Un cambio de vida

Osmel Almaguer

Cuando nos referimos a un cambio de vida, todos entienden, generalmente, que se está hablando de la calidad de vida, de un viaje, una mudanza, un cambio de pareja o algo por el estilo. Sin embargo, en el léxico de los “paleros,” esta frase indica una acción mucho más seria y complicada.

Un palero es un practicante de la Regla de Palo Monte, forma religiosa traída por los africanos cuando fueron esclavizados de esta parte del mundo.  Junto a la Regla de Ocha son dos de las principales prácticas religiosas integradas al catolicismo en un proceso que los estudiosos llaman “sincretismo.”

O sea, ahora elementos de varias tradiciones aparecen aunados en el amplio espectro de las creencias religiosas cubanas.

La Regla de Palo Monte es también conocida como brujería. Según referencias de amigos y conocidos, es muy efectiva, no tanto para el beneficio de los creyentes como para el daño a sus enemigos.  Dentro de sus ceremonias me ha impresionado de sobremanera el “cambio de vida.”

Una novia que tenía me contó de uno, realizado por su familia, que tiene una larga tradición en estos menesteres.

Resulta que su abuelo estaba moribundo en el hospital.  Tenía una enfermedad rarísima que le comía la piel del estómago.  Nadie esperaba que se salvara.  La única solución que habían encontrado eran unos bistecs de res que le colocaban en la barriga.  Parece que el bicho se confundía y en vez de comerse al viejo se comía el bistec, pero no es fácil, con lo perdida que está la carne.

Cuando le hicieron el cambio de vida la úlcera comenzó a sanar y a los pocos días estuvo entero.  Lo más triste del caso es que el vecino de cama de al lado murió inexplicablemente. Según me contó mi novia –con los ojos de asustada- el otro no tenía familia y su enfermedad no era grave, por eso lo escogieron, era él o el abuelo.

El cambio de vida consiste en intercambiar los espíritus de cuerpo, así el otro se queda con la enfermedad.

Dicen que esto se puede hacer también con animales, pero yo no tengo la certeza.  Lo único que sé es que si todo eso es posible, entonces estoy en riesgo constante de que me roben el espíritu para dárselo a otro y, en ese caso, enfermar o morir.

osmel

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.



Un comentario sobre “Un cambio de vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Atardecer, Cienfuegos, Cuba. Por Jeff Marot (Canadá). Cámera: Huawei P20

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com