Rápido y furioso en La Habana

Mercedes González Amade

centro-deportivo-Martí
Ilustración: Carlos

HAVANA TIMES — La capital vivió un gran revuelo por la filmación de escenas de la película Rápido y Furioso, que ya va por su octava parte; las sagas están de moda. Pero bueno, el mundo del espectáculo es así, ese no es el tema que me ocupa.

Resulta que, por estar ubicado en la céntrica zona del malecón habanero, el lugar donde entreno desde hace tiempo no escapó a la influencia del filme. Casi un mes demoró el alboroto, entre el acondicionamiento del área y la filmación.

La cancha de bádminton se convirtió en el comedor de los que trabajaban en esta producción; los tráileres de los actores principales se ubicaron en la pista y por esa razón (y otras) los encargados de la seguridad pusieron gran empeño en aumentar la vigilancia del lugar. Pero también hubo cambios positivos en el enrejado, el enchape de algunas paredes y la iluminación. Se colocaron contenedores de basura para garantizar la limpieza, además de la pintura que le dio un cambio total al sitio.

Lo otro importante fue que este maratón sirvió de mucha ayuda a los trabajadores del centro deportivo, pues fueron bien remunerados por sus servicios.

Ya la algarabía pasó y todo volvió a la normalidad, pero al incorporarme a mis entrenamientos habituales, las mejoras son ostensibles.

Ojalá vinieran más personalidades como Vin Diesel, si esto acarreará beneficios. Es triste ver cómo se deteriora un espacio tan conocido en la capital como es el centro deportivo José Martí, tan concurrido por la población. Imagino que así como arreglaron este sitio, otros habrán corrido igual suerte. ¡Qué bien!

Mercedes González

Mercedes González Amade: tengo 38 años y soy discapacitada. Sobre muletas o en silla de ruedas lucho a diario en esta vida. Tengo un niño de 12 años que es mi inspiración principal y por el que lucho a brazo partido. Ocupo un cargo en la institución gubernamental que atiende a los discapacitados de mi municipio y en las tardes practico Tenis de Campo bien lejos del lugar donde vivo. Mi intención con Havana Times es contribuir a contagiar el deseo de vivir y de hacerlo dignamente, sobre todo en personas con dificultades físicas y motoras.


3 thoughts on “Rápido y furioso en La Habana

  • el 10 junio, 2016 a las 5:53 am
    Permalink

    “Cuba mas independiente que nunca”. Da verguenza tener que esperar que venga un cualquiera del extranjero para que den una pinturita o pongan una chapa metalica. Y lo peor es con que alegria lo reciben!

  • el 9 junio, 2016 a las 3:31 pm
    Permalink

    !Qué vieja está ya esta crónica! ?HabanaTimes o La Comedia Silente? (Más respeto !Por favor!)

  • el 9 junio, 2016 a las 12:17 pm
    Permalink

    ¡Bienvenido, Mr. Marshall!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *