engaño de que eso de que los salarios no alcancen es exclusivo de cuba…solo desmiento cuando alguien se atreve a decir aqui que la gente tiene 2 y 3 trabajos porque se aburre en su casa…como he dicho infinidad de veces para criticar lo que pasa en cuba no es necesario ni mentir,ni engañar ni exagerar….

  • Eduardo, sabemos que usted no esta en Cuba pero cómo esta al tanto de la vida en el país, favor iluminarnos sobre todo lo que se puede hacer un obrero o profesional con un salario promedio en Cuba, decimos de 400 a 600 pesos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *