¡Llegó el nuevo coronavirus a mi barrio!

Por Osmel Ramírez Alvarez

Aglomeración de personas en el centro de Mayarí, Holguín durante la pandemia.

HAVANA TIMES – Desde el pasado miércoles día 11, por la mañana, ya era evidente que había un problema sanitario muy serio en mi barrio. Frente al consultorio del médico de la familia estaban estacionados tres vehículos de Salud Pública, dos del nivel municipal y uno con el logo de la provincia en la puerta. Dentro de la consulta estaban reunidas varias personas con batas blancas en evidente planeación.

Enseguida supimos que, a un turista canadiense, quien tiene una relación sentimental con una vecina relativamente cerca, más o menos ‘al cantío de un gallo’, lo estaban llevando para la ciudad de Holguín, porque le había dado positiva la prueba del PCR. Casualmente ese mismo día sucedió otro evento, de cuatro mayariceros de una misma familia que viajaron desde España, con solo siete contactos hasta que rápidamente llegó el resultado del test.

El seguimiento a los contactos

Lo más preocupante fue cuando supimos que el caso del canadiense había dado primeramente negativo a la prueba en el aeropuerto y no fue hasta la segunda, a los cinco días, que se detectó el virus del SARS-CoV-2. Y más grave aún, que el resultado demoró cuatro días en llegar, completando una estadía de nueve días en el país y ocho de ellos en Mayarí, ¡precisamente en mi vecindario!

El contagiado se alojó en un hostal particular, pero se trasladó a diario a mi zona, donde compartía en festines con la familia de su novia, se movía en vehículos particulares que alquilaba, especialmente el de un vecino que tiene un jeep americano de los años 50.

También hizo gestiones en los dos bancos de la ciudad, en la oficina de extranjería, fue a las tiendas, restaurantes particulares e intercambió con muchas personas. Algunos de esos sitios ya han sido cerrados.

El primer día se reportaron 41 contactos, que están aislados en sus casas hasta que salga el resultado de sus PCR. Pero se sabe que la cifra se ha incrementado sustancialmente en las últimas horas, mientras se indaga. Es así de fácil que se complica un municipio o una localidad, con esta pandemia que nos aterroriza y nos ha cambiado la vida.

Ya nos está perjudicando el evento, porque el mismo día en que comenzó todo se iba a vender ‘por la libreta, en la bodega del barrio, el litro de aceite de la shopping que asignan a cada núcleo familiar. Pero rápidamente lo suspendieron hasta nuevo aviso, para evitar aglomeraciones, al menos, hasta que se sepa cuál es la magnitud del contagio.

Venta de libros, revistas y afiches como actividad colateral del Festival del Son.

Festival del Son a pesar del Covid-19

Coincide también esta situación epidemiológica con la celebración, aquí en Mayarí, del tradicional Encuentro de Agrupaciones Soneras, o como lo conoce el pueblo, Festival del Son. 

El evento cultural ya venía sesionando con limitaciones y sin grandes espectáculos, debido a la situación del país y del mundo con la pandemia, pero aun así genera determinados grupos de personas trabajando o participando. Sin embargo, no se ha suspendido, a pesar de los casos positivos y la muy posible circulación del virus en el territorio.

Mayarí ha recibido 39 viajeros desde que se reabrieron los vuelos internacionales y a todos se les ha hecho el PCR en el propio aeropuerto, como establece el protocolo sanitario. De ellos han sido negativo 26, positivos 5, y el resto están pendientes todavía, según han informado por la emisora local directivos de Salud Pública Municipal. Según los datos aportados, a los 26 negativos se les realizó el test el 5to día, resultando uno solo positivo, que es el caso activo del turista canadiense. 

Sin lugar a dudas, la nueva normalidad está representando para el país un reto mucho mayor en el control de la covid-19. Se puede constatar que antes de esta etapa, en que el enfrentamiento cambió de ‘aislamiento y cuarentena total’ a ‘tratar de convivir con la enfermedad con medidas más puntuales’, los casos aunque importados, se han disparado.

En el caso de Mayarí, hemos tenido hasta ahora confirmados 12 casos, de ellos dos autóctonos en marzo y abril al principio de la pandemia. El resto son importados, pero al menos el 50% son procedentes del exterior en el último mes, tras la nueva normalidad.

Lea más del diario de Osmel Ramírez aquí.

Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.

Osmel Ramirez has 117 posts and counting. See all posts by Osmel Ramirez

One thought on “¡Llegó el nuevo coronavirus a mi barrio!

  • Si no abren los aeropuertos se mueren la gente de hambre, y si los abren se mueren del virus. Un dilema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *