La necesidad cambia a la gente

Por Nike

HAVANA TIMES – Quiero contarles cómo se está viviendo en estos momentos el día a día en Cuba. Los que conocen mi país saben el trabajo que siempre hemos pasado los cubanos para cubrir nuestras necesidades más elementales y que más que vivir, nos hemos acostumbrado a subsistir.

En estos días, con la actual situación, estamos en crisis de todo tipo de artículos, ya sea de uso personal o de comida y todos, como podemos, tratamos de conseguir lo que más urgente necesitamos o lo que se puede. Esto ha generado un cambio de hábitos y gustos.

Por ejemplo, hasta la pasta de dientes que venden en la bodega y que a nadie le gusta, pues casi todo el mundo prefiere las importadas, hoy no se consigue en ninguna parte y se ha convertido en unos de los productos más codiciados y cotizados. De la pasta importada ni hablar.

Menciono la pasta dental solo para que se lleven una idea.

Otro desaparecido es el puré de tomate, que hasta hace pocos días a mí no me gustaba el que venden en los agromercados y ahora me parece buenísimo y le agradezco a las personas, campesinos, que lo producen y que hasta le agregan su propia etiqueta, estén haciendo algo tan necesario, condimentado con cebolla y ajo del patio, lo cual lo hace más sano y fresco. Gracias a ellos el pueblo puede obtener un producto nacional, que ahora mismo no existe en las tiendas del Estado.

De esta forma el cubano de a pie puede comerse unos espaguetis con puré de tomate natural y condimentar su comida con sofritos. Estos campesinos también preparan vinagre, vino seco, ají en conserva, ajo deshidratado etc. Estoy segura que si tuvieran mejores condiciones y recursos la presentación de sus productos y envases serían mejores.

For a lack of proper packaging.

Otra cosa es comer sin arroz, lo cual para el cubano es como un sacrilegio al que ha tenido que acostumbrarse en estos días, pues hemos tenido que suplantarlo por harina de maíz, espaguetis y viandas, que yo pienso son mejores alimentos, pero más caros. Por ejemplo, el chopo está a 6 pesos la libra, el boniato a 4 pesos, el plátano a 3 pesos, etc.

Los cárnicos se han vuelto una pesadilla de terror. Para comer pollo o picadillo hay que hacer una cola de tres días con sus noches para alcanzar un tiquet con el que tienes el derecho a comprar cuando el camión llega. De los huevos, solo puedo decirles, que las gallinas no salen del estrés del ultimo ciclón.

Es todo lo que quería contarles.

Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

Nike has 13 posts and counting. See all posts by Nike

3 thoughts on “La necesidad cambia a la gente

  • Nos hemos vuelto vegetarianos, lo cual es más sano, pero no vegetarianos para consumir todo lo que un vegetariano necesita, porque los agromercados estatales solo tienen platanos y malanga isleña, ya el mango esta fuera de temporada.

  • Muy cierto lo que dice cuban@s, tan es así que todo el mundo dice a bombo y platillo que las tiendas en dolares recien abiertas tienen de todo. Lo que se ve son anaqueles llenos de una marca d espagueti o hileras de un mismo pomo. No se en lo que significa “de todo”. Como mismo hay gente que comenta que en los 80s estábamos bien. Por eso cuando entran a un Carrefour o Walmart les da un infarto

  • Es increíble como las personas se adaptan en gustos y costumbre, malvivir que es lo que hacemos, podemos decir sobre vivir, hay un nivel de estrés en las calles como nunca visto ni en los años noventa, no es fácil engañar, la retórica tienen que cambiarla y de donde sacar mas mentira

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *