Una ley ridícula

Warhol P

Oficina.  Foto: Juan Suárez
Oficina. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El miércoles 23 de abril recibí una llamada telefónica en la que me notificaban que después de muchos meses, al fin iban a pagarme el derecho de autor, por una ilustración mía que se uso para la cubierta de un libro de narrativa.

La noticia me alegró porque el dinero siempre hace falta, por lo que decidí al día siguiente dirigirme a la Editorial Letras Cubanas.
Luego de un viaje infernal, con el ánimo por el piso y sin muchos deseos de caminar, llegué a la editorial.

Cuando me acerco a la recepcionista, esta me mira como si hubiese visto un insecto, y cuando le explico que estoy ahí para recoger un cheque, sin terminar mi explicación hace una negación con la cabeza.

Por un momento no entendí si lo que estaba haciendo era ejercicio para la cervical, porque estuvo negándose sin decir nada por lo menos un minuto, y luego, notándola un poco molesta me explicó que no podía subir a la editorial por tener puesta una camiseta.

Seguía sin entender, pero respiré profundo para evitar que me subiese la presión, le expliqué que yo vivía en el municipio de Marianao, bien lejos del lugar, y que no tenía conocimiento de que no podía ir en camiseta. Que cuando recibí la llamada nadie me explicó esa condición, además, por estos días hace mucho calor, y a uno le gusta andar ligero.

Pero la recepcionista que también tenía puesta una camiseta muy colorida, seguía en la misma postura, y me dijo. Mira, yo lo siento, pero esa ley no la hice yo, no puedes subir en camiseta, porque hay una ley que lo prohíbe, y me busco un problema si te dejo subir.

Reprimiendo el deseo de estrangularla, respiré hondo, imagine unas maripositas volando a mi alrededor, y acto seguido, le pregunté si podría existir otra alternativa, por ejemplo: que la persona encargada del cheque pudiese bajar y yo filmar el cheque en el lobby.

Ella lo pensó, e hizo una llamada telefónica, la persona a cargo del asunto estaba reunida, por lo que me pidió que me sentara a esperar, le agradecí la gestión y me senté en una de las sillas del lugar.

Al rato quedé muy sorprendido, en la media hora que aguardé en el sitio, subiendo y bajando del edificio, vi a más de diez mujeres llevando camisetas.

Me pregunto, qué diferencia existe entre una mujer y un hombre en camiseta, enseguida noté la falta de igualdad, ellas pueden andar en camiseta y los hombres no, algo que me pareció absurdo, además, de saber que en nuestro país casi todo el mundo viste este tipo de prenda por el calor excesivo.

Antes de irme, tuve deseos de preguntarle a la recepcionista, que si yo hubiese aparecido en la editorial vestido de mujer con camiseta, ¿me hubiese dejado entrar? De haberme dicho que no, pues entonces estaría discriminándome, pero preferí darle las gracias antes de irme, y comportarme como una persona normal, civilizada, que es capaz de olvidar con facilidad las estupideces de la gente, que cada día hacen un poquito miserable nuestra existencia.



Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.

Nonardo Perea has 117 posts and counting. See all posts by Nonardo Perea

17 thoughts on “Una ley ridícula

  • Warhol, pero nos quedamos esperando si por fín pudiste tener tu cheque. Tantas molestias y tonterías que te hicieron pasar!!!!! con el problema del transporte!!!! además.

  • Perdóname warhol pero esto que te sucedió es digno de un guión para una comedia hermano!
    Muy comico, trágico y real en mi cuba linda!
    saludos!

  • Tengo la experiencia personal de no dejarme entrar a un club en short, pero mientras protestaba dejaron entrar a un extranjero en short… Dime algo?

  • eduardo:

    Antes no era por el short: era por ser cubano. El modelo se está “actualizando” ¿No es eso lo que dicen?

  • A veces ganamos unos y otra veces perdemos.
    En mi trabajo no me permiten ir en tiempo de verano llevando pantalones cortos, o sea, que dejen al descubierto por lo menos las pantorrillas. A las mujeres les está permitido ir en faldas o vestidos cortos, incluso en bermudas, no sé cuál es el largo mínimo.
    En las piscinas sucede lo contrario: los hombres podemos bañarnos con el pecho descubierto mientras a las mujeres no les está permitido.

    Uno no sabe por dónde gana o por dónde pierde.
    Creo que tu actitud, Warhol, es de sabio. No te recondenes por eso, no vale la pena. Sonríe y adelante que la vida no es demasiado larga para disgustos.
    Un saludo

  • …otra vez con lo mismo….hay que tener cierto criterio y pensar que no siempre se puede andar en camiseta y chancletas…si fuera otra la situacion entonces dirian que los cubanos ya no tienen valores ni verguenza y andan siempre en camiseta….el problema de unos cuantos comentaristas aqui es usar cualquier pretexto para limpiarse los labios con papel sanitario….

  • eduardo:

    Lo que criticaba fue que dejaran entrar al extranjero, y no a ti, porque la discriminación fue entonces por nacionalidad, no por un código para la vestimenta. lo que sí es verdad es que en otro monento te decían en tu cara que no podías entrar porque era “solo para turistas”

  • Warhol me parece que sería buena idea aplicar el método científico de investigación en este caso y que nos reportes en tus resultados.

    Envia una mujer con camiseta a hacer el mismo trámite, después un travesti con camiseta y ya sabemos el resultado contigo. Y para hacer el experimento correcto debes enviar a varios individuos aleatoriamente escogidos que satisfagan las condiciones anteriores. Entonces compilando los resultados podemos entonces afirmar o negar categóricamente sí existe discriminación con respecto a la forma de vestir de un hombre. :-)

  • Al miembro de havanatimes que cortó mi comentario anterior, le recuerdo que, la ley es la misma para todos, o no es ley.

  • Es que me aburro de los insultos a otros comentaristas. Le damos bastante espacio, mas que nadie, itenta usarlo para aportar algo al debate y no ofender a los demás o repetir demasiado. A otros les vamos a pedir lo mismo. El editor.

  • Robinson.
    Pero, por un problema elemental de coherencia, empieza borrando el comentario del que empieza la ofensa, y no el del que la contesta. Así evitas la réplica: “Ojos que no ven, corazón que no siente.

  • Hace ya unos cortos añitos, era verano (agosto) y estaba visitando mi país (Cuba, por si hay dudas), Habían abierto el club “Submarino Amarillo” y yo -amante sin descanso del Rock- no quería perdérmelo. Cuando llegué allí, a un matiné -creo que de 3 a 9 de la noche-, me asombró que dos amables -esos sí- porteros (con más pinta de guarda espaldas), me dijeron que no podía entrar por llevar puestas unas bermudas-de esas de color crema que tapan la rodilla y que son-en algunos casos- hasta “elegentes”. En esa ocasión, mi cubanía, felizmente, no fue impedimento para la negativa porque allí había como 3 extranjeros en igual situación, esperando que bajara de “arriba” el ante decreto. Hoy día las cosa allí, por suerte, han cambiado y ya se puede ir en short -no en “calienticos”-, pero mi sorpresa fue que yo había ido a rockear a un Club homenaje a los Beatles: esos chicos rebeldes y modernos a ultranza, ¿Si hubiera sido al García Lorca para una función de Ballet?, quizás, lo hubiera entendido. Nada… esos “absurditos” del cada día cubano que no matan, pero que afectan, poco a poco, al corazón.

  • Yo opino que las camisetas no son apropiadas para oficinas, seas hombre o mujer

  • Al fin alguien sensato. Ni en USA usted debe ir informalmente a ninguna oficina. Aqui muchos cubanos que llegan hoy en dia chocan con esa formalidad, que existio en Cuba hasta finales de los ochenta. Es increible, hasta hace poco los campesinos en Cuba trabajaban con camisas de mangas largas y sombrero, ahora tu vez a las personas sin camisa o en camiseta, con gorra, trabajando en el campo, alegando la absurda idea de que es mas soportable el calor, lo cual es totalmente falso. Para abrigarse del calor y de la accion directa del sol, es mejor estar cubierto de ropa, principalmente de algodon. Muchas personas se quejan del calor; pero usan ropa interior sintetica o usan licra o camiseta de polyester.

  • La situación es que si Tony Castro o cualquier hijo de la nomenclatura se aparece en chancletas y en short, si lo atienden, y con alfombra roja. Vamos a dejar claro eso.

  • Por supuesto que a las oficinas no se va en camiseta ,haga el calor que haga. Por favor usen la sensatez y no critiquen todo lo que pasa en Cuba por el mero hecho de criticar. Dios mio cuanta tonteria y cuanto resentimiento acumulado que no les deja ser objetivos con cualquier hecho de la cotidianeidad! En camiseta no se va a las oficinas sea en Cuba o en la conchinchina!!!!

  • Yo, creo que no entendiste lo que dice el articulo.

    Lo que el dice es que las mujeres pueden ir en camiseta y los hombres no. En otras palabras que los hombres son discriminados a la hora de vestir. Y esto no tiene nada con criticar al gobierno en sí. Esto ocurre en montones de lugares que no son Cuba. Y una pregunta para ti. Que hace que la camiseta no sea la prenda ideal para ir? Ósea por que tiene que prohibirse la camiseta? Que si el quisiera ir con un turbante o un velo? Por qué alguien tiene que imponer en otro su forma de vestir? Entonces tu propondrías que por ejemplo Yasmin tuviera que quitarse el velo para poder ir a un edificio del gobierno?
    En mi opinión es errado tratar de imponer un modo de vestir.
    Que sí el modo de vestir impuesto es ir vestido de trajes armani con cuello y corbata? Cuantos cubanos podrían vestir así? Evidentemente muchos cubanos tienen problemas serios a la hora de vestir. Por otra parte hay un calor inmenso en Cuba. Si Warhol quisiera ir vestido como un beduino debería poder hacerlo es su derecho. No existe ninguna ley en la constitución que yo sepa que se lo prohíba. Aún más si quiere aparecerse vestido como los indios lo debe poder hacer también. No veo por que la sociedad deba imponer una forma de vestir sobre otras. Fíjate por ejemplo en pinturas antiguas como se vestían antes las mujeres y los hombres y compara a como nos vestimos hoy. Los hombres en 1700 usaban cullottes ( pantalones cortos) y usaban pelucas. Si Warhol quisiera vestirse así también debe poder hacerlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.