Los baches de Mayarí y los coches tirados por caballos

Por Osmel Ramírez Alvarez

HAVANA TIMES – En días recientes tuvo lugar en Mayarí un nuevo accidente del transporte público que involucra un coche tirado por caballos. Es ya el tercero de gran magnitud en menos de tres meses, causado por el pésimo estado vial de la ciudad, especialmente de las arterias principales por donde circula el transporte público.

Sucedió en la calle Leytevidal, en el tramo saliendo de la piquera del parque de la tienda Cocal.

“Un camión paró de momento y el cochero, al intentar pasarlo, fue sorprendido por un hueco inmenso y cayó en él. Las ruedas del tren delantero se desprendieron y quedó sobre el chasis. Fue un susto enorme, pensé que los pasajeros se iban a volcar, menos mal que no se viró”, cuenta Andrés, un testigo presencial.

Según Confesor, otro testigo del incidente, “iban en el coche ocho personas y solo sufrió un golpe en la cabeza una de ellas, por suerte. Fue un señor de alrededor de 45 años que cayó por el impacto y al mismo tiempo se desprendieron algunas tablas del piso, que lo golpearon. Todos entraron en pánico. De milagro no ha habido muertos en esta calle que está en tan malas condiciones y con tanto tránsito”.

Otros accidentes

En diciembre pasado otro carricoche también con pasajeros se volcó en esta calle, al caer en un bache profundo. Incluso había sido preparado para ser rellenado, pero demoraron varios días. En esa ocasión viajaban niños y hasta una embarazada, que tuvo riesgo de abortar. Y algunas semanas antes hubo otro coche accidentado, igualmente cargado de personal.

En medio de tales incidentes los mayariceros tuvieron la expectativa de que la calle fuera arreglada antes de fin de año. Sin embargo, el Gobierno municipal solo pudo gestionar una cantidad de asfalto que no alcanzó más que para rellenar un 10% de los baches aproximadamente.

El resto fueron tapados con relleno, que enseguida fue removido por las lluvias y convertido en fango y polvo, lo que ha empeorado la situación, en vez de mejorarla.

Al respecto, en una publicación en Facebook, del periodista oficialista de la radio local, Emilio Rodríguez Pupo, en la que critica la mala calidad de la reparación de la calle Leytevidal, mayariceros residentes en el municipio y también migrantes comentaron con opiniones muy críticas.

Gelson Querol Soria dijo: “Mayarí es un verdadero desastre en materia de viales, a solo dos días de tapar los hoyos (…) se veía cómo empezaba a deteriorarse”.

Noraida Suárez expresó “qué rabia cuando vemos cómo hacen chapucerías sin una gota de pudor”. Yohanis Zapata cuestionó que “si esa constructora hace las cosas tan mal ¿cómo le dan la responsabilidad de construir el hospital o la presa?”

Sin embargo, ni en la radio local ni en el Portal del Ciudadano, medios por los que el Gobierno municipal se comunica con el pueblo, se han informado sobre los múltiples accidentes provocados por el deterioro de los viales en la ciudad cabecera y que involucran coches cargados de pasajeros.

Cabe mencionar que en este territorio del este holguinero, paradójicamente muy rico en industrias y recursos naturales, más del 80% del transporte público urbano funciona con coches rústicos tirados por caballos. Y entre otras quejas, los cocheros se preguntan el por qué si llevan tantos años pagando el impuesto por el uso de esos viales, aún siguen en malas condiciones y la justificación es que no hay recursos.

Lea más del diario de Osmel Ramírez Alvarez.

Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.


One thought on “Los baches de Mayarí y los coches tirados por caballos

  • el 28 enero, 2021 a las 11:54 pm
    Permalink

    Es mejor tener buenos terraplenes que calles mal mantenidas. Los jefes no se mueven en carretones tirados por caballos, y los ciudadanos no pueden con su voto elegir políticos que hagan su trabajo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *