La discriminación racial en Cuba

Miguel Arias Sánchez

Vacaciones infantiles. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES – El tema de la discriminación racial en Cuba es un tema muy escabroso y sensible que hay que enfocar con mucho tacto, para que no haya confusiones ni personas heridas.

El 10 de octubre de 1868, Carlos Manuel de Céspedes dio la libertad a sus esclavos, en un gesto de valentía y desprecio absoluto a toda forma de discriminación racial y esclavitud; fue un día grande para Cuba.

Después, con el transcurso del tiempo y los distintos gobiernos de turno, surgieron nuevamente manifestaciones de discriminación racial en nuestro país. En la época de Batista, recuerdo que en Regla se daba en el Liceo el famoso Baile de las flores. Los cubanos que me leen se acordarán de eso ahora, a esa festividad no podían ir los negros y sus parejas. A unas cuadras estaba la sociedad Juan Gualberto Gómez, era ahí a donde iban a divertirse.

En la escuela primaria recuerdo que un amigo mío siempre estaba triste, pues los demás alumnos no se reunían con él y apenas lo trataban, él era negro.

He estado conversando con personas que arriban de Cárdenas, Matanzas, y me cuentan cómo antes los negros iban por una acera y los blancos por otra. Incluso cuando un blanco entraba a un ómnibus el negro tenía que levantarse y darle el asiento. A tal punto de humillación se llegó en este país.

Aclaro que cuando digo negro no estoy siendo despectivo. Fidel dijo en un discurso: “Alguien habló de un compañero de color; no señor, al negro hay que decirle negro; está la raza blanca y la raza negra. No es ninguna ofensa decir negro o blanco, más humillante es llamarlo ‘de color’. ¿De qué color?”.  Y concluía: “Solo existe la raza humana”. Yo me identifico con ese pensamiento.

En Cuba, hoy el Estado y sus leyes prohíben todo tipo de discriminación, ya sea racial, de sexo, o laboral; está plasmado en la Constitución de la República. Sin embargo, en los últimos años se notan con más fuerza rasgos alarmantes de discriminación.

En una foto del periódico Juventud Rebelde por los actos del 4 de abril, día festivo para los pioneros, varios niños posaban felices. El grupo estaba integrado por dos negros y cuatro blancos. Me pregunto: para que la foto refleje la diversidad racial de Cuba ¿no es mejor compensar con tres de cada raza?  En las telenovelas, la mayoría de los actores son blancos y hay una escuela de artes en Cuba donde se gradúan artistas muy buenos, blancos y negros. ¿Y entonces?

Por Radio Rebelde supe del chofer del taxi que bajó y ofendió a una muchacha que iba en su carro. El tipo fue muy claro: no quiero negros en mi carro. Creo que le espera una buena sanción, pues el caso corrió como pólvora y las autoridades tuvieron que actuar. Pero ese es el pensamiento de muchas personas en la calle. En las paladares y otro establecimientos de Gastronomía también se nota. Conozco una paladar en la Habana Vieja que solo contrata jóvenes blancas, rubias y de ojos azules. No sé si el dueño tendrá algún trauma con el color azul.

A mí, gente de mi propia familia han intentado con bromas y risitas criticarme porque mi compañera es mulata. Los he tenido que situar en tiempo y espacio, como se dice en Cuba.

Es un asunto serio y preocupante en un sistema que se proclama justo. Tanto el Estado como las organizaciones y organismos correspondientes deben prestar atención especial y sistemática a este problema que aumenta cada día y que si se deja de la mano, a la corta o a la larga puede traer serias consecuencias para toda la sociedad.

Miguel Arias Sanchez

Miguel Arias Sánchez: Nací en Regla, en el año 1949. Allí hice mis estudios primarios y secundarios. Luego me incorporé a los cursos de maestros populares y ejercí varios años. Pasé el Servicio Militar y enseguida que me desmovilicé estudié, ya de manera oficial, el magisterio; después la Licenciatura en la Universidad de la Habana. Por casi veinte años ejercí en las aulas de la Habana. Luego tuve la suerte de viajar y conocer otra realidad. Regresé, y actualmente realizo distintas actividades por cuenta propia.


11 thoughts on “La discriminación racial en Cuba

  • el 20 diciembre, 2017 a las 12:35 pm
    Permalink

    Cualquier comentario sobre un tema social como el racismo siempre lleva implícita la huella de la experiencia personal de cada cual y de sus afinidades políticas e ideológicas. Aunque no tengo estadísticas, creo que hoy, el país con mayor integración racial en el Mundo es Cuba, a pesar de los problemas que puedan subsistir. Cuando yo era niño (década de 1950), una pareja blanco-negra era un pecado y si era negro-blanca, casi un asesinato. Eso hoy es muy común en este país e incluso, hubo un “amigo” ecuatoriano (mestizo, por cierto), que criticaba la “promiscuidad” de parejas inter-raciales aquí, porque allá se mantenían separados, para conservar “las tradiciones”. Es Cuba, probablemente, el país con mayor mestizaje de este continente y resulta obvio que cuanto mayores sean los prejuicios y exclusiones raciales, menor será el mestizaje. Me viene a la mente una muchacha mapuche, pareja de un “gringo”, que se explayaba molesta porque en su país se discriminaba objetivamente por la raza, el sexo, el apellido, la fortuna, el modo de vestir… con las mismas competencias y desempeño, ella tenía un salario notablemente menor, solo por ser mujer y por su apellido. Volviendo a Cuba: ¿Por qué no se propone en las asambleas de nominación a más negros para que asciendan y lleguen en mayor proporción a las Asambleas Provinciales del Poder Popular? No se debe mirar solo a los máximos niveles del poder, porque allí fueron a parar las personas más sacrificadas y capaces que dirigieron la lucha contra Batista. Esto no es tan simple como algunos creen, porque las tradiciones y proyectos de vida no se cambian tan fácilmente y menos aún por la sola voluntad de un líder, que de paso debo señalar, está entre los que más han hecho por elevar la dignidad de la raza negra en el Mundo. No miren solo a los estamentos de dirección ni desde fuera, porque hay que estar dentro y abajo para percatarse de que en los exámenes de ingreso a las universidades, a los que los estudiantes de pre-universitario asistían por voluntad propia y desde hace años, sin requisitos previos del expediente acumulativo, la proporción “blancos” – “negros” era alrededor de 4/1, pero algo similar se observa en la relación hembras/varones. Esto no es un problema de falta de oportunidades ni de discriminación, sino de proyecto de vida que la familia inculca en sus hijos, y de la voluntad manifiesta de estos para asumir un mayor esfuerzo, que casi siempre está detrás de cualquier empeño de esta naturaleza. En resumen, es injusto e interesado políticamente intentar presentar a Cuba como un antro de racismo. Al menos donde yo trabajo, ese no es un problema y estoy a la caza de cualquier persona que esté en disposición de asumir la responsabilidad que pesa hoy sobre mis hombros ya a punto de jubilarme, sea negro, mulato, jabao, indio, semiblanco, rubio o albino. Pueden estar seguros de que nadie aquí mirará cuál es el color de su piel, sexo o apellido, sino su disposición para el trabajo y capacidad para desempeñar la tarea.

  • el 25 agosto, 2017 a las 7:41 am
    Permalink

    Texto simple
    superficial
    cursi

    una composicion hecha por un niño de 5to grado.

    La realidad del racismo en Cuba debe escribirse desde el fondo. Sentirlo desde el fondo.
    los argumentos que expones son demasiado cursi.
    No llegan tus palabras, tus frases son pobres. No eres fuerte.

    Miguel Arias Sanchez: No te creo.
    Perdon, el titulo esta buenisimo!!!!

  • el 22 agosto, 2017 a las 11:52 am
    Permalink

    Coincido, sobre todo con la última frase.

  • el 22 agosto, 2017 a las 11:50 am
    Permalink

    No porque exista en el mundo entero hay que dejar de hablar de ello no tito? Coincidirá usted conmigo, me imagino….

  • el 19 agosto, 2017 a las 2:48 pm
    Permalink

    Estimado Alberto: Comparto su criterio que refiere que del 59 para acá la posibilidad de estudio, trabajo, acceso a la salud se hizo extensivo a todos los cubanos,sin distinción de raza o sexo. Ahora bien, lo que resulta extraño es que , pasados 60 años, las manifestaciones de racismo se mantengan (hace 15 o 20 años de manera solapada, en forma de chistecitos o cancioncitas: “quién tiró la tiza?, el negro ese”) y hoy en día de manera más abierta por pseudocapitalismo tropical que se está gestando en Cuba. Considero que el estado tiene responsabilidad directa en esto, me explico: en un proceso ilógico se condenó todo lo aburguesado en lo cual se inclkuyeron las buenas maneras tanto en lo social como en lo cultural, y se pretendió dal un falso toque propletario a lo marginal, todo eso condujo a la situación social presente en la Cuba de hoy. En Cuba 2017 la grosería. la violencia y agresividad imperan (en blancos y negros), el poder adquisitivo de las personas lo va marcando todo, hay blancos con plata y hay negros con plata, conformando los “nuevos ricos” situads (aunque no admitido oficialmente) por encima del resto de la población; todo eso es caldo de cultivo para el racismo, que no es exclusivo de los blancos, entre los negros también existe entre ellos mismos y también contra los blancos (tal vez como una forma de autodefensa). Saludos.

  • el 19 agosto, 2017 a las 1:55 pm
    Permalink

    mi comento rapresenta el mero hecho que he visto in mi viaje , no quiere ser una critica contra la organizacion social cubana,sin embargo esta forma de organizar el desarollo social de parte de lo chefes sera’ estada la mejor que se podia haber por Cuba y su futuro.

  • el 19 agosto, 2017 a las 12:55 pm
    Permalink

    estoy llenamente de acuerdo Cuba es un pais racista no lo es oficialmente pero’ cualquiera extranero que visita cuba y tiene cerebro despierdo no puede no ver que quien trabaja con machete en la calle son negros quien alquila lo carro y lo maneja son blancos ,me recuerdo que el comite’ gobiernativo que se ver a la television en la decada de los anos ’90 tenja 1 negros y 20 blancos,Cuba es todas asi los trabajos mejores son de lo blancos,A parte quien pudo como mi pasar mucho tiempo en cuba pudo ver como la educacion de la familia considerablemente de condicion sobre la media cuando los hijos llegan a la adolecencia las madres le vietavan de hacer amistades con negritos o mulatiquos y de llevar estos companeros en la casa.De mas que yo sepa porque me lo contaron (Yo no lo leer )el famoso libro sobre la guerilla de el “CHE” explica en manera abierta como los negros no serven para nada en batalla porque Cheguevara se fue de el Congo en los anos 60 porque como el escribe los negros en vece de estar pendiente de el combate se iban de fiesta tribal,y esto deja entender que la consideracion sobre los negros de la clase dirigente blanca cubana fue siempre muy mala

  • el 19 agosto, 2017 a las 9:25 am
    Permalink

    Racismo hay en el mundo entero, y Cua es parte del mundo. Desgrasiadamente creo que forma parte de los genes del ser humano, no sé, quizás venga desde que viviamos en diferentes tribus.

  • el 19 agosto, 2017 a las 7:24 am
    Permalink

    Muchos que nunca han hablado o tocado el tema, van a exigirle a este articulo, -por superficial e incompleto que pudiera ser-, lo que ellos nunca han hecho ni haran en sus vidas. Por ello gracias Miguel por mantener latente, vivo, este tema que averguenza a blancos, negros y mestizos Cubanos por igual.

    Otros menos honestos, se aprovecharan para intentar convertir la grave cuestion racial que aflige el pais, para arremeter en contra de Fidel Castro. Fidel escribio su historia, gustenos o no y habra alcanzado o no sus objetivos, pero lo que mas le duele a estos aprovechados, es que aun con su limitacion, estos 50 años de Revolucion ha aportado mas educacion, logros, avances y progresos para los negros, que los 500 años anteriores.

    Es por eso, que cientos de negros intelectuales hoy, pueden luchar, denunciar, defender nuestros derechos y reclamar nuestro justo lugar, como lo hizo la joven estudiante de derecho cuando fue maltratada por un animaculo disfrazado de taxista, como no lo pudieron hacer nuestros abuelos indefensos, inermes, encadenados en las bodegas de barcos negreros o segredados durante la pseudo republica.

    Hipocritas y asalariados pretenden aislar la justa denuncias de estos males por negros educados, capaces de cuestionar las acciones del gobierno sin atacarla, socavarla o pretender derribarla.

    Nuestra lucha continuara hasta nuestra total emancipacion, sin llegar a las contradicciones antogonicas que hoy devoran a los Estados Unidos. Gracias Miguel por este y otros articulos sobre el tema en el futuro. Juntos crearemos esa nacion como la soño Marti, con todos y para todos y por la que murio, Maceo, Mariana y muchos otros.

  • el 18 agosto, 2017 a las 10:50 pm
    Permalink

    Texto carente de la sustancia que verdaderamente merece el tema. Éste tema del “presente racismo” en Cuba, (vamos a olvidarnos del racismo batistiano, o que si los blancos bailaban en la rotonda y los negros por afuera) , el charlatán que les tocó para ser su líder lo único que hizo fue coger a los negros pa’l trajín, lo demás es boberia, siempre ha habido racismo, todavía lo hay, (y peor que el batistiano, diría yo), y gente estúpida estilo tu propia familia.

  • el 18 agosto, 2017 a las 8:27 am
    Permalink

    Miguel. El texto muy interesante, pero demasiado “por los pelos”. Yo creo que en la Cuba de hoy se dan, día a día, decenas de situaciones mucho más penosas que esas que -por arribita- has querido solo nombrar. Por otra parte, me perece poco serio dar una justificación de un asunto con las palabras de otra persona. Ese nota del discursito maniguero de Fidel no justifica nada, pues bastante racista que él era, ya que su -supuesto- “anti racismo” siempre fue pura manipulación. Un consejo de un profesional del Periodismo: Usa tu propia convicción para dar un criterio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *