La represión que sufrimos, la que niegan, la que los degrada

Por Osmel Ramírez Álvarez

En la esquina. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – La represión es horrible, inhumana y esclavizante. Infringe miedo y dolor a quien la recibe, pero degrada, al mismo tiempo, al que la provoca, sea directa o indirectamente.

Yo me siento reprimido, también mi esposa, mi familia. Tengo colegas, amigos y conocidos que se sienten de la misma manera. Excelentes personas que sufren, igual sin razón. Al menos sin un motivo ético y legalmente justificable.

NO, no estamos confundidos, sabemos muy bien qué es represión. La vivimos a diario. El auto que paró frente a la casa ya es sospechoso. O el desconocido que lleva rato parado en la esquina. Y no somos delincuentes. Tal vez demasiado honrados.

Es cierto, no nos han sacado las uñas con un alicate. No nos han castrado los testículos. No nos han zambullido en el tanque de agua. No es tortura extrema y visible la que nos hacen. Sería muy tosco y sucio para la imagen “redentora” de nuestros victimarios. Es otro tipo, más fina, inteligente y efectiva. Y lo mejor, no deja huellas, se puede desmentir.

Represión, en este contexto, “es el acto de reprimir con violencia una manifestación política o social”. Violencia “es el uso de la fuerza para conseguir un fin, especialmente para dominar a alguien o imponer algo”. Puede ser ejercida físicamente o a través de la persuasión y la amenaza.

Hay violencia física y también psicológica; igualmente hay represión de ambos tipos, y la peor y más efectiva es la psicológica.

Antes creía que podía entender y juzgar actitudes frente a la represión. No entendía nada. Hasta que no se sufre no se entiende. Solo ahora puedo ver la cara oculta de la luna. Y estoy consciente, la que recibo es tan solo una pizca frente al sufrimiento de otros. !Muchos otros!

Claro que no soy un héroe ni un mártir, lo sé. Ni quiero. Solo un ciudadano. Aunque serlo en Cuba, o intentar serlo, es casi un acto heroico. Un suicidio personal. Una inmolación social.

El policía que hasta ayer era un protector público, hoy luce enemigo. Un posible enemigo. Si se acerca el cuerpo reacciona. Antes no. Las manos titubean, el corazón se acelera. Pasa de largo, ¡qué bueno!, no era un represor. No esta vez.

El cuerpo reacciona, es inevitable. Sentir miedo es humano. Y quiero ser humano. Ser valiente y resistir la represión con dignidad, pero sin dejar de temer. Sin deshumanizarme. Ser útil sin ser un héroe implacable. Temo más a eso que a la represión. Temo que implique deshumanizarme.

No es paranoia infundada. Hay represión. Todos la padecemos pero pocos la sentimos. Solo aquellos que pasamos más allá de la línea. Esa que separa al esclavo moderno autómata, al siervo colectivizado adoctrinado y al cómplice mezquino, del ciudadano con decoro. Del hombre o mujer que exige ser libre.

Pasar esa línea cura la mente, pero enferma el cuerpo. Nos invaden extrañas y dolorosas reacciones provocadas por la represión. Es como vivir en la jaula de un león. Como si tu hermoso país se transformara de súbito en una selva oscura y peligrosa.

Tener ideas propias o diferentes a las oficiales en Cuba es un delito, o tratado como tal, que es lo mismo. Ser periodista es mi crimen y el de mis colegas. Ser artista o pintor o comerciante o político es un crimen también, si no arrastras el abdomen, si no bajas la cabeza, si no cierras los ojos.

Por ser periodista mi madre sufre, cual si escalara abismos sin cuerdas de sujeción. Ahora me prefiere lejos, más allá del mar. Antes imploraba tenerme cerca, para verme, tocarme, besar nietos, aún en medio de carencias. “Esta es la verdadera riqueza de la vida”. -Me decía. Ya no me lo dice más.

La represión mató esos deseos. Me quiere lejos, no de sus besos, de mis verdugos. Sí, de esos mismos que ayer parecían héroes. ¿Ya ven por qué no quiero ser héroe? No más héroes, tan solo necesitamos ciudadanos.

Mi madre sabe que soy honrado. Mis vecinos lo saben. Todos lo saben. Y vieron tratarme como delincuente, arrestarme dos veces, mis manos delante con esposas, encarcelarme con bandidos. Sin visitas, sin llamadas, sin abogado, sin derechos.

Revisaron mi casa, se llevaron mis cosas, me prohíben viajar. Me llaman mercenario y asalariado del imperio; yo que me guio por mis propias ideas; yo que no tengo precio. Y tan solo soy un periodista.

¿Alguien más quiere ser un ciudadano? ¿Alguien no entiende por qué nuestro pueblo parece sumiso o conforme? ¿Alguien duda del poder de la represión?

La represión existe y les funciona, pero a la vez los degrada. Ese es su Talón de Aquiles.



Osmel Ramirez

Soy de Mayarí, un pueblecito de Holguín. Nací el mismo día en que finalizó la guerra de Viet Nam, el 30 de abril de 1975. Un buen augurio, ya que me identifico como pacifista. Soy biólogo pero me apasionan la política, la historia y la filosofía política. Escribiendo sobre estos temas me inicié en las letras y llegué al periodismo, precisamente aquí en Havana Times. Me considero un socialista demócrata y mi única motivación comunicacional es tratar de ser útil al cambio positivo que Cuba necesita.

Osmel Ramirez has 159 posts and counting. See all posts by Osmel Ramirez

25 thoughts on “La represión que sufrimos, la que niegan, la que los degrada

  • Excelente denuncia Osmel. Finalmente estas viviendo en carne propia la “legalidad socialista” del socialismo real, el unico que ha podido gobernar fuera de los manuales y teorias de los clasicos en diferentes paises y regiones del mundo. Te aseguro que en el malvado capitalismo que los socialistas infantiles quieren sepultar, serias un simple ciudadano con derecho a tener opiniones diferentes sobre el sistema politico, economico y social de su entorno y pais. Incluso con derecho a proponerselas al resto de los ciudadanos que lo apoyen para llegar al gobierno y poder implementarlas. Ahora eres un testigo vivo de que el problema de Cuba no es la opcion binaria de capitalismo o socialismo, sino de algo mas basico: tener derechos y libertades. Despues tendremos oportunidad de proponer y escoger en sistema politico, economico y social que mas nos convenga.

  • fueron siempre unos bandoleros, de toda la vida, jamas lucharon por el pueblo de cuba, lo hicieron para tener el poder absoluto como los mafiosos porque eso es lo que siempre fueron.

  • Concuerdo.

  • Este trabajo lo hice motivado por una conversación con una colega de HT de la Habana. Mientras hablábamos estaba inquieta, preocupada por su esposo que es artista y se opone al decreto 349, que restringe aún más la libertad de expresar el arte. Un tiempo prolongado sin comunicación telefónica y ya cunde el pánico. Ya hasta en la capital, y hasta los más moderados, sienten la represión. Recordé también a un periodista de Guantánamo que conocí el pasado año también en la Habana. Tomamos una guagua y cuando quiere bajarse le pregunto, tú estas quedándote por aquí? Y me dijo que no, que se quedaba en una parada siguiente y luego daba vueltas hasta llegar a la casa. Oteaba como águila a los pasajeros. Cuand o aquello creía que exagerada, ahora sé que no, que solo había sido muy reprimido, incluso cuando regresó lo detuvieron. En el interior la represión es más fuerte. Es algo horrible, inhumano, un crimen de lesa humanidad que no tiene perdón. Conozco a Testigos de Jehová mayores que de tanta cárcel y represión que sufrieron antes, igual que sufrimos nosotros ahora, están traumados y padecen una especie de paranoia compulsiva. No exagero.

  • Estimado Osmel. Yo fui un periodista oficialista. Y sufrí -aunque sin gravedad- todo eso que hoy denuncias, Nunca me callé. Siempre -con respeto, corrección, decoro y teniendo a mi verdad como bandera- les dije, en su propia; a esos muchos de esos “héroes” (para mí nunca lo han sido) devenidos en mafiosos; lo que pensaba de ellos y de su mal trabajo con la nación. Por suerte, nunca fue detenido, ni tan siquiera amenazado, pero supe de su labor sátrapa por detrás con mis jefes y compañeros de labor-por suerte personas comprometidas con el sistema, pero todavía decentes-; quienes me aconsejaban: vete de aquí; escápate, sal y no regreses más (yo, entonces, viajaba mucho por via personal) hasta que noté que empezaron a “ningunearme”: a no tenerme en cuenta, a no contar con mis -entonces y según mis colegas- valiosísimos puntos de vista; me enviaban a trabajitos periodísticos de porqueria o me hacía elaborar panfletos en la redacción -a mí, que hasta había ganado premios por hacer un periodismo serio, altamente profesional y de elevada “facilitación social”, como le llamaban entonces-, porque mi compromiso siempre fue con el pueblo cubano, pues ni tenía idea de que era un disidente en ciernes. Un buen día, cansado y decepcionado de tanta hipocrecía y corrupción; partí y se las dejé en los callos ¿Y sabes qué? No tienen ni idea del gran favor que me hicieron. Pues fui a recalar a un lugar del mundo -capitalista por demás- donde sí se valora mi talento, se me respeta como persona y se protegen con lupa mis Derechos Humanos. Después he vuelto, solo para ver a y disfrutar con mi familia y para comprobar lo acertado de mi partida. Así de simple.

  • Lapón Libre: mis respetos por lo que cuentas. Imagino cuál es ese lugar donde vives y un Lapón puede ser tan libre. Tengo parientes allí, trabajan en la agricultura y sus manos son transparentes, cero cayos. Económicamente y socialmente muy bueno. Cuando hablo de socialismo visualizo una sociedad como las nórdicas, no el estalinismo ni el capitalismo con dictadura de izquierda como en China o Viet Nam. Libertad económica, democracia plena y la mayor equidad e igualdad social posibles. Siempre va a haber lucha de clases pero no a muerte, ambas o todas saben que igual que son antagónicas en muchas cosas a la vez se necesitan. Por eso el objetivo debe ser perseguir el mayor equilibrio social posible. Esas sociedades han conseg uido un nivel aceptable de equilibrio social, es la clave del éxito a mi juicio.

  • Qué cosa tan contradictoria?, en los países capitalistas (desde los de primera línea hasta los tercermundistas), las personas tienen derecho y posibilidad (garantizado en sus constituciones) a reunirse con quienes quieran, fundar un partido (bueno, malo o regular) presentarse a elecciones , pararse en una esquina cualquiera y decir lo que les venga en ganas del presidente (eso sin contar las caricaturas, chistes,etc de la prensa); mientras en los de corte socialista o con gobiernos de izquierda no conozco ninguno con esas características, amén del delirio (digno de estudio) de los gobernantes de izquierda por perpetuarse en el poder.

  • Gracias estimado Osmel por la respuesta. Sé que tu tiempo es limitadísimo y no debe ser fácil para tí entrar en Internet, pero quiero decirte algo con el mayor de los respetos y aprecio. Eso de la “lucha de clases” es un puro cuento. En esta sociedad nórdica donde vivo, por supuesto; hay clases, pero no tienen absolutamente ninguna batalla. Viven en total coexistencia; cada una repetando la otra, incluso sin conciencia de existencia. Porque esta sociedad, y vuelvo a insistir: Capitalista- se ha encargado de que eso no sea de importancia. Pues aquí se dan las condiciones para que cada cual ocupe el lugar que merezca o en el quiera estar. ¿Qué quieres ser parte de la élite económica? Pues te aprietas el c_ _ _ y haces un gran esfuerzo: estudiando más, trabajando más, sacrificándote más (o ganándote la loteria, algo difícil, pero no imposible) y seguro que tu barco llegará a buen puerto- ¿Qué te conformas con ser media o clase obrera? Pues te esfuerzas menos y con un trabajo normalito, no serás rico, pero con tu salario o tu arte emprededor podrás vivir una vida digna o un poco más que modesta; sin necesidad de robar, chivatear o engañar a tu semejante. Pues ni tan siquiera se tiene ni en cuenta tu afiliación política, apetencia sexual o fervor religioso ¿Qué quieres ser un vago, enagenado o parásito social? -¡Qué hay de todo en la “villa de señor”!- Pues lo tienes muy fácil, te esfuerzas lo mínimo o nada, y vives de las exiguas ayudas sociales -sacadas a través de los impuestos del lomo de los que trabajamos- y te dedicas a ser: folklórico hippie, artistucho mediocre, alcohólico por cuenta propia o a ir a Cuba en plan “progre” -y a otros países comunistoides- a hablar mal de capitalismo, pero viviendo como un “marajá” de la labia barata y a costa de él-. Bien por tu familia en “Nordilandia”. Pero pregúntale más sobre estas realidades que no son perfectas, pero es lo mejor, humano y casi realista que se ha erigido sobre la faz de la tierra en materia social y -lo más bonito- sin una gota de propaganda, ni metiéndose en los asunos internos de otros países para perpetuar y extender su patraña ideológica. El Lapón Libre.

  • Estimado kamikaze. No hay tal contradicción. Todo esta más claro que el agua. El capitalismo -con sus decenas de defectos y según su tipo- será siempre superior a esa falacia, hipócrita, enfermamnete policial contra el cuidadano o populachera que es el Comunismo. Solo observa un modesto dato ¿Desde que los antiguos países socialistas dejaron de serlo por qué ya no hay emigración masiva a pesar de que no a todos les ha ido económicamente bien en la eventura del cambio? Del maiz, un granito. Un saludo. El Lapón Libre

  • Coincido 100% con todo lo escrito por El Lapón Libre.

  • Tienes razón, te confieso que mi pregunta fue un tanto irónica ajajaj ; pues como dicen los santeros lo que se sabe no se pregunta. Los países de Europa del Este superaron el ambate del cambio y, como bien dices, unos con mejor economía, otros con regular o mala, pero nadie allí quiere marcha atrás. Un saludo para ti.

  • …no hay nada mas ridiculo que ver a tanto periodista y analista visualizando el futuro “libre y democratico” de cuba en los paises nordicos…no hay nada mas poco serio que analizar y comparar un futuro cambio en cuba con lo sucedido en los paises de la europa del este o con rusia…se supone que personas tan informadas como para considerarse periodistas o analistas deberian ser menos fantasiosos y ser mas realistas…aterricen en la realidad por favor…

  • Lapón Libre: también coincido contigo. Pero te digo algo, la lucha de clases existe y va a existir mientras hayan clases y creo que siempre habrá mientras haya humanidad. Querramos o no, la notemos o no, lo sepamos o no. Donde es imperceptible, enhorabuena!, lo cuál sucede en pocas sociedades exitosas, es porque han logrado suficiente equilibrio social, el cual las lleva a niveles saludables y no se lo deben exactamente al desarrollo del capitalismo sino al de la democracia. Si fuera derivación del capitalismo entonces en EUA y en China, que son los mayores capitalistas del mundo, hubiese esa imperceptibilidad de las clases sociales, mayor que en Finlandia o Dinamarca, y es lo contrario. EUA es por demasiado una democracia, pero con a centuado nivel de plutocracia y china una dictadura populista. Insisto en no confundir capitalismo con democracia. Hay muchos países capitalistas sin o con poca democracia pero no ha habido hasta ahora una democracia sin capitalismo, en la forma moderna en que se entiende este concepto e ideal. Por eso defiendo el capitalismo como sistema económico y si otro fuere mejor que lo demuestre superándolo espontáneamente no imponiéndose desde la política. Y la democracia, pleeeeeena. Converso mucho con aquellos parientes de allá, y con mucha gente más. Me interesa mucho saber de otras sociedades, si no estuviese tupido todavía del dogma manipulador. Mis respetos compatriota.

  • Verdad Eduardo, Cuba no es de este mundo, ni es de los cubanos, es un predio privado de tu héroe favorito. Es eso lo que quieres decir? Somos unos locos verdad?

  • ….dime tu osmel….si vemos la situacion economica y social de la cuba actual,si vemos que el ejemplo y patrocinio que se busca para tratar de lograr un cambio no se acerca a los estandares de los paises nordicos y si vemos la situacion en nuestros vecinos y entorno que,por cercania e idiosincracia,deberian ser nuestros mas cercanos referentes….como crees que deberia clasificarse a alguien que visualiza y cree que esa cuba “libre,democratica y socialista de nuevo tipo” que surgira cambiando el sistema actual funcionara o se convertira en algo parecido a lo que existe en los paises nordicos??? relista???…iluminado???..vidente???…iluso???…soñador???…ignorante???…desconocedor y enajenado que no conoce de la realidad mundial???…intelectualoide que quiere presumir pero que le importa poco si lo que esta diciendo es real o no???…inconforme que se inventa toda una teoria o solucion tratando de parecer distinto al comun de los disidentes???…o simplemente locos como tu dices???…

  • Tal vez un poco de todo eso, pero no porque ese sea el objetivo. Cuba, después de estos 60 años de revolución dislocada, no es igual a ningún país del área. Tenemos todo para conseguir un modelo social similar a los nórdicos, el único obstáculo actual ni es el bloqueo, ni es EUA, ni son los emigrados cubanos radicalizados, no sin razón, hacia el liberalismo extremo, es el propio gobierno del PCC que no quiere compartir la soberanía nacional con el pueblo que se la entrego de inocente con cheque en blanco, como dice bobo de abela. Eso creo y si mi intención fuera ser un oportunista en Cuba usara mi intelecto para sacarle el sumo al sistema que está corrupto, como hacen la mayoris, y no estaría pasando lo que paso con la represión feroz que sufrimos aquí por opinar diferente y hacer periodismo sin lamer botas.

  • …osmel…te pediria un gran favor…que en un proximo articulo nos explicaras que seria necesario hacer para lograr convertir a cuba en una finlandia,suecia,noruega o dinamarca tropical…sabes que eso te podria hacer ganar un premio nobel de economia???…ojala pudieras dedicarle un tiempo a ese tema…

  • Estimado Eduardo. aprecio tus palabras de aliento, de estímulo. serán. Pero de algo si estoy seguro y no hace falta el próximo trabajo para explicarlo, ni en insentivo de un gran premio pues ya es la mayor ironía tuya por decirlo y sería la mayor estupidez de quien trabaje para ello, es de que por el camino que vamos ni en Áfrrica conseguiremos quién nos supere en pobreza ni migración. Indiscutiblemente la revolución creó grandes problemas en el país, pero a la vez trajo fortalezas, a un precio elevado pero las trajo, lo que pasa es que por el camino dogmático y obstinado no puede aprovecharlas. si un país está listo para dar un salto de prosperidad es este, pero no es posible sin paz social a lo interno y la imposición de un partido sobre toda la sociedad y la segregación política y económica del pueblo lo impiden. ese es el mayor bloqueo, cruel, genocida. pero pensaré en eso que pides.

  • Mientras las decisiones TODAS las siga tomando el “único” Partido admitido y el Gobierno sea solo una extremidad de ese “Partido”, poco cambio llegará a ocurrir en la Isla. La ideología de ese “Partido” ha sido en parte la causante de muchos males. El “gobierno” está regido por el perfil del PCC y no ha aceptado pluralidad entre sus representantes, pluralidad es sinónimo de tolerancia y la tolerancia política en esa isla está muy lejos, (no digo que no puede ser posible) de ser una realidad actual. Debe haber espacio para que la sociedad pueda permitirse el derecho a una opinión, justa, descabellada, alocada o brillante, contraria, análoga, pero opiniones, que lleven al país a una bonanza económica y deje ser compacta como pretenden hacernos creer. Hablo de opiniones, no consignas ni ecos resonando entre muros de concreto. ¿Qué logros han alcanzado? Logros en detrimento de valores humanos esenciales, de libertades fundamentales, logros cuestionables bajo el manto de la mala información o la desinformación, logros que nos han vendido como baluartes de un sistema insuperable mintiéndonos cotidiana y constantemente hasta hacérnoslos creer por cansancio o por indiferencia, logros que son esenciales en muchos otros países del planeta y los gobiernos de esos países no nos lo echan en cara con impunidad e irrespeto a nuestra capacidad de razonar… ¿Son entonces logros? ¿Qué puedo entonces esperar? ¿60 años más para entonces volver a arribar a la misma conclusión? ¿Cuántos años debo permanecer sobre esta tierra para ver la tolerancia y la democracia llegar a ese país?
    ¿Cuál es esa “ilusión” que vivimos los cubanos? ¡En aquella isla el desencanto y la apatía están llegando a límites inimaginables! En general es más importante debatir lo que hacemos bajo sábanas que buscarle solución a los problemas arraigados desde hace décadas ¿Escaparnos por el primer orificio que se abra en la urna de cristal es lo razonable?
    No pretendo hacer comparaciones ni en favor ni en contra. Una sociedad debe ser plural, mixta, elástica. Que incluya a todos (ricos, pobres, socialistas, demócratas, judíos u ortodoxos, desposeídos, malhechores, inteligentes y necios, los amantes de las mujeres y las mujeres que aman a las otras mujeres, todos).
    Un gobierno debe controlar renglones básicos de su economía, las fuerzas armadas, las aguas territoriales etc. Pero el gobierno no debe controlar la pequeña industria ni los pequeños negocios que son en parte el motor impulsor del bienestar de la ciudadanía. Todo lo que se desprende de ese bienestar impulsado por la pequeña empresa, requiere independencia del gobierno. No hablo de anarquía tampoco, eso es capítulo aparte. Y esta parte de la ciudadanía que emprende y genera bienestar no debe sujetarse a los beneficios o prejuicios de sus posiciones políticas.
    El país me es indiferente. No es más que un territorio delimitado ya sea por una frontera física o virtual, pero no deja de ser un pedazo de tierra y no me causa tristeza ni añoranza. Aclaro y admito que de “patriota” no tengo una gota de sangre. Sin embargo, sus habitantes, su gente toda, y no hace falta que mencione la familia que quedó varada en el tiempo y los amigos que por una razón u otra no pudieron o no quisieron escaparse de la isla, por todos ellos sí siento desazón. He visto periódicamente el deterioro social, el daño antropológico ocasionado, el quebranto físico de un país que no sólo se limita a los polos turísticos o los hoteles restaurados para el bienestar del foráneo. Y todavía algo más: La Habana no es Cuba. ¡Cuando camino “sus entrañas” me dan ganas de dar gritos!
    ¿Qué otro gobierno de “izquierda” o “derecha” en esta nuestra Tierra, ha gozado del poder entero por más de 50 años y ha hecho retroceder a un país a casi la ruina?
    No somos los cubanos ladrones, ni vagos, ni descarados… Somos seres humanos con desperfectos como todos los demás seres humanos. Que hayamos tenido que robar por necesidad, ¡eso es otra cosa! Que no nos interese trabajar porque recibimos el mismo salario y no nos colma la cuarta parte de las necesidades básicas, ¡eso es verdad! ¿Pero cuántos cubanos sí trabajamos, cuántos cubanos no robamos por necesidad, cuántos tenemos empleos que nos permiten vivir decentemente y lo hacemos para el bien propio y de la familia? Me parece que no debemos usar el mismo rasero para todos nosotros.
    Opino sobre la isla aunque los que viven en la isla digan que tenemos menos derecho a hacerlo. ¿Por qué tengo menos derechos? El día que el gobierno (con minúsculas intencionalmente) me elimine la “doble nacionalidad” y no me exija pasaporte cubano y visa para entrar a mí país, aun siendo ciudadano de otra nación, entonces, ese día que yo pueda elegir por UNA de esas DOS ciudadanías… me atendré a las consecuencias de mi decisión. Por el momento, soy cubano para los efectos del gobierno y con derecho a opinar lo que siento. ¿La inmovilidad y el estreñimiento del PCC se deben a los Presidentes de USA? Ni Carter, ni Nixon, ni ninguno de los Bush, ni Obama, lograron cambios en la estructura del país, ni el actual cambiará nada tampoco. Los cambios en la Isla tienen que llegar de “dentro” y la apatía y la indiferencia atiborran muchas vidas, mientras otros ya lo único que les interesa es morir en paz.
    Un poco de historia que casi todos conocen. Los estados “este europeos” comunistas se cansaron de sus sistemas y se lanzaron a las calles reclamando cambios. En la Isla se lanzan a las calles para dar vivas el 1ro de mayo, vivas al sindicato, vivas a los líderes vitalicios o al Partido, etc y más etc… Son justamente esos líderes vitalicios los que pagan salarios raquíticos, son esos sindicatos los que representan a ese gobierno, no a los trabajadores, es ese Partido el que lleva las riendas de un gobierno, y “aparentemente” muchas cosas andan mal y le damos vivas al Partido en cada desfile que nos convocan. ¿Por qué entonces los cambios deben llegar del que se sienta en la Casa Blanca o buscar un modelo nórdico? ¡¡¡La primera prioridad en Cuba es cambiar al gobierno!!!
    “El poder tiende a corromper y el poder absoluto corrompe absolutamente”. Mientras tengan las ataduras bien fuertes no dejarán el poder por su voluntad. Lo hemos visto en muchos países y se sigue repitiendo en la actualidad. Venezuela, Nicaragua (que está de crisis por estos días) Bolivia, Ecuador por nombrar los geográficamente, más próximos.
    Esta conversación en el “plural muro de Havanatimes.org” da derecho a debates, opiniones, ideas. Es justo lo que hace falta en la isla: Una sociedad civil fortalecida y un gobierno que nos tema como fuerza capaz de batallarle sus errores, que nos dejen espacios públicos donde podamos exponer nuestras ideas, plataformas políticas si las hubiera, opiniones divergentes, porque debemos ser nosotros los que pidámosle explicaciones y reclámeseles obtenerlas. Saludos.

  • Estimado Osmel. Iba a dejar de postear sobre este interesantísimo tema cuando vi que un diletante de adjetivos fáciles para destruir al prójimo más que válidos argumentos, hizo su aparición. Con gente así no suelo perder mi tiempo. Soy una persona de criterio, pero jamás me creo poseedor de la “gran verdad”. Por eso, dentro del respeto; suelo debatir –más bien conversar- con cualquier persona y el cualquier fórum ; siempre mostrándole mi opinión y escuchando la suya. Y ¿si coincidimos? ¡Perfecto! pero, si no es el caso, no pasa; absolutamente, nada. Pues solo son puntos de vista. A veces, he cometido errores –digamos que pasionales- en la exposición de algún tema, pero jamás he ofendido a nadie y sí he rectificado rápidamente, en caso de que me haya explicado no claramente. Sobre lo que quería decirte es que yo nunca he sentido atracción por el Socialismo, desde niño siempre lo vi con sospecha. Te cuento que mi familia en la etapa de la Cuba capitalista –la cual no conocí- era de clase obrera, humilde, pero no vivía jamás en la miseria. Somos de tez negra y mi padre tenía 2 exiguos trabajos, los cuales les permitían vivir muy decorosamente. A tal punto, que en mi casa había de todo lo necesario para vivir y mis hermanas mayores (tres por demás) iban a escuelas privadas y las recogía y traía de vuelta a casa un auto. Por eso, mis padres siempre nos abrieron los ojos. Mi casa era muy modesta y para tener algo de dinero extra, mi padre construyó dos cuartos afuera, los cuales rentaba a precios muy asequibles, Pues llegó la jodida “Revolución” y sin pagarle un centavo a mi papá por su personal inversión, declaró que las personas que estaban alquiladas allí, eran; automáticamente, propietarios de los mismos. Ya con ese robo estatal a alguien de mi familia -qué no era un burgués ni mucho menos-, supe que aquello era un sistema perfecto para dar corso al robo y al abuso de poder. Cuando se cayó el campo socialista, a finales de los 80´s, tuve esperanzas de que ¡Por fin! sin la teta soviética, Fidel se iba a poner para desarrollar el país y dejarse de gastos anómalos en exportar su pésima y manipuladora revolución, pero; apareció Chávez con su “regaladera” con lo que no es suyo y volvimos otra vez a lo mismo: a enclocarnos en la miseria, pero con mayor desventaja; porque si es cierto que recibimos petróleo venezolano para “mantenernos en pie” , nada se hizo (ni hace) por desarrollar el área social o estructural del pueblo. Solo en pos de un turismo que deja ganancias que nadie -de bajo- ve. Por tanto, la población está ahora más desprotegida, sujeta a más represión y más maniatada que antes. Pero lo más cínico es que, el atropello y la división de la sociedad en castas (masa vs. militares y acólitos del régimen) se hacen, todavía y con total desfachatez; a nombre de aquella -siempre falsa y manipuladora- “Revolución de los humildes y para los humildes”.

  • Eres muy valiente, Osmel, y te admiro por eso.
    Coincido absolutamente con El Lapón Libre en lo de la “lucha de clases” y el sistema económico del capitalismo. Aquí en EE. UU. un mecánico no se considera “antagonista” de la compañía para la que trabaja, ni un empleado de Smith (un supermercado) ve a los dueños de este ,que son mormones, por cierto, como sus enemigos de clase.
    ¡Buena suerte con todo tu trabajo!

  • ¡Amén! Mi apoyo total

  • Por suerte contamos con un patrocinio al menos, el de EUA, que tenga los problemas que tenga y despierte las dudas y desconfianza históricas que despierte, lo tenemos y es útil, en medio de tanta complicidad internacional. me faltaba decirte eso. Ojalá europa y los nórdicos específicamente se interesaran en ayudarnos a recuperar la soberanía popular y sea más cercano su ejemplo de organización social. Ahora, ningún patrocinador, como tú defines a quien apoya a un pueblo en desventura, impone ni puede imponer su modelo a Cuba. eso es decisión nuestra y como Martí, pienso igual que él al respecto de lo errado de copiar modelos y apretarnos en zapatos ajenos. solo creo que debemos mirar las mejores experiencias y tomarlas sin miedo, ajustándolas a nuestra realidad. no es imposible. tengo fe en mi país, a pesar de ver a gente como tú aceptando o defendiendo el autoritarismo por falta de confianza en que nuestro pueblo sea capaz de vivir funcionalmente en democracia. el hombre que no tiene fe en su tierra es un -sietemesino-, y estoy seguro que Martí no se burlaba con ese epíteto de los desafortunados bebés prematuros sino de los que tienen poco desarrollada la autoconfianza personal y nacional, y atribuyen superioridad a otros hombres, iluminados o extranjeros del primer mundo.

  • Hola Maritza. entiendo lo que dices tú y el amigo Lapón, y me regocijo de eso. es hermoso que el desarrollo del capitalismo lleve a ejemplos como ese que pones y que espero está muy generalizado. en una organización, especialmente en un negocio, es lo ideal que las cosas fluyan así. Y si la mayoría en vez de percibir ese antagonismo lo cree ausente, es excelente, porque significa que hay un buen equilibrio. la lucha de clases, si quieren, podemos obviarla, creernos que no existe, ya que donde viven algunos se ha vuelto imperceptible, y más si se vive en países donde no es una lucha a muerte entre las clases como lo es en Cuba o pretenden serlo o simulan serlo. si no pregunten a la embrionaria clase capitalista cubana, que sufre feroces embates. en el capitalismo desarrollado la lucha de clases es, al parecer, más subterránea, pero en el mismo proceso electoral, en el sistema de lobbing por ejemplo, (debe estar mal escrita la palabra), donde en general, la clase capitalista influye más en la política que la trabajadora, se aprecia claramente. perdona, tal vez no te moleste, tal vez no lo percibas, tal vez te de lo mismo mientras te funcione la vida, pero hay una dictadura solapada de los capitalistas también, que se quita la careta democrática si ven ameazada su hegemonía. aunque esto último se ve más en países capitalistas menos exitosos. no sentimos normalmente los latidos del corazón a menos que prestemos atención o que tengamos taquicardia o corramos huyendo de algo, pero eso no significa que no está latiendo permanentemente, en sano equilibrio. Esto es solo un debate, y te digo que me gustaría creer, te lo juro, que no existe la lucha de clases, igual que me gustaría creer en una solución final de un Dios para resolver los problemas de la humanidad, pero no creo ni en magia ni en milagros.

  • ..de verdad crees que el patrocinador,y especialmente los usa,no impone ni busca imponer su modelo a cambio de ese patrocinio???…creo que te pasas o te quieres pasar de inocente,iluso y soñador…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.