Particulares vs. el Estado, la competencia en Cuba

Osmel Almaguer

Foto: Caridad

HAVANA TIMES, 4 ene — Si en el área de la gastronomía los negocios particulares no han logrado superar ampliamente a los estatales, en la venta de artículos no sucede lo mismo.

Esto se debe, en gran medida, a una extraña solidaridad entre los vendedores privados, que en lugar de competir se ponen de acuerdo en precios y calidades; no a la calidad de los servicios que brinda el Estado.

En esa competencia que se estableció con la disposición de entregar licencias de cuentapropista a todo aquel que lo desease, los particulares han sacado una gran ventaja, como ya dije, en la venta de artículos.

Sobre todo confecciones textiles, importadas por la bolsa negra desde las zonas francas de países latinoamericanos.

Imitación de marcas registradas que la juventud ansía llevar, en ausencia de las genuinas. A precios iguales o mejores que en las tiendas estatales, con estilos y diseños a la moda, y no como en las tiendas estatales, en las que parece que los compradores no se sienten interesados en tener un producto con demanda.

En el calzado sucede parecido, o aún más, porque a la venta de zapatos importados de la misma especia que la ropa, se suma el mercado artesanal, cuyo producto en los últimos años ha madurado mucho, ganando en calidad y belleza.

Otras áreas en las que también sobresalen los particulares es en la ferretería, en cierto sector de la gastronomía, las llamadas paladares, o restaurantes caseros.

La construcción de gimnasios, para la creciente demanda de un pueblo que ahora se preocupa más por su apariencia que por asuntos patrióticos, culturales o laborales.

Las fiestas de la espuma, los “perreos” y conciertos de reggaetón.

En fin, toda una gama de soluciones que ha encontrado el pueblo en su afán de elevar el nivel de vida.

Porque quien no necesita ni gana, no se preocupa por la prosperidad de un negocio.

Así que, sigamos abriendo oportunidades a los que tienen ideas, que aunque en Cuba el dinero sea escaso, si se mantiene circulando mejorará nuestras vidas.

osmel

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.


One thought on “Particulares vs. el Estado, la competencia en Cuba

  • el 4 enero, 2012 a las 7:49 pm
    Permalink

    Traduccion de google.translate:

    Lo que parece faltar en Cuba es el empresario de cooperación. Propiedad de los trabajadores las empresas cooperativas son más fáciles de sacar partido de individuales de propiedad de empresas privadas, y con el liderazgo adecuado puede dominar un mercado. Sin embargo, las cooperativas como por arte de magia no pop de la tierra. Los líderes visionarios que tener el genio y el coraje para organizarlos y dirigirlos. Es lo mismo en todos los países.

    El PCC debe proporcionar el liderazgo para las cooperativas tales. Cuadros del PCC debe ser el de proporcionar un genio y valor para ellos.

    Es el partido y el gobierno hacer algo para que las cooperativas como a la existencia?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *