Hablando muy claro

Miguel Arias Sánchez

Ya vino el pollo. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — El otro día estuve escuchando un programa radial en el que dos periodistas comentaban distintos temas de la actualidad nacional.

Me interesó el asunto y lo oí hasta el final: “Planes que se convierten en planazos a la economía”, y es una realidad indiscutible lo que exponían.

Hay quienes sentados detrás de un buró, con aire acondicionado y un carro en la puerta, hacen planes que, cuando llegan a la base, ya están aprobados. Entonces la pregunta se impone: ¿participan todos los factores objetivos y subjetivos que hay que tener en cuenta al hacer un proyecto económico?

En el socialismo se expresa que los medios de producción están en manos de los obreros, por tanto, estos juegan un papel determinante en la sociedad. Otro de los preceptos del socialismo es la participación directa y la discusión de las masas en la aprobación de decisiones, que repercutirán en la sociedad.

¿Se hace eso realmente?

¿Esa persona que realiza una planificación, consulta con los obreros y todos los factores si están creadas las condiciones para llevarlo a cabo con éxito? ¿Se le hacen cambios de acuerdo con la realidad concreta?

No se hace, viene aprobado de arriba y se implementa, resultado final: ese plan como lo definió el periodista de la radio, se convirtió en un planazo a la economía.

Al final, y como siempre referente a la paga, es el ciudadano quien sufre y pierde por el  libretazo de quien lo proyectó y aprobó, sin tener en cuenta los elementos esenciales y preceptos del socialismo.

En el año 1961, en un acto de masas, se proclamó este sistema al que hoy muchos ignoran,  aumentando las penurias de la sociedad, por la decisión unilateral y autosuficiente de un plan mal “planificado”.

Miguel Arias Sanchez

Miguel Arias Sánchez: Nací en Regla, en el año 1949. Allí hice mis estudios primarios y secundarios. Luego me incorporé a los cursos de maestros populares y ejercí varios años. Pasé el Servicio Militar y enseguida que me desmovilicé estudié, ya de manera oficial, el magisterio; después la Licenciatura en la Universidad de la Habana. Por casi veinte años ejercí en las aulas de la Habana. Luego tuve la suerte de viajar y conocer otra realidad. Regresé, y actualmente realizo distintas actividades por cuenta propia.

Miguel Arias Sanchez has 52 posts and counting. See all posts by Miguel Arias Sanchez

2 thoughts on “Hablando muy claro

  • Miguel, lo que pasa es que entre los lineamientos, las marchas, los desfiles, los actos de repudio, la emulación socialista, las efemérides, la vigilancia colectiva, los domingos de la defensa, los fórums de ciencia y técnica, las reuniones del PCC, UJC, FMC, MTT, ANIR, los trabajos voluntarios, las movilizaciones a la agricultura, los proyectos, planes, consignas, pancartas, murales, panfletos, tribunas, matutinos, mesas redondas, fortalecimiento político ideológico, maratones productivos, meteoro 2017, compromisos quinquenales, semestrales, anuales, mensuales, trimestrales, la guardia obrera, el bloqueo, el imperialismo yanki, las agreciones externas e internas, la compañera que no vino, el cuño que no estaba, la sanción del incumplidor, amonestar al rezagado y la guagua que no pasa, pues bueno…. no queda mucho tiempo para analizar los factores objetivos y subjetivos de por que diablos no hay calabaza si es algo que nace hasta en una pila de escombros…

  • Quienes son “los factores objetivos y subjetivos”? Eso suena a planificacion socialista, la misma que nunca ha dado resultado. En cualquier industria que se respite el obrero cumple con lo que la administracion planifica y ordena, siempre y cuando obtenga sus beneficios y no se abuse de su trabajo, pero el obrero no participa en la planificacion de nada, a no ser que sea miembro de una cooperativa. Vayanse quitando de la mente eso de discutir planes de produccion y mejor exijan mejores condiciones de trabajo, mejores salarios y que los que mal planifican sean penalizados y no como ahora que caen para arriba.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *