Hospitales públicos en decadencia

Por Onaí

HAVANA TIMES – En Venezuela el Sistema de Salud Pública no escapa de las políticas gubernamentales de miseria a las cuales está sometida la mayoría de la población. 

Los hospitales centrales de todo el país carecen de insumos para garantizar ese derecho fundamental: la atención médica adecuada, gratuita y digna.

Desde una simple hoja para escribir un informe médico, hasta los guantes o el algodón para hacerse una cura, todo gasto recae sobre el paciente y su familia. No se trata solo de la compra del tratamiento, que es difícil costear, por no decir que imposible para miles de jubilados.

Desde el más sencillo examen de sangre hasta los más avanzados como los de medicina nuclear, tienen su precio en dólares. Los pacientes que necesitan operaciones no solo deben esperar largas jornadas para que haya cama en la institución de salud, deben adquirir cada uno de los insumos quirúrgicos y de recuperación. Por supuesto, eso incluye también las prótesis.

Todo esto se hace costosísimo e impagable para las personas que solo devengan un salario mínimo de 2 a 4 dólares mensuales, pero también las que reciben salarios en el sector privado, que pueden llegar hasta los $100.

En ambos sectores se carece ya de seguros médicos y otros beneficios contractuales.

En Venezuela existen poco más de 300 hospitales públicos, 457 privados entre lucrativos y no lucrativos y 14 de especialidades de Barrio Adentro para una población de casi 30 millones de habitantes.

Vea más del diario de Onaí aquí.

Onai

Me gusta escribir, pero no lo hago, prefiero dibujar y reparar lo dañado si tiene arreglo. Me identifico con lo que sienten los animales o las personas más vulnerables. Me gustan los árboles y tengo esperanzas aunque se agote el tiempo de nosotros los humanos en el planeta. Nací en una tierra blanda, acuosa, generosa, diversa y compleja sometida por la más perversa ignorancia política de los que se ahogan en su propio discurso, pero aquí sigo, tratando de proteger los sueños.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *