La edad de la inocencia

Osmel Almaguer

HAVANA TIMES, 15 mar — La primera clase que tuve con mis alumnos la dediqué a conocerlos y que me conocieran. Me interesaban sus motivaciones para estar en aquella escuela y sobre todo sus planes para el futuro.

Mis alumnos cursan el primer año de Técnico Medio en Contabilidad en el Instituto Politécnico Lázaro Peña.

En una encuesta oral improvisada descubrí que aproximadamente cincuenta de los casi cien alumnos con que cuento, pretenden continuar vinculados a la especialidad que actualmente estudian. No obstante, solo dos o tres de ellos manifestaron intereses académicos universitarios.

La quinta parte confesó que su asistencia a la escuela se debe a la presión de la familia u otros factores, como la policía.

Muchos pretenden llegar a gerentes, cocineros, contadores, etc., en el sector turístico. Algunos manifestaron interés por vivir en los Estados Unidos. Hubo excepciones que, como los futuros universitarios, aludieron a aspiraciones totalmente fuera del contexto en el que se desarrollan, como la muchacha que pretende ser modelo.

Mis alumnos pertenecen en su gran mayoría al municipio Guanabacoa, famoso por su resistencia a la invasión inglesa de 1762. Ahora, sus descendientes, no están tan reacios a otros tipos de invasiones, como la cultural y la ideológica.

Viven en un mundo marginal donde las leyes de la calle rigen sus relaciones, donde el pragmatismo que imponen las necesidades determina sus acciones, y donde la espiritualidad está íntimamente relacionada al reggaetón y los objetos de moda.

Sus padres solo se interesan en sus estudios cuando van a reclamarles a los profesores las causas de que sus hijos hayan suspendido el año. Porque estos padres también pertenecen al mismo ambiente de sus hijos, y se rigen por sus mismas leyes.

Los profesores de más edad, que ingenuamente han pretendido cambiar la vida de estos alumnos con los métodos antiguos, aquellos funcionaban cuando la gente tenia vergüenza y un simple regaño era motivo de bochorno, han fracasado.

Todos en esta trama, alumnos, padres y profesores, hemos sido un poco inocentes. Vayamos ahora a descubrir a los pícaros.

osmel

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.

osmel has 206 posts and counting. See all posts by osmel

One thought on “La edad de la inocencia

  • Coño, Osmel me dejaste intrigado con la ultima oración. Supongo que este post tiene continuación, verdad?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *