A lo desconocido

Mercedes González Amade

El acontecimiento en marcha
El acontecimiento en marcha. Ilustración por Yasser Castellanos

HAVANA TIMES — Hace meses me siento extraña y hasta confundida, como si estuviera emprendiendo un viaje a lo desconocido.

Crecí creyéndome el cuento de que no se podía confiar en los EE.UU. porque allí no había nada que sirviera, todo lo que venía del norte era mentira.

No es que me guste aferrarme a las cosas, mucho menos a ver “enemigos” por todas partes. Pero de ahora para ahorita no se puede cambiar la manera de pensar.

Tampoco en un día se hacen amistades, primero debe haber un roce y luego viene algo más profundo.

Sin embargo, hemos pasado rápidamente de una etapa de odio a otra de amistad con el “imperio del norte”. Ya no son tan “malos”.

Recuerdo cuando en la escuela cantábamos ofensas en contra del presidente norteamericano de turno; había muchas opciones, lo mismo podíamos decir que no se bañaban, que injuriar a sus respectivas madres.

Rectificar es de sabios –dirán algunos-, y es cierto; todos tenemos derecho a hacerlo, y si los que pueden decidir ya dieron los primeros pasos, bienvenido sea el acercamiento. Espero que los cambios que traiga sean favorables para muchas familias que están separadas. Como la mía.

La apertura de la embajada es un hecho. La política es difícil de entender, sobre todo porque quienes la hacen son seres humanos y ¿quién no comete errores?

Lo que queda es esperar a que se levante el bloqueo y se eliminen las trabas que impiden que Cuba comercie libremente con el mundo; a que las familias separadas se rencuentren y olviden las distancias y rencores. Entonces todo volverá a ser “normal”.

Mi padre y una hermana viven allá, pero para mi hijo son parte de la familia fantasma, solo los ha visto en fotos y sabe de ellos por cartas. Yo ya peino canas y quisiera que él los conociera; hay que dejar las diferencias a un lado para ser un poco más felices.

Imagino que todos podemos ganar con estos cambios, no solo el país sino las personas. Tengo fe en que pronto sabré de mi padre y, aunque esté viejo y enfermo, podré reiniciar las relaciones que perdí por culpa de… la vida

Mercedes González

Mercedes González Amade: tengo 38 años y soy discapacitada. Sobre muletas o en silla de ruedas lucho a diario en esta vida. Tengo un niño de 12 años que es mi inspiración principal y por el que lucho a brazo partido. Ocupo un cargo en la institución gubernamental que atiende a los discapacitados de mi municipio y en las tardes practico Tenis de Campo bien lejos del lugar donde vivo. Mi intención con Havana Times es contribuir a contagiar el deseo de vivir y de hacerlo dignamente, sobre todo en personas con dificultades físicas y motoras.


9 thoughts on “A lo desconocido

  • el 21 diciembre, 2015 a las 2:24 pm
    Permalink

    Analista:

    Por favor, que esto es Havanatimes, no la Ñico López o el Granma

  • el 19 diciembre, 2015 a las 11:26 am
    Permalink

    Digame Sra periodista una razon, para que usted cambie de opinión, una cosa es que pueden existir relaciones entre dos `pueblo vecinos y otra es que usted sugiera que debe cambiar su forma de pensar sobre los Estados Unidos, cuya esencia imperial, las mas de doscientas intervenciones militares en paises del tercer mundo, las guerras injustas, basadas en mentiras que han llevado a cavo en este mismo siglo, los millones e muertos que caen sobre su responsabilidad, los crímenes de guerra cometidos por sus soldados, y el solo hecho de considerarse como excepcionales es motivo más que suficiente pàra despertarlos, porque cuando se creen excepcionales como usted cree que consideran a personas como usted, mestiza o como yo fruto de una mezcolanza de razas. Una embajada no cambia las cosas.

  • el 15 diciembre, 2015 a las 4:32 pm
    Permalink

    Muchacho no toques ese tema que dicen que prohibieron usar la frase “vaso de leche” en toda la prensa en Cuba. Y parece que es en serio pues ni los colaboradores de HT la utilizan en sus post.

  • el 15 diciembre, 2015 a las 4:44 am
    Permalink

    Se te olvido el famoso vasito de leche

  • el 14 diciembre, 2015 a las 11:29 pm
    Permalink

    Error en el correo

  • el 14 diciembre, 2015 a las 8:10 pm
    Permalink

    Mercedes, te entiendo pues eso nos paso a muchos viviendo dentro de Cuba en la cual los ciudadanos no tienen acceso a la información y son bombardeados con el adoctrinamiento de los medios masivos de propaganda.

    El problema que tienen los guardianes de la fe es que ahora no saben como justificar todo lo que hacen y que antes nos aseguraron que era muy malo para Cuba y el resto de la humanidad, por ejemplo:
    1. Con imperialismo ni un tantito así.
    2. La deuda externa no se paga porque es inmoral y ya la pagamos con el oro que nos robaron en la etapa colonial.
    3. La religión es el opio de los pueblos.
    4. Que se vayan los gusanos que no los necesitamos para nada.
    5. Las empresas capitalistas son una herramienta de para explotar a los pueblos y sus recursos naturales
    6. No podemos acceder a Internet por culpa del bloqueo imperialista que impide que nos conectemos
    7. Hay que eliminar toda la propiedad privada porque es contraria al socialismo y explota a la clase trabajadora.

    Lo cierto es que desde el año pasado los ideólogos del castrismo prometieron que iban a re-conceptualizar esta nueva etapa del socialismo cubano y están son las santas horas que no acaban de sacar el mamotreto que ayudara al pueblo cubano a entender que diablos es el sistema socio político que hay en Cuba ( o socialcosadesa como bien le llama Jorgealejandro)

  • el 14 diciembre, 2015 a las 6:50 pm
    Permalink

    Meche, estas en lo cierto, Todo fué un cuento, porque “los que siempre han podido decir” siempre consumieron lo del Imperio, y todo lo que fuera de opulencia burguesa para ustedes para ellos era lo normal.

    Siempre han bebido whiskey, la armadura de los espejuelos de Raul siempre han sido Ray-Ban, el gusto deTony Castro para su reloj ha sido el Rolex, y el comandante le encanta los Adidas.

    Otro cuento para justificar las miserias que sufría el pueblo fue “el bloqueo”, porque para ellos nunca hubo trabas para vivir como reyes.

    Con la separación de la familia fue igual, a los de a pie como nosotros nos tocó pasar por ese dolor porque ellos sí siempre pudieron viajar para reunirse y vacacionar con los suyos que vivían en el extranjero. Nosotros no lo podíamos hacer, pero aun con todas las trabas que el régimen nos ponía para que no nos comunicáramos mi familia siempre se mantuvo unida y en contacto.

  • el 14 diciembre, 2015 a las 8:53 am
    Permalink

    Te creiste el cuento y actuaste en consecuencia. Ahora te cambiaron la bola y te sientes confundida. “Los que pueden decidir” ya decidieron por ti; y tu lo sigues acatando, cofundida o no; y te sientas a esperar por ,lo que los que te dicen lo que tienes que pensar, dispongan.

    Resumen: Te manejaron como a una marioneta, y en el fondo hasta parece que te gusta.

    Si para tu hijo, su abuelo y su tia son como fantasmas, la unica culpable eres tu, que sabe Dios cuando como y que le has hablado de ellos. Yo vine a conocer a una tia mia despues de que cumpli los 30; y fue un encuentro sin recelos ni aprehensiones porque siempre, por carta o telefono, nos tratabamos como familia.

    Alla el infeliz que haya cambiado a los suyos por miedo, por un carnet o por una prebenda. “La vida” no tiene nada que ver con eso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *