La negatividad del cubano     

Por Nike

HAVANA TIMES – El cubano en estos momentos y también durante muchos años ha estado pasando por periodos de mucha inestabilidad en todos los sentidos, tanto el económico que es muy fuerte, como el sentimental y emocional, que para mí tiene un peso muy importante en la vida.  Todas esas experiencias y el presente adverso lo han marcado mucho, al punto de convertirlo en una persona muy negativa.

En estos momentos está al límite entre la cordura y el volverse completamente loco.

Yo conozco a muchas personas a las que no se les puede ni hablar y las comprendo, pero a la vez no puedo con eso de verle nada más el lado negativo a las cosas. Yo trato de ayudarlos cambiando el tema o monotema: los precios que suben todos los días, enfermedades y cosas malas. Es casi imposible sostener una conversación pues nada más hablan ellos y repiten lo mismo diez veces.

Ayer llegó un amigo a la casa, siempre le brindo si tengo café o un té aunque sea de plantas del patio, él tenía la necesidad de hablar del último huracán y el apagón general tan horrible que padecimos todos los cubanos por esos días.

Me contó cómo la pasó y que se tuvo que llevar el pollo para la Habana para que no se le descongelara pues tiene dos nietas pequeñas, y que los mosquitos lo picaron tanto que creía que iba a coger el dengue. Bueno, para no cansarlos, todo era muy malo. Está bien, lo entiendo, todos pasamos por eso y no quiero minimizar el daño, pero en una media hora ya me había contado todo y en las dos horas que estuvo en mi casa no dejó de hablar ni un minuto de lo mismo, aunque intenté varias veces cambiarle el tema.

Hace unos días vi un documental de República Checa y me llamó mucho la atención una cosa, la ñconductora del documental se acerca a una cafetería y pide un café capuchino. El dependiente no entiende y le dice con muy mal carácter que no le va a despachar nada. La señora se da cuenta de lo que le pasa y nos explica que ese pueblo ha sufrido mucho, la segunda guerra mundial y el estado totalitario impuesto por la Unión Soviética y que eso les ha cambiado el carácter.

Volviendo al tema de la negatividad del cubano yo creo que hay que luchar contra eso y no dejarse llevar como si fuera un arroyo de cosas negras y tétricas, uno tiene que flotar, salir, respirar y no permitir que te arrastre la corriente….

Pienso que muchas de las cosas que nos suceden, uno las atrae. Si el cubano de hoy esta así tan negativo, pesimista, fatalista y también hipocondríaco, una isla entera con ese poder de atracción quedará deformada y destruida en poco tiempo.

Por eso hay muchas personas que prefieren huir de ella.

Lea más del diario de Nike aquí.

Seguir y compartir:
Pin Share


Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

Nike has 50 posts and counting. See all posts by Nike

2 thoughts on “La negatividad del cubano     

  • Se creyó en la independencia, en una república próspera, en salir de las dictaduras que llegaron después. Estamos en el tiempo de creer en Dios.
    A ver qué sale

  • Es verdad, pero cuando la enfermedad que se llama pesimismo cae encima es difícil quitársela. Estamos rodeados de caos pero la actitud para enfrentar los problemas es más importante que seguir con la misma retórica. Porque lo negativo atrae a lo negativo. Hay que buscar una tabla de salvación, donde se equilibre lo material y lo espiritual.

Comentarios cerrados.