Por Nike

Un tipo de espinaca muy productiva.

HAVANA TIMES – Hoy en Cuba las parejas se acuestan pensando en la comida del día siguiente. Al despertar de lo primero que hablan es qué comerán.

Un matrimonio que conozco, la esposa antes de irse a dormir pregunta:

“¿Tenemos café para amanecer?”

“No. Lo salgo a buscar bien temprano”, responde el esposo.

“Y de comida qué hacemos”, insiste la mujer.

“Nos queda un poco de arroz, huevo y algunos tomates”,

Así termina un día y comienza otro.

El arroz en Cuba es un plato imprescindible en la dieta del cubano. Sin arroz se tiene la impresión que no se ha comido. Antes de la crisis, dicho grano era fácil de conseguir, barato y, sobre todo, los hombres se llenaban con él. Eso se los puedo asegurar como madre de dos hijos varones.

Ahora no se consigue arroz en ningún lugar, no hay viandas, pastas (espaguetis) o harina de maíz que lo sustituyan.

Una familia que conozco ha implantado el sistema de servir una taza rasa de arroz para todos en cada comida. Aun así, no les alcanza para terminar el mes. El Gobierno no da una explicación a esta crisis. El precio de los artículos es altísimo. Aun con el aumento de los salarios no todos los pueden pagar.

Por mi parte he encontrado algunas alternativas para alimentar a mi familia. Tengo sembrado espinaca malabar que preparo como ensalada. He logrado brotes con semillas de diversos productos agrícolas, entre ellas la calabaza, muy rica en vitaminas, minerales y proteínas. También sembré un cactus que me regaló un amigo, cuando lo pruebe les contaré.

Me llama la atención que en medio de la crisis que padecemos hoy la TV, que en Cuba es estatal, no divulgue estas alternativas sanas de alimentación. Sería un comienzo para librarnos de la dependencia diaria del arroz. Yo lo estoy intentando.

Lea más del diario de Nike aquí.

Nike

Nací en La Habana, Cuba. Toda mi vida he tenido al mar como paisaje; me gusta estar cerca de él, sentir su brisa, su olor, tanto como sumergirme y nadar y disfrutar las maravillas que nos regala. Gracias a la habilidad manual que heredé de mis padres he podido vivir de la artesanía. Trabajo fundamentalmente el papier-mâché, haciendo títeres para los niños. Escribo para Havana Times por la posibilidad de compartir con el mundo la vida de mi país y mi gente.

3 thoughts on “El arroz llena, pero…

  • No se buscan alternativas, ni dejan que las personas hagan organoponicos en los barrios, porque necesitan permisos especiales y papeleo, burocratismo empedernido que solo pone trabas y no sirve para nada. Y las personas que no son inteligentes como tu a veces no saben que hacer ni asi posean un jardin. Estamos rodeados de dificultades y no dan alternativas. El otro dia vi en una mesa redonda que justificaban las tiendas en MLC, decian que son para financiar la industria ligera, etc. Pero en las tiendas en CUP se ve lo mismo, el pollo, el aceite, el picadillo grasoso, y algun que otro dia cuando sacan un buchito de papel higienico y detergente. Mas nada!

  • El problema es cuando no se tiene un pedazo de tierra, pero más grave es que muchos tengan que dedicar su tiempo a tareas de sobreviviencia como si estuvieran en un guerra. El estado que es el dueño de la tierra debería propiciar una alimentación adecuada, pero prefieren tener al pueblo sumido en la miseria.

  • Bendiciones para el pueblo cubano y venezolano la patria nada más es una palabra más para manipular a los pueblos y de una manera llevar lo a guerras y a la miseria la lípidia y lo peor a incrementar esa energía negativa del orgullo en cada persona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *