Los Sueños de una joven de una pequeña ciudad

By Michelle Quezada

Michelle Quezada

HAVANA TIMES – Mi nombre es Michelle. Soy una joven nicaragüense de 20 años, interesada en el medio ambiente y que le encanta explorar y aprender cosas nuevas.  

Nací y crecí en San Marcos, un pueblo pequeño ubicado en el corazón de la meseta de Carazo, de la región sur de Nicaragua.

Esta zona se caracteriza por tener un clima tropical y fresco, los suelos son de muy buena calidad para la agricultura. Se practica mucho la siembra de café en algunas áreas del municipio.

Las fiestas patronales se celebran el 24 y 25 de abril, en homenaje al Santo Patrono San Marcos, al cual debe el nombre la ciudad.

En esas fiestas locales se acostumbran los bailes folklóricos como: Los Diablitos, El Güegüense, El Toro Huaco, el baile de Las Inditas y el baile de La Vaquita de San Marcos.

Crecí con ansias de explorar el mundo, terminé mi secundaria en el 2017.

La ciudad tiene una sede de la universidad estadounidense, Keiser University. Cuenta con un campus residencial con un calendario estadounidense. Yo era estudiante allí, en el área de idiomas. Me encontraba en un curso intensivo de un año para aprender inglés.

Toda mi vida supe que las metas se pueden cumplir con disciplina, amor y dedicación.

Me considero una persona luchadora, soñadora y perseverante. Las cosas cuando nos gustan y se hacen con pasión se disfrutan y no se sienten como una carga.

Me comenzó a interesar la naturaleza cuando cumplí 11 años. Me gusta hacer senderismo y estar rodeada de la naturaleza. A veces creo que la ciudad es muy ruidosa para mí, y he tenido la oportunidad de conocer algunos lugares turísticos en Nicaragua y en Noruega, donde actualmente vivo por giros inesperados de la vida.

Quiero estudiar Ingeniería Ambiental. También me gusta la moda y una de mis metas es crear una marca ecológica de ropa.

Últimamente nos dejamos llevar más por la vanidad y no nos damos cuenta que el medio ambiente sufre cada año con las cantidades de prendas que van para la basura y no se reciclan. Eso puede cambiar, pero para que ocurra tenemos que concientizarnos primero cada uno.

El mundo está sufriendo, debido a que los seres humanos nos hemos encargado de dañarla poco a poco. Lo podemos ver reflejado en la tala de bosques, en los lagos contaminados y en reservas naturales casi destruidas y algunas ya no existen.

Algo que me llamó mucho la atención durante la cuarentena del 2020 fue ver como en varios países la naturaleza y animales estaban reclamando sus espacios. Por ejemplo, en Italia, donde las ciudades estuvieron totalmente vacías y solas, los delfines comenzaron a nadar en las costas de Cagliari.  

Lea más desde Nicaragua aquí en Havana Times.

One thought on “Los Sueños de una joven de una pequeña ciudad

  • el 16 marzo, 2021 a las 11:10 pm
    Permalink

    Esperamos tus historias, suerte!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *