Las mascotas y la emigración de Cuba

En la actualidad existen en Cuba sociedades protectoras de animales que adoptan mascotas abandonadas

Por Nike

HAVANA TIMES – Ayer leí en Facebook un escrito que me inspiró para contarles esta historia.

Cuando yo tenía solo siete años, me conmovió lo que le sucedió a un perrito que vivía muy cerquita de mis abuelos. Sus dueños eran amigos de mi familia y mis hermanos y yo íbamos a jugar con los niños de aquella casa.

Siempre nos invitaban a sus cumpleaños. Era una casa grande, muy bonita, con portales corredores, un jardín muy grande con flores y Arecas, una fuente en el centro y césped que cubría todo el jardín, la rodeaba un muro de piedras. Nuestros padres se sentían muy seguros de que correteáramos y jugáramos con su perrito, que era muy cariñoso.

Un día supe que la familia se fue del país. Nadie se enteró por el misterio que tienen los cubanos con el tema de los viajes, como he dicho en artículos anteriores, mantienen ese tema  en “Top Secret”.

Nos dimos cuenta de su partida porque cuando íbamos a su casa a jugar, la casa siempre estaba cerrada y el perrito desde el portal venía a saludarnos y hasta salía por debajo de una tabla que le faltaba al portón de la entrada.

Todos los días a eso de las 4 de la tarde el perrito salía hacia la parada de la guagua a esperar a sus dueños a que regresaran del trabajo, después cuando llegaba la noche regresaba a la casa y se echaba a dormir en el portal.

Se lo comenté a mis abuelos que siempre fueron amantes de los animales y sobre todo mi abuelo de los perritos. El quiso adoptarlo y lo llevó para su casa, pero no sirvió de nada, siempre se escapaba y volvía a la suya. A partir de entonces mi abuelo y otros vecinos le llevaban agua y comida todos los días. Así poco a poco el animalito se fue apagando de tristeza y murió.

Me entristece mucho la cantidad de años que lleva sucediendo el abandono de las mascotas por sus familias.

En la actualidad existen en Cuba sociedades protectoras de animales que ayudan a mascotas abandonadas, las puede encontrar en la red social de Facebook. Yo recomiendo a todas las personas que quieren emigrar del país, primero que lleven a sus mascotas a estas sociedades que los van a querer y cuidar y le van a buscar un dueño responsable y así no quedan abandonados.

Un mejor final para todos.    

Lea mas del diario de Nike aquí.



Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

Nike has 55 posts and counting. See all posts by Nike

3 thoughts on “Las mascotas y la emigración de Cuba

  • Son otras víctimas del desgobierno cubano. En 1980, durante el éxodo del Mariel, una vecina tenía el dilema de abandonar su perrita y nosotros nos hicimos cargo de su mascota para que ella pudiera salir de Cuba con una preocupación menos. Se adaptó muy bien con nosotros porque éramos vecinos y nos conocía, y la cuidamos más de 5 años hasta que falleció. Por cierto, recuerdo que en los años 70 el gobierno vendía carne para perros, no recuerdo de dónde salía esa carne pero sí que era extremadamente apestosa. Nuestra vecina la compraba de vez en cuando. Ahora se hace muy difícil alimentar a una mascota porque ni el boniato está asequible. ¿Alguien recuerda esa apestosa carne para perros?

  • Buenas Tito que buena tu familia salvaron a ese perrito , la carne para perros creo que le decían bofe, había que salir de la casa cuando la cocinaban pues la peste era insoportable.
    Gracias por tu comentario.

  • La gente es irresponsable al dejar las mascotas abandonadas, los animales muchas veces se deprimen, enferman y mueren al encontrarse sin sus dueños. Por lo menos debieran dejarlas con alguien responsable y de confianza. Ellos no tienen culpa del desastre que es la humanidad.

Comentarios cerrados.