Las guaguas en Cuba

Por Nike

HAVANA TIMES – La guagua es el medio de transporte en el que viaja la mayoría de los cubanos. En otros países se les llama ómnibus o bus. En estos momentos en mi país las hay de petróleo, gasolina y hasta eléctricas, aun así no son suficientes para la capital, donde hay tanta población. Y si la capital está súper mal, imagínense las provincias cómo estarán; casi toda Cuba se ha mudado para la Habana.

Montarse en una guagua es como entrar a un submundo de situaciones muy malas y feas, las personas están tan molestas con lo que están viviendo que se vengan entre ellas mismas.

Cuando la guagua llega a la parada todos corren porque quieren ser los primeros en montarse, la guagua ya viene que casi no cabe uno más. El desespero es porque no quieren quedarse, la siguiente puede demorar de una a dos horas. Al llegar a la puerta las personas empiezan a maltratarse, los hombres con su fuerza bruta empujan a las mujeres como si no hubieran nacido de una o no tuvieran hijas hembras y si les dices algo también te maltratan de palabra.

El cobrador te pide el dinero y te dice que vayas por las puertas de atrás, cuando llegas, las personas que están allí te miran con mala cara, pues casi no hay espacio ni para ellas mismas. Toda esa masa de personas se odia dentro del infierno que se vive en una guagua. El chofer quiere cerrar las puertas y, como no cabe nadie más, el cobrador empuja a todos con mucha desfachatez y falta de respeto. Increíblemente nadie se queja de ese maltrato hasta que las puertas logran cerrar y quedas allí aprisionada que no puedes ni moverte, qué digo moverte…ni respirar se puede…

Dentro de ese transporte existen unos asientos destinados a embarazadas y niños pequeños. Si estás sentado en uno tienes que levantarte y darle su asiento. Pero como hay personas que se hacen los entretenidos para no levantarse, desde que se monta una embarazada o mujer con un bebé empiezan a gritar: El asiento de las embarradas! Con guapería y muy mala forma.

En las guaguas puede pasar de todo, desde la agresión verbal y física, puñaladas, ataques sexuales, robos, son incalculables los atropellos.

Tengo amigos que después de haber pasado por una muy mala experiencia de violencia en ese transporte brutal y salvaje, se quedaron tan traumatizados que se encerraron en sus casas y hasta perdieron sus empleos, pues estuvieron al punto de perder la vida en una guagua.

El sábado pasado iba montada en un P11, la guagua que hace la ruta de Alamar al Vedado; imagínense con tanta población que vive en Alamar y que nada más tengan esa ruta. Venía sabrosa, súper llena, cuando iba por la calle Reina, en el Parque del Curita, una de las lámparas del techo empezó a soltar chispas. A un hombre se le ocurrió gritar: ¡FUEGO! Todas las personas empezaron a dar golpes contra las puertas mientras gritaban. El chofer no podía abrir porque estaba en un semáforo y está prohibido. Las personas desesperadas siguieron empujando, hasta que el chofer avanzó una cuadra y paró, por fin abrió las puertas, la guagua se quedó vacía…y solo era un corto circuito en una de las lámparas; nunca hubo fuego.

Dentro de la multitud que se bajó despavorida se oía una voz de una señora gritando ¡mi celularrr, me lo robaron!

Lea más del diario de Nike aquí.

Seguir y compartir:
Pin Share


Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

Nike has 50 posts and counting. See all posts by Nike

4 thoughts on “Las guaguas en Cuba

  • Hubiera Sido interesante que Andy Warhol utilizará cómo tema las guaguas de cuba.

  • He dedicado un poema a la guagua y lo he publicado en FB, pero te digo que montarse en una guagua es un desafío, porque no sabes lo que te deparará ese horrible transporte, inhumano en Cuba. Prefiero caminar como si fuera un maratón, o tomar un taxi caro. Cuando viaje a Panamá viaje en metro, una maravilla, limpieza y tranquilidad.

  • Un metro en La Habana esta en el plan del Partido para el 2080

  • Ño se volvió a los años 90, yo alcancé esa etapa funesta y tuve que viajar en guagua terribles, me imagino que el ahora están peores y no se sabe pa cuando eso cambie! Dios los bendiga cubanos

Comentarios cerrados.