Un aventón hacia la mezquindad

Osmel Almaguer

HAVANA TIMES, 6 feb — Los “aventones” en Cuba son regulados estatalmente. Se establecen puntos de recogida cerca de algunas paradas de guaguas; se colocan inspectores conocidos como “azules,” por el color de la ropa que visten, y estos detienen los autos estatales que pasan para que el público viaje a su destino.

Tal medida está encaminada a disminuir el impacto negativo de las limitaciones económicas en la esfera del transporte, pero no todo el mundo está igualmente dispuesto a cumplirla, aunque sea el mismísimo Raúl el que haya dictado la resolución.

“Aquí hay gente que se cree que el auto de la empresa es de su propiedad,” dijo el “azul” del punto que queda cerca de mi casa. “Algunos lo hacen por egoísmo, indolencia o mezquindad. Otros aluden que son ellos quienes pagan los arreglos del carro, pero los más descarados son los militares, que piensan que están inmunes a la situación del país,” agregó.

Eso fue hace un ratico. Justo antes de que detuviera un lada estatal cuyo chofer manifestó dirigirse hacia el reparto Chivás. “¡Qué suerte!,” me dije, “para donde mismo queda mi escuela.” Me monté y partimos.

A mitad de camino el chofer, que desde el principio había mostrado muy mala cara, nos dice a mí y a la otra persona que viaja en el auto, de sopetón, que se tiene que desviar a la izquierda, por lo que ya no se dirige al Chivás.

¡Qué fiasco! Nos tenemos que bajar. ¡Qué malos sentimientos tiene este sujeto!  Mira que jugar así con el tiempo, el esfuerzo y los sentimientos de las personas. El “azul” tenía razón. Si estamos tan mal, es en parte porque insistimos en maltratarnos unos a los otros, en vez de hacer todo lo contrario.

osmel

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.


3 thoughts on “Un aventón hacia la mezquindad

  • el 7 febrero, 2012 a las 10:00 pm
    Permalink

    Hmm…¿qué escuela será esa a la que ibas? El reparto se llama Chibás, por Eduardo Chibás, un político cubano con vergüenza del que evidentemente no has tenido necesidad de escribir antes, al parecer.

  • el 7 febrero, 2012 a las 10:23 am
    Permalink

    Estuve pensando y no debiste bajarte del carro hasta que te dejara en el Chibas, y que se berreare el colega del carro.

  • el 6 febrero, 2012 a las 10:59 pm
    Permalink

    Y al son “que cada quien jale agua pa’ su molino”, cada cual jala con su lada para donde mejor le convenga… ¡ah, es verdad, no es su lada en el mayor de los casos!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *