Alguna música y porquería van de la mano

Miguel Arias Sánchez

HAVANA TIMES — No tengo nada contra la música, al contrario, desde pequeño me sentaba a oírla por la radio, sobretodo, la romántica; soñaba mientras la escuchaba y eso me hacía sentir bien y feliz. Mi padre era violinista y el ambiente musical en la casa me venía de muy cerca. El paso de los años no ha hecho que merme en mí ese gusto.

Tanto en Cuba como en el mundo hay excelentes músicos reconocidos, que gozan de gran admiración y respeto por lo que hacen, ya sea popular, clásica, romántica, etc.

Sin embargo, en nuestros días han surgido cantantes o grupos que lejos de enaltecer la música cubana, gustada en el mundo entero, la degradan y empobrecen. Cuando escuchamos un reguetón con alguna letra que no dice nada u otro grupo con letras de canciones que dejan mucho que desear como: quimba pa que suene, te la doy cómo tú quieras, cógemela mami, y otras que no se conciben en una sociedad que proclama educación, buen gusto y lo correcto. Esas letras y músicas son sencillamente una porquería, además, una falta de respeto a tantas personas que han puesto la música cubana en un sitial honroso en el mundo.

Y me pregunto: ¿Qué hace el Ministerio de Cultura? o la gente que tiene que ver con la difusión y cuidado de la música y letra que no solo llega a los mayores, sino a los niños que desde muy pequeños están escuchando semejantes barbaridades.

En una entrevista reciente al maestro Frank Fernández decía, y cito: “Lo que ocurre es preocupante y hay que hacer algo para que la buena música cubana no se pierda”.

A quiénes les toca hacerlo, no lo sé; pero lo que no se comprende es que hay otros cantantes a quienes no se le promueve, no se les difunde su música, ni siquiera los llaman una vez a la televisión a cantar una canción bonita, que transmita un sentimiento o deje un mensaje, como sucede con  las verdaderas canciones.

Y que cuatro personas se suban en una tarima a cantar bestialidades y se les aplauda, se les difunda y como premio se le dé un viaje al exterior a llevar semejante basura.

¿Qué diría Benny Moré, por citar a alguien insustituible en la música cubana y tantos otros?

La buena música, sea un bolero, una balada o cualquier ritmo, cuando se hace con calidad, con gusto y con amor, llega a las personas que la escuchan con agradecimiento. El Che repitió muchas veces que la calidad es el respeto al pueblo, entonces no es hacer música por hacerla, por ganar dinero (que también hace falta) o meterse en un avión a traer pacotilla.

Es hacerla para que se escuche, se disfrute y siga siendo la verdadera música cubana, la que ha hecho bailar a millones de personas y que otros tantos millones la escuchen, la disfruten y la vivan en el mundo entero, para satisfacción y orgullo de toda Cuba y de cada cubano que se encuentre en cualquier lugar apartado del mundo.

Miguel Arias Sanchez

Miguel Arias Sánchez: Nací en Regla, en el año 1949. Allí hice mis estudios primarios y secundarios. Luego me incorporé a los cursos de maestros populares y ejercí varios años. Pasé el Servicio Militar y enseguida que me desmovilicé estudié, ya de manera oficial, el magisterio; después la Licenciatura en la Universidad de la Habana. Por casi veinte años ejercí en las aulas de la Habana. Luego tuve la suerte de viajar y conocer otra realidad. Regresé, y actualmente realizo distintas actividades por cuenta propia.

Miguel Arias Sanchez has 52 posts and counting. See all posts by Miguel Arias Sanchez

4 thoughts on “Alguna música y porquería van de la mano

  • Cuba es el peor país que he visitado. Es sucio, destruido, gente incívica, gente vaga, gente que tima… No vale la pena ir. Es una pérdida de tiempo.

  • Lamentablemente se ha perdido la educación y lo que es peor es que lo mas malo de la sociedad y la vulgaridad se han ido tomando los espacios que no hemos sido capaces de crear para mantener una buena educación y cultura,gracias a tanta cantaleta politica y revolucionaria y de creación del hombre nuevo en las escuelas al campo y en el campo que no hicieron mas que acabar con la familia.Pues este es el resultado de tanta ideologia que no sirve ni servirá de nada pues a la juventud cubana hace mucho tiempo que no le interesa.

  • Basta ya de pedir censura, como si faltase de eso en Cuba. Lo que a usted (y a mí) le parece porquería le gusta a la gente, ese es el resultado de 60 años de “Revolución” y “hombre nuevo” y arreglar eso, si tal cosa es posible, no va a ser con más censura.

    ¡Gracias Fidel!

  • En Cuba, además de todo lo demás, los medios de difusión radiales y televisivos tienen un solo dueño (que bien sabemos que no es el pueblo). Si el mal gusto impera alimentado por este tipo de producciones de las que el autor comenta que son una porquería pero aún así son ampliamente difundidas, es porque el dueño lo permite.
    Tampoco ayuda que la gente, a pesar de conformar el pueblo más culto del planeta, les dé su entusiasta aprobación. Así que a llorar a punto cero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *