Juventud, tesoro divino…

Mercedes González Aguade

Juventud cubana.  Foto: Juan Suárez
Juventud cubana. Foto: Juan Suárez

HAVANA TIMES — Mientras estaba en la farmacia coincidí con algunas madres de los amiguitos de mi hijo Carlos Adriel. Conversamos mucho y, como siempre sucede, casi todos los temas giraban sobre el gran tema: los hijos.

La educación, la ropa, la adolescencia y sus cambios, en fin, tratando de arreglar el mundo… y llegamos a algo importante que nos preocupa: no hay un lugar donde ellos puedan soltar su energía y canalizar el desborde hormonal de esa etapa.

A veces están en lugares que no se corresponden con su edad: o están ya mayores o muy jóvenes –en este caso casi siempre captando lo negativo del sitio.

Por eso la mayoría del tiempo los obligamos a permanecer en casa sentados frente al televisor, la computadora o los juegos de videos, privándolos de su derecho de diversión y esparcimiento. Como madres, nos preocupamos por su seguridad e integridad, pero nos sentimos culpables por esta situación.

Lo digo principalmente por mi propio hijo que apenas sale. Las opciones son limitadas: Vedado, Coppelia y alguna fiestecita de un amiguito o compañerito de aula. El cine sería otra opción, pero con la posibilidad de llevarlo a casa con el DVD, los mismos muchachos lo ven como algo anticuado.

Todos, madres e hijos nos sentiríamos agradecidos si existieran lugares para adolescentes, donde los precios fueran asequibles y el alcohol y la violencia estuvieran terminantemente prohibidos.

Algunas madres ceden su vivienda una vez al mes para que sus hijos tengan unas horas de recreación aunque sea con música y agua, pero seguros. Eso está bien, pero yo siento que los limita mucho pues al fin y al cabo siempre están encerrados entre cuatro paredes, y deben preparase para la calle, salir, conocer.

Otra preocupación es que una vez solos en la calle, quieran vivir su adolescencia “a plenitud”, los domine su deseo de diversión y quemen etapas de esa bella y adorable edad tan difícil de guiar.



Mercedes González

Mercedes González Amade: tengo 38 años y soy discapacitada. Sobre muletas o en silla de ruedas lucho a diario en esta vida. Tengo un niño de 12 años que es mi inspiración principal y por el que lucho a brazo partido. Ocupo un cargo en la institución gubernamental que atiende a los discapacitados de mi municipio y en las tardes practico Tenis de Campo bien lejos del lugar donde vivo. Mi intención con Havana Times es contribuir a contagiar el deseo de vivir y de hacerlo dignamente, sobre todo en personas con dificultades físicas y motoras.

Mercedes González has 32 posts and counting. See all posts by Mercedes González

3 thoughts on “Juventud, tesoro divino…

  • Tienes toda la razón. La falta de opciones es una cosa que golpea hace mucho tiempo a los jóvenes; y es parte de las causas por la que tantos terminan en malos pasos; pero ahí es donde debe jugar su papel el hogar y la educación que reciban en él. Es muy duro pasar los mejores años de la juventud recondenándose por la falta de perspectivas

  • Mi hijo ya está entusiasmado porque cumple once años y en la escuela les dijeron que comenzarán la pubertad. Todos los días me pregunta por los sueños húmedos y no hay manera de que entienda que las niñas no tuvimos.

    Esa etapa es difícil. Por ejemplo, ya no le consigo zapatos tan fácilmente. Y OJO que aquí lo que no hay lo buscan. Pero los de niño terminan un número antes, y los de hombre, los más chiquitos, arrancan dos números después.

    La recreación, en cambio es diferente. Muchas opciones. El cine es un verdadero paseo porque es ir a ver estrenos y luego comer en el mall. Todavía va con nosotros, pero ya sabe que los de secundaria van en grupos, solos, los viernes al cine y luego a “parquear” en el mall. Este domingo fue con un amiguito a un salón de juegos de niños. Es como un casino pero sin dinero. Hay muchos juegos de tiro, de patines, de maquinitas, de escalar, etc, y te vas ganando unos papelitos que luego cambias por chucherías, él vino con una pluma con puntero láser y fue la sensación el lunes. Además le dieron una tarjeta VIP donde acumular digitalmente los papelitos. El paint ball está de moda entre ellos, salen al monte a dispararse pintura, incluso ya hay paquetes de cumpleaños. Y hay una librería que, para sobrevivir porque los libros se venden cada vez menos, les hizo una discoteca donde además alquilan patinetas y tienen esa cosa para escalar. El gobierno, las escuelas, las iglesias tienen programas de deportes en las localidades.

    ¿Por qué hay todo eso? Porque la gente tiene que buscarse la vida inventando, hay una necesidad y satisfacerla con creatividad da dinero. Y porque puedes hacer cualquier negocio, excepto que sea delito.

    OJO: Nada de esto es para ricos. La entrada al cine son unos 3-4$, la hora de juegos es entre 5-10, el paint ball es más caro, si son como 10 por cada jugador. Los deportes son gratis.

  • Esa es la etapa de hacer deporte y bailar. Es como mejor queman energia en una actividad saludable. Ud dice que a pesar de su discapacidad hace un gran esfuerzo por practicar tenis. Sugiero que lo inscriban en alguna area deportiva de las pocas que quedan en La Habana o en algun proyecto cultural. Si no le gusta el deporte ni el arte entonces si es complicado porque de verdad que el llamado periodo especial acabo con casi todas las opciones sanas de ocio para los adolescentes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.