Una supuesta conversación sobre irse o no del país

María Matienzo Puerto

HAVANA TIMES –  “¿Cuánto cuesta un pasaje para Ecuador?”

—Asere, Ecuador está quemao. En Ecuador no se puede quedar nadie.

—¿Cuánto cuesta un pasaje para China?

—No, yo a donde quiero ir es a Japón.

—Ñoooo!!! Eso está lejos cantidad. Deben ser como tres mil dólares.

—¡No!!, yo creo que eso es demasiado.

—Ay, niña, qué son tres mil dólares para un japonés.

—Bueno, yo no sé qué son para un japonés, pero para un cubano, son un imposible.

Realmente yo no sé cuánto puede costar un pasaje para cualquier parte del mundo. Y, para ser sincera, tampoco estoy interesada en saber cuáles son los precios cuando yo no puedo ni pensar en reunir porque el salario no me da. Por cierto, ¿cuánto tu ganas?

—Yo, 395 pesos.

—¿En Moneda Nacional o en Divisa?

— Asere, ¿tu no vives en Cuba? Claro, que en Moneda Nacional.

—La que parece que no vive en Cuba eres tú, o la comida te cayó mal, o te la estás dando de ingenua. ¿Tú crees que esa ley de emigración signifique algo?

—Bueno, al menos ya me puedo ir pa dónde quiera.

—¿De verdad? ¿Eso te parece? No me hagas reír. Y no cuentas con la visa que deben darte del otro lado ni que los cubanos seguimos siendo posibles emigrantes a donde quiera que lleguemos. ¿Qué me dices?

— (…)

— Esta ley es un espejismo más. Las cosas realmente no han mejorado ni van a mejorar. ¿Dónde está el crecimiento económico? ¿Dónde están las mejoras salariales?

— (…)

— ¿Los trámites van a ser Moneda Nacional? Esta es la misma historia del pluriempleo, de la distribución de las tierras, de las ventas de las casas.

— (…)

—¿Qué? ¿Te quedaste sin palabras?

NOTA: Esta conversación pudo haber acontecido en cualquier sala de la Cuba contemporánea después de la publicación de la ley sobre las nuevas reglas de migración.

Maria Matienzo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.


6 thoughts on “Una supuesta conversación sobre irse o no del país

  • el 24 octubre, 2012 a las 12:15 pm
    Permalink

    a las balsas, que todavia se puede, pero apurense que ni eso va a quedar….

  • el 24 octubre, 2012 a las 7:37 am
    Permalink

    Los africanos pauperrimos no necesitand un cuñito en un pasaporte. Y los que no son pauperrimos, o sea los intelectuales y los tecnicos no tienen ninguna restriccion para viajar, al menos no tan draconianas como las de Cuba….

  • el 23 octubre, 2012 a las 2:59 pm
    Permalink

    El cuento del huevo o la gallina…
    No se que pensaban los cubanos en Cuba pero cada vez que alguien me decia que de Cuba no se podia salir mi respuesta era que el problema era que adonde ibas a entrar. El articulo lo describe bien claro: posible inmigrante. Y en cuanto al dinero, lo mismo de siempre el que tiene, tiene y el que no ya saben.

  • el 23 octubre, 2012 a las 9:15 am
    Permalink

    Realmente sí hay países que no piden visado a cubanos. Igualmente, hay otros con trámites más flexibles.

    El tema del visado es normal, el país de destino tiene que permitirte entrar, ya sea por leyes propias, por acuerdos bilaterales o por visados individuales.

  • el 23 octubre, 2012 a las 8:35 am
    Permalink

    Pues a la vista de la cantidad de africanos paupérrimos que se las arreglan para entrar en Europa eso de viajar no debe ser tan caro … o será que cuando se aplica empeño, se termina viajando de un modo u otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *