Procedimientos malditos (1ra parte)

Nonardo Perea

Un hombre camina frente a una libreria abandonada. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Luego de leer el post de mi colega Maykel Paneque: Fiscales silenciosos. ¿Sospecha o  realidad?, me sentí obligado a pensar en mi situación como escritor de narrativa.

Puede ser que yo también esté algo paranoico, pero a veces pienso que intentan hacerme invisible en los medios nacionales, y lo peor de todo es que lo consiguen.

Todos los escritores sabemos cuál es el procedimiento para publicar un libro en Cuba, tienes que ganar un concurso, de no conseguirlo tu obra nunca tendrá visibilidad para nadie.

Muchas veces, aunque ganes y publiques, si ellos no lo quieren, tampoco gozarás de reconocimiento como autor, porque simplemente no te promocionan.

Hace mucho dejé de participar, porque me aburrí de hacerlo, hay que tener en cuenta que enviar una obra a un concurso implica gastos, imprimir se hace costoso y, por lo general, en las bases exigen tres copias en papel, que también cuesta.

Lo más triste de es la premiación; luego de saber que no fuiste el elegido, y una vez abierta la plica descubres que el ganador(a) es un(a) autor(a) que ya goza de cierto reconocimiento en el ámbito literario, pero lo más funesto es que una vez publicada la obra, cuando la lees te das cuenta de que es una reverenda porquería. Y te preguntas, ¿fue eso lo mejor que enviaron al certamen?

Situaciones como esa me hacen desconfiar de los jurados, que ciertamente se repiten, no me fio de los concursos que piden seudónimos y sobre aparte con datos del autor, considero que todo puede ser violado.

Me entristece saber que se comentan injusticias, sé que han de haber autores desconocidos, excelentes escritores, y no se les reconoce; hay que darse cuenta de que el procedimiento para publicar una obra en Cuba no es el  idóneo, mucho menos transparente.

En un concurso hay que lidiar con los gustos personales de los jurados y, por lo general, estos premian lo que les conviene, incluso hay ciertos temas que pueden ser incómodos para ellos, y aunque parezca increíble a estas alturas de la vida, los de crítica social y el homoerotismo siguen siendo tabú para muchos de esos que se proclaman intelectuales modernos.

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.

Nonardo Perea has 117 posts and counting. See all posts by Nonardo Perea

4 thoughts on “Procedimientos malditos (1ra parte)

  • Hola, sabes que mis dos libros han estado cada uno tres años para su publicación, y además han tenido millones de dificultades, trabas para poder salir a las luz, este último, Mientras hago el amor con George Harrison, la imagen de la portada que es tuya, fue lo mejor que salió, pues la tripa, el interior donde están los textos la mayoria están borrosos; las páginas quedaron mal cortadas. La presentación fue maratónica, eran cinco libros en una tarde, eso no es serio, sino una gran falta de respeto con los autores, un libro no es una fábrica de chorizo, un libro es algo que implica esfuerzo y dedicación, además de talento, y tú lo sabes de sobra. Cuando tengamos editoriales privadas, quizás cambie la cosa. Un beso para tí.

  • si escribes un libro dedicado a quien tu sabes estoy seguro que te lo publican enseguida.

  • Pues yo compré como cuatro novelas cubanas contemporáneas en la última Feria del Libro, que parecían como que estaban entre lo más relevante, y casi que las cuatro trataban de crítica social y erotismo en varias variantes, incluido el homo.

  • La opción es publicar en el exterior, el que tenga la dicha de disponer de 800 euros puede publicar en España por su cuenta, sin ceder los derechos de autor. Si no se dispone de dinero entonces hay que vender los derechos de autor a una editora. También participar en concursos, pero en el exterior. SUERTE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *