La ley, como en la selva

Osmel Almaguer

HAVANA TIMES­ – El Politécnico Lázaro Peña de Guanabacoa ha ganado fama entre los Centros de enseñanza media superior por la violencia que sus estudiantes y profesores manifiestan, no solo con el acto verbal, sino también con hechos.

A los profesores que se aventuran a trabajar allí, el sistema educacional se les torna verdaderamente hostil. La ley, como en la selva, es sencilla: si no eres capaz de violentar serás violentado.

El pasado viernes 11 de mayo la profesora de Español Belkis Olivera Cedeño, que se apoda a sí misma “la más dulce de la escuela” tuvo que acogerse  a la ley del más fuerte con una estudiante para no hacer el ridículo frente al aula.

El hecho no lo justifica nadie, pero fue la salida que vio frente a la actitud desafiante de la alumna de 15 años. El jalón de brazos a la estudiante engendró más violencia.

Después del turno de clases el profesor Yasser Quintana, se sintió movido a hacer gala de su potestad como guía del grupo. Fue con la estudiante al departamento donde estaba la agresora con el resto de los profesores del claustro de humanidades y allí comenzó su enérgica defensa.

El joven de  22 años alzó su voz frente a todos y en contra de la señora: ¡qué sea la última vez que tu…! fue el comienzo de todas las frases que le profirió. Sobre ese orden gravitó la corrección sobre a la profesora que, una vez que pidió perdón a la estudiante, no recibió de ella el mismo reconocimiento.

La  violencia, como el pan cotidiano, en este Centro, no descompuso el ambiente escolar. Minutos después del escándalo todo quedó como un chisme del cual los profesores rieron durante un rato.

 

 

osmel

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.


One thought on “La ley, como en la selva

  • el 24 mayo, 2012 a las 10:23 am
    Permalink

    no hay nada que justifique que un profesor le de un jalón a una estudiante. La estudiante es menor de edad y la profesora supuestamente es mayor de edad y estudió para profesora.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *