En Cuba Mujer y Madre Significan Sacrificio

Por Nike

HAVANA TIMES – En Cuba el primer juego de una niña es a las casitas que consiste en llenar cazuelitas de juguetes con granos de arroz y frijoles y jugar a cocinarlos mientras cuidamos de los muñecos como si fueran nuestros hijos.

Y si tenemos hermanos varones los protegemos y mimamos, como si se tratara de nuestros hijos, les lavamos la ropa y hasta le hacemos la comida.

Nada más cumplimos los diez años ayudamos a nuestras madres mientras los varones se la pasan en la calle.

Recuerdo con que gusto ayudaba a fregar a mi madre parada sobre un banquito para llegar al fregadero. Tan contenta de que mi madre no tuviera que hacerlo todo sola.

Con las escaseces y necesidad que siempre ha habido en Cuba desde que soy chiquita, primero era mi madre quien se quitaba la comida para repartirla entre yo y mis hermanos y desde que soy madre yo me la quito para dárselas a mis hijos.

Este sacrificio ha sido tan grande que hoy en día muchas madres sufren enfermedades debido a la mala alimentación por los sacrificios padecidos durante décadas sin tener una dieta balanceada que nos mantenga con la salud suficiente para ver crecer nuestros hijos y disfrutar con salud de su compañía.

Una madre en mi familia tiene serios problemas de salud por la mala alimentación de cuarenta años. No puede caminar y vive encerrada en su casa volviéndose loca sin solución para sus males.

Quise hablarles de la situación que padecemos las mujeres Cubanas. Tengo muchas amigas que sufren debido a la mala alimentación y los sacrificios que han tenido que hacer y lo mucho que han trabajado para malamente alimentarse ellas y alimentar a sus hijos. Ninguna es un caso aislado y porque a fin de cuentas la mujer en Cuba es la que pone el plato de comida caliente en la mesa.

 


One thought on “En Cuba Mujer y Madre Significan Sacrificio

  • el 19 agosto, 2019 a las 9:06 pm
    Permalink

    Las mujeres son seres especiales, es el verdadero sexo fuerte porque no temen al dolor y se sobreponen a todas las necesidades que la vida impone. En algunas culturas son subvaloradas y maltratadas, cuando en realidad debian rendirle tributo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *