Las mascarillas y el cubano

Por Nike

Conozco mujeres que tienen de todos los colores y lo combinan con las ropas.

HAVANA TIMES – Cuando en las mañanas salgo a la calle me tropiezo con muchas personas conocidas, todas escondidas detrás de sus mascarillas. Además del saludo y los buenos días nos alagamos el protector que llevamos puesto.

Decimos: “¿Cómo estás? Qué bien te combina el protector con la ropa”, y es que el cubano es tan presumido que ya ha implantado una moda para esa prenda protectora que usamos por necesidad.

Conozco mujeres que tienen de todos los colores y lo combinan con las ropas.

Los de color negro son los más gustados por los jóvenes. Las personas mayores, en cambio, prefieren los que aquí conocemos como culeros, que fue el primer modelo que se empleó en Cuba.

Los jovenes prefieren negro.

Lo que es bueno y al mismo tiempo parece increíble es la formalidad con que los cubanos han tomado esta prenda. Cuando salen a la calle llevan más de uno. Yo no pienso que es solo por la multa, que oscila entre los 1200 y 1500 pesos, o por supuesto por la protección. Creo que es porque a pesar de todo lo que hemos pasado, somos, aunque dudemos de eso, disciplinados.

El tipo que prefieren muchos mayores.

Otro aspecto tiene que ver con nuestra forma de mostrar afecto. Para nosotros es casi una tortura no podernos abrazar o darnos un beso o mil besos. Privarnos de ver la expresión en el rostro del otro o que nos vean sonreír o ponernos bravos, es uno de los mayores problemas al que nos enfrentamos usando la mascarilla.

También se ha impuesto un tipo de saludo con el que yo no estoy de acuerdo y que en Cuba lo han tomado de un documental sobre parásitos y es chocar los puños. He visto muchas personas que después de este saludo se tocan la cara o la nariz con el reverso de la mano.

Yo sé que lo que estamos viviendo no es fácil. Pero pienso que si no tenemos ningún contacto físico entre nosotros podremos superar esta crisis más rápido. Es lo que todos deseamos.

Lea más del diario de Nike aquí.

Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.


3 thoughts on “Las mascarillas y el cubano

  • el 8 febrero, 2021 a las 11:19 pm
    Permalink

    Las mascarillas van a estar por mucho tiempo. Inclusive, donde trabajo respiro mucho smog y creo que la usaré como medio de protección laboral. También creo que los diseños se plantearán como una prenda de vestir o para dar diferentes tipos de mensajes.

  • el 31 enero, 2021 a las 2:45 pm
    Permalink

    Gracias, me gusto mucho tu comentario.
    Cuidate mucho
    Un saludo japonés para ti.

  • el 30 enero, 2021 a las 8:57 pm
    Permalink

    Es muy real lo que cuentas, al cubano le cuesta trabajo no ser expresivo, pero no queda más remedio que aceptar la situación de saludarse de lejos, no tocarse es lo mejor, los japoneses inclinan la cabeza, ese saludo es ideal, porque implica respeto. Los nasobucos combinados con la ropa forman parte ya del vestuario mundial. Yo sigo usando los que llaman culeros, porque los otros pierden el elástico y se resbalan de la cara. Gracias por tu post. Abrazos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *