Las Madres se van de Cuba

Flor de la pasión

Por Nike

HAVANA TIMES – De tantas cosas que quisiera escribir hoy escojo un tema que me da mucha tristeza: las madres en Cuba.

Ya he escrito sobre eso pues soy  madre y me toca muy fuerte.

En estos momentos que está viviendo mi país la madre está sufriendo mucho más que en los años anteriores. Uno de los motivos  -son muchos- es que no pueden alimentar a sus hijos como ellas mismas dicen: ‘Como Dios manda’. Es muy común escuchar esa frase en la calle, lo demás es vestirlos, llevarlos a pasear un sábado o un domingo, no hay a dónde llevar a los niños y las niñas que no sea la playa y eso también está difícil pues no hay transporte o está muy malo.

Pero lo peor es que las madres prefieren irse del país solas. Tengo una amiga que se está abriendo camino por todo Centro América atravesando mil peligros para su seguridad y su vida para llegar al país donde dentro de un tiempo reclamar a sus hijos y para mientras proveerlos mandándoles comida y medicinas.

Yo respeto y admiro a esas madres que lo arriesgan todo por sus hijos a pesar de dejar de convivir el día   a día con ellos en esta tierra donde el abrigo de una madre hace tanta falta. Siempre van a quedar traumas para ambos, la separación de un día para otro sin un preámbulo es muy triste.

Otro ejemplo es una amiga, que es como mi hermana, está en la misma situación, ella viajó a Guyana sola para una entrevista en la embajada de los Estados Unidos de América para ver si le daban la visa pues se había casado con un cubano americano. Dejó en Cuba a sus dos hijas con la misma idea de reclamarlas y mientras las puede ayudar mandándoles comida y medicinas, hasta que pueda lograr su mayor anhelo, estar juntas.

Hace unos días caminando hacia el puesto de viandas me encuentro a una amiga que estudió conmigo en la Secundaria y hacía mucho tiempo no la veía y me dice con mucho misterio ‘que no lo comente con nadie’ pero ya tiene pasaje para el sábado viajar a los Estados Unidos pues su hija mayor que reside en aquel país la había reclamado. Ella deja en Cuba a una hija de 16 años bajo los cuidados de sus padres,  los abuelos de la niña.  En estos momentos ya mi amiga viajó, por eso les cuento, aquí en mi país hay una superstición muy grande con no decir que vas a viajar porque creen que si lo dicen, no se les da el viaje.

Las tres madres de mis ejemplos ya están en tierra añorada y sus fuerzas están concentradas en sacar a sus hijas del país, todas coinciden en una cosa, si no lo logran piensan regresar con las hijas que dejaron aquí.

Cada crisis migratoria en Cuba ha tenido su peculiaridad; antes era frecuente escuchar que se fuera el hijo o el padre de la familia. En la crisis presente son muchas las madres las que han decidido ir alante.

Les deseo toda la suerte del mundo para que puedan reunirse con sus hijos en el menor tiempo posible.

Lea más del diario de Nike aquí.

Seguir y compartir:
Pin Share


Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

Nike has 50 posts and counting. See all posts by Nike

2 thoughts on “Las Madres se van de Cuba

  • Qué sucede a la larga y a la corta cuando las familias se reúnen nuevamente en otro país.

  • Familias fragmentadas, es la peor de las tristezas de nuestro pueblo, lo digo por experiencia, parte de mi familia se fue para los Estados Unidos, y eso duele mucho. Compadezco a las madres de los niños pequeños cuando quieren comer alguna golosina y los padres se sienten impotentes por no poder complacerlos.

Comentarios cerrados.