Valores contra signos de peso

Miguel Sanchez

Ilustración por Carlos

HAVANA TIMES – En nuestro país hemos vivido situaciones duras, unas más que otras, pero siempre la población ha estado sometida a innumerables carencias; solo cuando la ayuda del CAME se vivió la mejor etapa, pues había de todo, y en general bastante barato.

Pero sin duda alguna, los momentos más difíciles de los cubanos fueron los años 90, cuando el llamado período especial, con apagones de más de 12 horas, sin nada que comer, el transporte paralizado, etc, y la situación se tornó verdaderamente crítica.

Son muchas las anécdotas de esos días difíciles, que es mejor ni recordar. Pero aún así, y en esas condiciones, los cubanos en su mayoría enfrentaron y soportaron aquello tan terrible. Sobre todo, las mujeres que hacían maravillas en la cocina para que sus hijos no se quedaran sin llevarse algo a la boca, al menos una vez al día.  Si alguien se merece el mérito de aquellos días en este país, son las cubanas. Con trabajo, modestia y honradez superaron los momentos más duros.

Sin embargo, con el transcurso del tiempo y a medida que las cosas empeoraban, la población en general iba perdiendo los mejores valores del ser humano, y ha continuado hasta nuestros días, incluso entre familias, amigos y en la sociedad toda.

El presidente de los Consejos de Estado y de Ministros del país expresó su preocupación al respecto recientemente, en la última sesión de la Asamblea Nacional del Poder Popular. Y Raúl Castro lo hizo en su momento también. Hoy en las calles se escuchan comentarios de las personas alarmadas con esta situación.

Hace solo un par de días presencié una escena horrible. Iba atravesando la plaza de la Catedral de La Habana, cuando vi cómo una señora le hablaba a una niña muy pequeña, señalaba para un grupo de turistas españoles, y la incitaba a que fuese a pedirles caramelos o dinero. La niña lo hizo, y sí, hasta la cargaron y le dieron algunas cositas. Tanto la señora, que no sé si era su madre, como la niña, estaban bien vestidas y nada delgadas, se veía que la necesidad no era extrema.

En otros momentos he visto casos parecidos por esa zona y me pregunto: ¿dónde están los valores de esas personas? Y los de otras que envían a sus hijas o hijos a rondar hoteles y cazar extranjeros para que se “enamoren” de ellos, se casen, se los lleven lejos para después recibir el premio: unos cuantos miserables pesos o un poco de pacotilla barata. Qué padre o madre puede dormir tranquilo enseñándole a su prole a pedir, a prostituirse. Escenas así, personas sin escrúpulos como esas, dejan mucho que desear de una sociedad que aspira a ser ejemplo de justeza y valores éticos.

Entonces, si queremos lograr un pueblo y un país digno, respetado por todos, tendremos que luchar para que vaya desapareciendo la filosofía mezquina del maldito dinero a costa de cualquier cosa. No importa la ideología o la raza, ni la orientación sexual o la religión, lo que necesitamos es una sociedad en la que el hombre no se convierta en el lobo del hombre, sino en su hermano, una sociedad con valores éticos y, especialmente, con sentido de pertenencia, identidad y luz propia. ¿Será posible eso? Si un día llegamos a lograrlo, entonces podremos sentirnos felices y orgullosos de ser cubanos.

 

Miguel Arias Sanchez

Miguel Arias Sánchez: Nací en Regla, en el año 1949. Allí hice mis estudios primarios y secundarios. Luego me incorporé a los cursos de maestros populares y ejercí varios años. Pasé el Servicio Militar y enseguida que me desmovilicé estudié, ya de manera oficial, el magisterio; después la Licenciatura en la Universidad de la Habana. Por casi veinte años ejercí en las aulas de la Habana. Luego tuve la suerte de viajar y conocer otra realidad. Regresé, y actualmente realizo distintas actividades por cuenta propia.

Miguel Arias Sanchez has 52 posts and counting. See all posts by Miguel Arias Sanchez

6 thoughts on “Valores contra signos de peso

  • …”habia de todo”…La escasez de todo que comenzo’ en el 1959, han afectado seriamente la memoria y percepcion del autor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *