Un atentado a la inteligencia de los cubanos

La campaña oficial de difamación hacia el MSI

Por Osmel Ramírez Álvarez

Ilustración: Amnestía Internacional

HAVANA TIMES – Seguramente los tanques pensantes del sistema cubano ahora mismo se rasgan las vestiduras, ¡impotentes!, ante ‘la plantada’ que les está haciendo el pacífico y auténtico Movimiento San Isidro (MSI).

Apelan, entonces, a descalificarlos con reportajes a diario, inventando conexiones con actos terroristas del pasado o fabricados y en busca de cualquier detalle particular en sus vidas, que pueda desvirtuarlos.

Pero en el fondo tan solo demuestran lo amenazados que se sienten cuando el pueblo les pierde el miedo y se exigen derechos. Pero gracias a Internet las campañas mediáticas del Gobierno están teniendo el efecto contrario en la mayoría del pueblo y se palpa en las calles. Son tan burdas y mañosas, que constituyen un atentado a la inteligencia de los cubanos.

La hazaña conseguida por el MSI no es algo que se pueda olvidar en pocas semanas. Los que dirigen el Partido Comunista de Cuba (PCC) lo saben, y les aterra que sea el inicio de un despertar cívico irreversible en nuestro pueblo. Temen que pueda contribuir decisivamente a abrir los causes por donde puedan llegar los cambios democráticos.

Es una situación política inédita en Cuba. Nunca antes un grupo de disidentes (en este caso un movimiento que aglutina a artistas y escritores contestatarios o trasgresores del control estatal) había retado tan fuertemente al poder. Los presionaron al diálogo a pesar de la represión atroz con que son tratados. Y la diferencia no está solo en la acción, porque ha habido otras importantes en periodos anteriores, sino en el contexto nuevo de la era digital.

El Movimiento San Isidro se puso en la palestra pública nacional e internacional exigiendo el derecho de los cubanos a tener derechos. Sus demandas van en ese sentido.

Han superado los objetivos iniciales que desencadenaron la tensión, aunque siguen vigentes, vinculados a la liberación de uno de sus miembros, víctima de un delito fabricado por la policía política, la libertad artística, y la solicitud del cierre de las tiendas en dólares por considerarlas un nuevo apartheid económico para nuestro pueblo.

Para el Gobierno totalitario del Partido Comunista es una verdadera tragedia que ya no estemos en la segunda mitad del siglo XX. En aquella época el 99.9% de la información que recibía el pueblo era suministrada por ellos mismos. Eso a través de todos los medios de comunicación entonces convencionales, y que todavía hoy controla férreamente. Ahí divulgan los mensajes y contenidos que les convienen en función de sus intereses y la verdad incómoda es censurada.

Pero ahora está Internet, ese engendro diabólico para los déspotas al que tuvieron que acceder presionados por la modernidad ineludible. El acceso cada vez mayor de la población impide dominar como quieren con el discurso público.

La red de redes es una herramienta poderosa en manos de la oposición y la sociedad civil, finalmente con voz. Es, sin duda, una amenaza al sostenimiento del poder del Partido Comunista.

No desean voces discordantes que sean escuchadas, quieren seguir imponiendo su propia versión de la realidad. Pero cada vez se hace más difícil y peligroso para ellos, porque dependen en gran medida del control social y la manipulación mediática.

Ahora, por ejemplo, las mentiras, improperios, descalificaciones y teorías conspirativas contra los disidentes y opositores se vuelven menos convincentes y más fácil de desenmascarar.

Además, ahora tienen que invertir muchos recursos y profesionales serviles para readaptar sus tesis incoherentes y contrarrestar la verdad cotidiana en las redes sociales. Y el mensaje les sale burdo, desfasado y torpe.

Lea más del diario de Osmel Ramírez aqui.

Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.

Osmel Ramirez has 123 posts and counting. See all posts by Osmel Ramirez

2 thoughts on “Un atentado a la inteligencia de los cubanos

  • ¿Tanques pensantes en esa dictadura? A pesar de lo lúgubre del problema me has hecho reir. Esos descerebrados contra el progreso del pueblo cubano no llegan ni a carritos de bomberos de juguetes movidos por pilas “Yara”.

  • Una pequeña chispa puede provocar un incendio y lo que viene a partir del 1ro de enero es meterle más presión a la olla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *