El robo del gallo

Osmel Almaguer

Eran las tres de la madrugada y había decidido quedarme a dormir en la casa de mi madre, en el barrio de Cojímar.  Me quedé viendo la televisión hasta tarde.  Así que cuando sentí el ruido en el patio me incorporé con rapidez.

Un alarido, proferido por un ave, y luego un golpe.  A pesar de la velocidad con que salimos al patio –mi madre y su esposo ya se habían despertado-, los ladrones ya no andaban por todo aquello, y el gallo tampoco estaba en su jaula.

Era casi una mascota para mi madre.  Tenía como cinco años de edad y ya a esta altura no era un plato demasiado tentador para nadie.  Por eso sospechamos que lo querían para brujería.

Al revisar el lugar del robo, el esposo de mi madre descubrió que los ladrones, con la premura, habían dejado olvidadas sus gorras.  Entonces pensamos que no tenían escapatoria.

Enseguida vinieron a mi mente los episodios de la serie policíaca CSI, y su equivalente local, Tras la huella, en donde elegantes policías hacen cosas impresionantes para capturar a los autores de delitos casi perfectos.

Desgraciadamente la realidad me decepcionó.  Hicimos la denuncia a la policía y vinieron con la brigada canina, pero nada se resolvió.  El perro perdió el rastro.  La huella de olor no sirvió para nada, tampoco el cabello que dijeron encontrar en una de las gorras.

El caso está archivado.  Al fin y al cabo fue tan solo un gallo, que tal vez incluso pudo haber saciado el hambre de alguna familia.  El ave no tenía demasiada protección, pues solo un endeble cercado lo separaba de la tentación pública.

Los dueños no somos gente importante, y el delito no puso en peligro la vida de nadie.  Solo nuestra seguridad y confianza resultaron levemente heridas.

osmel

Osmel Almaguer: Hace poco solía identificarme como poeta, promotor cultural y estudiante universitario. Ahora que mis nociones sobre la poesía se han modificado un poco, que cambié de labor y que he culminado mis estudios ¿soy otra persona? Es usual acudir al status social en nuestras presentaciones, en lugar de buscar en nosotros mismos las características que nos hacen únicos y especiales. Que le temo a los arácnidos, que nunca he podido aprender a bailar, que me ponen nervioso las cosas más simples y me excitan los momentos cumbres, que soy perfeccionista, flemático pero impulsivo, infantil y anticuado, son pistas para llegar a quien verdaderamente soy.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *