Pobre de mí

Nonardo Perea

warhol
En el Parque Almendares de La Habana.

HAVANA TIMES — Mi amiga Paula escribió desde los Estados Unidos: “…aquí la gente es rara, no es como allá. Donde vivimos se come mucha mierda, nadie mira a nadie, para muchos somos solo unos emigrantes miserables, aquí hasta la risa cuesta. Lamento haber tomado la decisión de haber venido para acá y quedarme, pero ya sabes que existen otros factores que nos hace estar aquí, solo espero que con el tiempo nos adaptemos.

“Lo cierto es que se nos está haciendo muy difícil, porque es casi imposible dejar de pensar en Cuba. Miladis, (la pareja) todos los fines de semana quiere irse para la habana, eso me lo dice siempre, y nos ponemos a llorar juntas, el viernes pasado cuando terminó de trabajar tuvimos que ir al médico , según nos dijo el doctor que nos atendió, tiene una fuerte infección urinaria, porque como trabaja en un mercado de cajera, apenas ni puede ir al baño, porque mientras tenga personas en cola no puede moverse del sitio, le están pagando bien, pero el dinero apenas alcanza, yo en busca de trabajo, espero para la semana próxima encontrar algo…”

Ahora vendrá la parte en que algunos comentaristas, comenzarán a desollar a mi amiga, ¿porqué cómo es posible que lamente haberse ido, y no regrese a Cuba, donde nadie sabe lo que es trabajar de verdad? Otros dirán que en cualquier parte del mundo hay personas que comen mierda, o que se creen superiores a otros, quizá por su posición social, etc.… Otros dirán que es mentira eso de que no puede dejar su puesto para ir al baño a hacer el uno, o el dos. Y claro que todo cuesta, ¿Qué te crees, que te va a caer todo del cielo?, tienes que trabajar 12 horas, para tener lo que aspiras tener, que supongo, no siempre lo que uno aspira puede tenerse ¿o sí?

Lo cierto es que siempre habrá quien esté a favor de mi amiga, y otro porciento que esté en contra de lo que ha escrito.

Este tipo de información que Paula escribe en varios de sus correos, me hacen pensar en cómo podría estar pasándola yo en caso de irme del país.

Teniendo en cuenta que soy una persona de 40 años, padezco de artrosis generalizada, osteoporosis, y problemas de cervical que me impiden hacer peso porque enseguida los dolores me tiran a la cama. ¿Qué haría una persona como yo que a pesar de estar deseoso por trabajar se me hace imposible en ciertos y determinados lugares?

Ahora, los comentaristas, me desollarán a mí.

Aportaran sus ideas e inquietudes, me enumerarán un sinnúmero de trabajos los cuales podría realizar, alguno me llamará estúpido, y yo sonreiré y pensaré: pobre de mi, para muchos estoy en el peor país del mundo, donde no hay buena educación, el sistema de salud es pésimo, etc.… (Algo totalmente incierto.)

La realidad es que en la vida todo forma parte de las circunstancias, quiero que sepan que muchas veces he ido al médico y he sido tratado súper bien, cuando he escrito algo que está mal, lo he hecho porque creo que lo merita, pero con esto no quiero decir que siempre que vamos al hospital o montamos un ómnibus nos va fatal, por lo general escribo acerca de lo que está mal, y doy mi percepción, e intento hacer que se conozca el hecho, supongo que sería muy aburrido contarles cosas positivas que me ocurren a menudo, porque en realidad el mundo de lo que quiere saber es de todo lo podrido que aflora en nuestra nación, lo bueno no, en Cuba todo lo que sea positivo es una falacia. ¿O no?

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.

Nonardo Perea has 117 posts and counting. See all posts by Nonardo Perea

51 thoughts on “Pobre de mí

  • Yo voy a jalarle las orejas a estas dos, aunque Warhol se ponga verde.

    Considerar que un país está lleno de gente come mierda da la idea de la calidad de estas dos chicas. Allí donde fueres has lo que vieres. La amistad hay que ganársela demostrando primero quien es uno. Muchos inmigrantes llegan con actitud de superioridad, pretendiendo que lo merecen todo, hasta la amistad de los que siempre han vivido en ese país. ¿Saben hablar el idioma del país?

    Esos “comemierdas” no les llamaron para que viviesen en su ciudad. De hecho, esos “comemierdas” están pagando indirectamente la inserción de estas chicas en la sociedad a través de programas de ayuda a inmigrantes, cursos de idiomas para inmigrantes, etc.

    Las cosas hay que ganarselas. Sorry, no hay alfombra roja esperándoles

  • Yo también me fui con 50, pasé por todo tipos de trabajos de los llamados “pesados” (construcción, etc). eso es así, luego el agua va cogiendo su nivel, y si uno persevera sale adelante. El articulista quiere poner el parche antes de que caiga la gotera con el asunto de la amiga cajera que tiene infección urinaria por no poder ir al baño en horario de trabajo; lo que hace eficiente un sistema es que la gente trabaje puntualmente sin estarse levantando por la más mínima cosa; imaginen el supermercado en hora pico y la amiga de Warhol levantándose para ir a orinar, la misma historia de las tiendas de Cuba donde las empleadas se dan ínfulas de dueñas. El que se va de Cuba y quiere llevar consigo el “visiteo a vecinos y amigos” el “chisme a puerta de calle” y el “sentaito en la esquina” está super embarca´o, mejor que se quede en la isla.

  • … pero ya sabes que existen otros factores que nos hace estar aquí…

    Cuales?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *