Recordar es volver a vivir

Nonardo Perea

Cafeteria del estado en Moneda Nacional. Foto: Juan Suárez
Cafeteria del estado en Moneda Nacional. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Es increíble ver como muchos cubanos no consiguen sacarse de la memoria aquellos tiempos ochenteros, en los que había comida en abundancia.

Es algo que corroboré en varias de mis visitas al hospital donde iba a curarme la pierna. En la larga espera, muchos de los presentes sacaban a relucir diversos temas, en los que no faltaban críticas del sistema y, sobre todo, las necesidades actuales que afrontan personas de la tercera edad.

Una señora de unos 70 años habló sin tapujos de sus miserias y de todo lo que tenía que hacer para poder sobrevivir con una pensión de 200 pesos mensuales, que son menos de 10 dólares.

Otra, también de edad avanzada, se dedica a vender maní, porque su pensión no da para vivir y para ejercer sin licencia tiene que estar todo el tiempo huyendo de los inspectores, que si la agarran no tendrían compasión con ella y le impondrían una multa de por lo menos mil pesos.

Y luego de exponer algunas de sus problemáticas, caían en el tema de los rusos y enumeraban una lista de productos que antes llenaban los mercados del país, las latas en conserva de todo tipo, manzanas, el pan de 20 centavos y bien elaborado, un simple huevo costaba 10 centavos y ahora vale un peso con 15 centavos, los jamones de toda clase, los quesos, la leche condensada que ahora no es ni la sombra de lo que era antes.

Y así hablaban del pasado, sin un stop, en medio de un pasillo, sin apenas aire acondicionado y con pocos asientos, todos hacinados desde bien temprano, a la espera de las enfermeras encargadas en hacer las curas, y que nunca llegan en tiempo.

En algún momento, les dije, no se preocupen, ya no tenemos a los rusos, ahora están los chinos y, dentro de poco, los estadounidenses harán algo por nosotros.

Pero la mayoría de los presentes no le prestó interés a mis opiniones, muchos piensan que todo va a seguir como hasta ahora, de mal en peor.

Yo no, creo que muchos cambios están por venir, supongo que solo sea cuestión de tiempo.

¿No lo creen?

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.


17 thoughts on “Recordar es volver a vivir

  • el 17 octubre, 2015 a las 9:47 am
    Permalink

    Hija de madre soltera en aquella epoca, mi madre y yo ibamos a robar una latica de judias al mercadito para poder hacer la comida del dia, en cuanto al pan “bien elaborado” eso es una ficcion, entonces de que hablaba H. Zumbado?

  • el 17 octubre, 2015 a las 9:36 am
    Permalink

    Observe el entrecomillado…no se precipite…pite…

  • el 17 octubre, 2015 a las 5:09 am
    Permalink

    Estimado José Dario: Cuando me referí a ” fue la mejor época de vida de los cubanos” lo hice desde una óptica de inclusión de todos los cubanos. Usted plantea que: -en Cuba mucha gente vivía muy confortable antes de la revolución; eso es cierto, he escuchado los relatos y he visto imágenes de aquella época y del bienestar que existía para mucha gente, también he escuchado relatos y he visto imágenes de cubanos que vivían en pobreza extrema, niños barrigones con los parásitos casi saliéndoseles por los ojos, tremendo analfabetismo, recuedo clarito el relato de mi mamá sobre la calle Infanta donde aparecieron varios jóvenes asesinados en tiempos de Batista (cuando mucha gente vivía muy confortable). Todo eso que usted comenta sobre los apagones, falta de comida, medicina primitiva (discutible) yo lo viví en Cuba y pienso que tal vez eso se pudo evitar con otra política de dirección de pais y con un intento de no depender política y economicamente de otros (cosa difícil porque Cuba siempre ha estado colgada de la teta de alguien). Nunca me inmiscui en política, tanto en Cuba como en otros lugares, porque considero que la misma es una m….(discúlpeme la palabra), está hecha a conveniencia de quienes detentan el poder; y los mismos que ayer se pedían a cabeza hoy se abrazan.

  • el 16 octubre, 2015 a las 1:18 pm
    Permalink

    creo usted esta hablando por ud.Eso de que fue la mejor epoca de los cubanos,es bastante discutible.Depende de su estatus y de su posicion respecto a la politica.El pueblo cubano vivio a cuenta de los despojos que el gobierno comunista hizo a los cubanos y dependiendo de los regalos soviericos.En cuba mucha gente Vivian muy confortable antes de la revolucion,Que yo me recuerde,confortablemente en cuba,no se vivio despues de la revolucion.Entre apagones,falta de comida,falta de insumos en general,medicina primitiva,acoso policiaco movilizaciones,corte de cana,escuelas al campo…,etc,etc…no se donde estaba usted entonces!!!

  • el 16 octubre, 2015 a las 1:12 pm
    Permalink

    el que nacio despues del 1960 en cuba no sabe que es abundancia de comida,por favor!!!!

  • el 15 octubre, 2015 a las 3:24 pm
    Permalink

    Puede ser que ese sea el caso de los ochenta Isidro, lo que si parece ser cierto es que bajo este sistema el cubano siempre ha mal pasado en todos los sentidos, fíjate en la estampida del ochenta.

  • el 15 octubre, 2015 a las 9:02 am
    Permalink

    Javier, 100% de acuerdo con tu comentario. En los 80, si bien no fue una época de superabundancia equiparable al primer mundo (cosa practicamente imposible), es verdad que la población cubana no tenía la angustia del: que voy a comer mañana?; unos con mayores posibilidades, otros con menos (como en cualquier pais del mundo) accedían a una comida razonablemente balanceada. No solamente en el aspecto alimentario se reflejaba ese cierto bienestar, en las tiendas se podía comprar ropas, zapatos, tenis, casi todo de procedencia china (es verdad que no eran Adidas ni nike, pero eran tenis al fin). Con mi salario de 231.00 entregaba parte a mi madre para los gastos de la casa y con el resto me alcanzaba incluso para salir a un club, en las vacaciones hacer gira turística por otras regiones de Cuba. yo considero que esa fue la mejor época de vida de los cubanos; no superada ni antes, ni después.

  • el 15 octubre, 2015 a las 5:05 am
    Permalink

    Uno de los tantos “side effects” del dinero que los cubanos emigrados envian a las familias en Cuba es, lo que le llamo “el syndrome de dependencia”.Para mi, eso se traduce en la actitud a nivel individual (pero tambien a nivel de pais) de que estan esperando que vengan “los de afuera” (el tio que vino de visita, la delegacion de los Pastores por la Paz, el president de Rusia, China, Venezuela, Francia, y un largo etc). Metanse en la cabeza que lo que los cubanos tendremos en el futuro lo que seamos capaces de construir, con o sin embargo.

  • el 15 octubre, 2015 a las 4:51 am
    Permalink

    Bueno, en la decada de los 70’s, esa fue la decada de mis primeros pasos y despues, de mis primeros años como estudiante, asi que no recuerdo que habia o que no habia. Solo se que en mi casa, el tema de la comida no era recurrente como hoy en dia y todos los dias habia tres comidas e incluso, hasta merienda en la escuela (Bueno, no es que fuera gran cosa pero en fin…). En los 80″s, cuando ya tenia un poco mas de idea, parte de ese decenio estuve becado. Tal vez a mediado de ese periodo empezo el llamado Mercado Paralelo y abrieron las tiendas en la Antigua tienda Sears, la Plaza de Marianao, etc. Para los desememoriados y criticones, alli la oferta era mas variada (y los precious un poco mas altos, para aquella epoca, se sobre entiende). Mis padres eran profesionales y podian ir al menos una vez a esos lugares a comprar. E incluso si no estabas en esa escala de salario, era relativamente accessible. Ciertamente, habia ciertos productos que no habia o a veces no surtian, pero habia acceso a algunas opciones fuera de lo comun. Recuerdo, sobre todo, los dulces y la variedad de panes y tambien algunas variedades de queso, yogures de varios sabores, etc. Habia algunas frutas en conserva, y tambien algunos carnicos, (los perros calientes, spam, etc). Y si habia chorizos de El Miño, que mi abuela, descendiente de españoles, le gustaban bastantes (aunque nada como los de la Madre Patria). Y aqui estamos hablando de comida, pero el relative bienestar tambien se percibia en otras facetas, de las cuales no voy a mencionar para no extenderme mas. Podria decirse que era una vida razonablemente basica y sin grandes comodidades o lujos (hasta que no abrieron las famosas casas de Oro y la Plata, a finales de esa decada las grabadoras, , los VCR y los TV’s a color eran considerados bienes de lujo que solo los habia en casa de unos pocos, por poner un ejemplo) pero
    ciertamente no habia las estrecheces que se vieron desde el 90 para aca.

  • el 15 octubre, 2015 a las 4:40 am
    Permalink

    Miranda:

    Si nos atenemos a los hechos creo que en Cuba nunca ha habido abundancia real. Incluso antes del 59, algunos productos tendían a arrojar ciertas y temporales escaseces, como era el caso de las grasas comestibles. Lo que sí sucedió en los 80 fue que una parte considerable de la población logró vivir en esencia del sueldo, algo que hoy parece apenas una fantasía lejana.

  • el 14 octubre, 2015 a las 8:58 pm
    Permalink

    Que yo recuerde sólo en la década de los 80s se pudo comprar comida y pacotilla en los mercados liberados. Recuerdo el comienzo del mercado libre campesino y la carne de puerco a 5 CUP la libra que la gente comenzó a decir que era un robo y les pusieron “los bandidos del río frío” (creó que por una telenovela). Cerveza Hatuey y Polar en botellas a 60 centavos en los carnavales. El parque Lenin lleno de confituras, helados, jugos, etc. Todo muy barato. Los hoteles abiertos a todo el pueblo sin turistas extrajeros, con lomo ahumado a 5 pesos en la piscina. La vuelta a Cuba con todo incluido por 400 CUP en las guaguas Hino “Colmillo Blanco”. En fin se podía vivir del salario. Casi tuvimos un metro, casi tuvimos energía nuclear, tuvimos un cosmonauta, más medallas olímpicas por habitantes que nadie, salud y educación que daban envidia en la región y el 3er mundo.

    Pero todo fue un espejismo montado sobre el subsidio de la URSS a cambio de que Cuba exportara el socialismo a punta de balas en Latinoamérica y Africa. Todo se derrumbó como castillo de naipes, cuando los Rusos cerraron la tubería de rubros. Entonces nos enteramos de forma brutal que nuestra tarjeta de crédito estaba sin fondos y cada cubano nacido y por nacer tenía una deuda de unos 50 mil millones de USD. Algo así como unos 4 mil millones por cabeza. Nos timaron los mismos jodedores de siempre.

  • el 14 octubre, 2015 a las 4:37 pm
    Permalink

    Yo debo tener Alzhaimer porque no recuerdo aquella superabundancia de comida. Que mejoramos un poquito, es cierto, pero de ahi a decir que habia de todo va un largo trecho. Eso solo lo puede decir la persona que jamas ha visto la “abundancia”. Desde que tengo uso de razon siempre ha escaseado allgo. En los 60s era carne rusa, chicharos, los 70 el chicharro , el fideo como arroz, la merluza y el chicharo de nuevo. La carne de res, el cafe, los quesos, frutas siempre escacearon. comer garbanzos era una rareza de alguien que los llevaba al pais, chorizos?, jamones?, salmon?, peras y manzanas?. Por favor!

  • el 14 octubre, 2015 a las 2:14 pm
    Permalink

    ” las latas en conserva de todo tipo,” “, los jamones de toda clase, ”

    Casi me atraganto de risa, porque yo viví esa época y no me enteré. Conservas de todo tipo y jamones de toda clase solo los he visto yo desde que salí de Cuba. Pero lo más preocupante de tosdo tu escrito, es para mí esta joya:

    “no se preocupen, ya no tenemos a los rusos, ahora están los chinos y, dentro de poco, los estadounidenses harán algo por nosotros.”

    Con esa mentalidad, lo único que te auguro es que tendrás carestía y miseria hasta que cierres por última vez los ojos. Con esa mentalidad no hay país que avance.

    Francamente, qué pena me da tu caso…

  • el 14 octubre, 2015 a las 12:50 pm
    Permalink

    ¿Y es verdad que habia comida en abundancia?, jamones de toda clase, queso, leche…. Warhol en los ochenta mi madre mandaba comida por Canadá para que mi abuela no se muriera de hambre. El hecho de que se encontrara unas latas de conservas y un pancito un poco mejor no se le puede llamar abundancia, desde que Cuba está con este gobierno el cubano come peor de como comían los esclavos.

  • el 14 octubre, 2015 a las 9:01 am
    Permalink

    “¿Los estadounidenses harán algo por nosotros?” ¿Qué van a hacer, regalarles comida, medicina, casas y lectrodoméstcos?
    Nooo, los USA ni nadie tiene que hacer algo por Cuba. El gobierno cubano se el que tiene que hacer algo liberando la economía y democratizando la sociedad, y el pueblo exigiendo esos cambios. Cuba no puede seguir viviendo colgada de otros países.

  • el 14 octubre, 2015 a las 8:49 am
    Permalink

    Jaja…Warhol, me has hecho reír, recordando aquella época…Teníamos “abundancia” y no lo sabíamos…Pero, mi amigo, olvida el tango y canta bolero, porque el CAME se fue a bolina, y con él todos los “favores” que nos hacían los hermanos socialistas en forma de subsidios. Ni China ni EE.UU. funcionan así. Con ambas partes hay que mostrar billete, o al menos ofrecerles algo que los seduzca. Así que ve pensando qué les puedes mostrar de tu país…

  • el 14 octubre, 2015 a las 8:25 am
    Permalink

    No soy pesimista pero de la forma que Raúl a llevado la negociación con US no es posible que el embargo cambie. No quieren cambiar en nada. Eso no es negociación.
    Encuentro difícil que el congreso apruebe un cambio ya menos que la Clinton sea elegida próximo presidente cualquier otro cambio sería casi imposible.
    Además como van las cosas en Venezuela es difícil que Maduro sea reelegido a menos que hagan trampas.
    Así que un regreso a lo peor del periodo especial es posible.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *