Pagamos todos, justo por pecadores

Nonardo Perea

Calle de Marianao. Foto: Luis Enrique González
Calle de Marianao. Foto: Luis Enrique González

HAVANA TIMES — Era la quinta vez que visitaba la clínica estomatológica en el período de un mes. Esa tarde estaba allí porque me habían dado un turno para esa hora, pero quien debía atenderme no había ido a trabajar por lo que tendría que ir otro día.

En el momento en que decido esperar para ser atendido por otro especialista, aparece un homosexual vistiendo ropa excéntrica, (Short corto y blusa de encaje) en cuestión de segundos capta la atención de los presentes y todos ríen de su apariencia.

Al parecer, había ido a ver a la persona encargada en atender a los casos de VIH, y no se encontraba en su puesto de trabajo, eso bastó para que el muchacho armara un escándalo que me hizo sentir incomodo, porque estoy en contra de actitudes que de cierta manera denigran la imagen de los homosexuales. Y por desgracia, cuando la sociedad tiene una experiencia de esta índole, asume que todos los homosexuales son iguales.

No creí necesaria esa actitud frente a la gente, que lo único que hizo fue mirarse a las caras y hacer una mueca con la boca, como queriendo decir: son lo peor.

Luego del pequeño homenaje que hiciera el gay, terminó diciendo a viva voz que había ido a buscar preservativos para s…. la palabra sonó bien clarita, luego bajó las escaleras y se perdió del recinto.

Decido levantarme del banco donde estaba sentado y me dirijo al archivo donde entregan los turnos, me paro en la puerta y las trabajadoras que estaban allí despedazaban al homosexual, e incluso, alguna comentó con la que da los turnos que no cogiera lucha que el gay ya estaba condenado con el Sida, y que ese era su castigo.

Parado en la puerta le pregunto a la que da los turnos cuando podría regresar a ver al especialista que me estaba atendiendo, y al notar mi evidente homosexualidad, me mira con cara de odio, y cuando me habla noto que su ira va dirigida a mi persona.

Me llevo una mano al pecho, y sin alzar la voz le pregunto si he hecho algo incorrecto, ella responde que no, y poco a poco veo como suaviza la mirada y cambia el tono de voz, se controla e intenta sacar de su mente al otro gay.

Pero yo sé que en el fondo, nos ve a todos por igual.

Nonardo Perea

Nonardo Perea: Me defino como una persona observadora, me gusta escribir con sinceridad lo que pienso y vivo en carne propia. Para mí resulta un tanto difícil el dialogo, soy tímido y de pocas palabras, es por ello que considero que mi mejor medio de comunicación es la escritura. Vivo en Marianao y tengo 40 años.

Nonardo Perea has 117 posts and counting. See all posts by Nonardo Perea

7 thoughts on “Pagamos todos, justo por pecadores

  • A diferencia de todos los comentaristas yo veo a esa persona no como gay loca o como conflictivo sino como una persona indignada por la falta de respeto que significa que un enfermo tenga un funcionario especial o un medico especial para atender su caso y de contra que ese medico o funcionario no este en su puesto de trabajo ……….. eso se hace en un pais libre y la loca sale millonaria de la cantidad de dinero que cualquier abogado picapleito le saca a un gobierno (estatal o local) que cometa semejante discriminacion…….. y mas indigno e indignante es aun que los condones no se vendan en cualquier gasolinera, bodega o farmacia como en los paises normales……….. para mi el “homenaje” del gay esta bien dado, su indignacion esta bien fundada y su actitud es la normal……… lo que no es normal es la actitud aguantona y complice que los alli presentes y aqui “comentantes” ….. aquellos y estos solo manifiestan el resultado final de un regimen avasallador, abusivo e intimidador que ha convertido al cubano en un pueblo aplastado, sumiso y aguanton…… con exepcion de aquel “majadero” gay!!!!

  • a mi me parece que los gays les pasa a veces igual que a los negros, que ellos mismos se autodiscriminan y a todos los problemas que no tienen que ver con su orientacion sexual le achacan esta. Groseros y mal educados existen en cualquier raza y orientacion sexual al igual que gente llena de prejucios y perjuicios.

  • Dice mi mamá que más allá de los gay de “carroza” están los de “grillo”. Para quién no lo sepa, grillo es el tractor que arrastra la carroza, lo aclaro porque ya hasta el vocabulario folclórico del carnaval parece perdido.

  • Exacto Gusa:

    Y creo que deberíamos ser más firmes al enfrentar ese afán de meter a todos en el mismo saco: si es un hombre homosexual, se da por sentado de que se comportará como loca de carroza, que tal parece que fue la actitud adoptada por el escandaloso del cuento. Si es un negro, se comentará que si no la hace a la entrada la hará a la salida, y si no la hace, porque es sencillamente un ser humano como otro cualquiera, ahí vendrá la pullita de “es negro, pero más decenteeeee…” Ay, Cuba…

  • Respeto a los homosexuales, incluso he conocido homosexuales “mas hombres”” (sin ofender, usando el leguaje pupular), con mas moral, mas honrrades y mas principios que mucho heterosexuales. Pero de verdad con todo respeto (y tambien usando el lenguaje popular) las locas de carroza histericas, o las “camioneras” acomplejadas no hay quien los resista. Estoy 100% de acuerdo con su articulo, pagan justos por pecadores, personas respetuosas, de buena conducta, decentes, que son homosexuales, los tratan como estas locas de carroza que usted describe. Tambien hay otro probema, como dijo el Generalisimo los cubanos si no llegan se pasan, ahora que todas las locas se creen protegidas por la Marielita, se creen que pueden hacer y desaser como les da la gana, nada antes para la UMA y a esconder su homosexualidad, ahora mas histericos y libertinos que nadie. Siento lo que le paso, pero como usted mismo cuenta al final, usted se dio a respetar, y ese especialista se dio cuenta que no es un problema de orientacion sexual, es un problema de educacion

  • ¿Qué crees que hubiera pasado sí eso mismo lo hubiera hecho una persona heterosexual?

    Pensarían que está loco o que es un grosero. Caería mal.

    Lo que está mal no es el ser gay, sino esa conducta que en cierta forma es agresiva con los demás.

  • Asi es la vida, eso no es problema unico de Cuba. Donde quiera pagan justos por pecadores, sobre todo cuando de preferencias sexuales se trata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *