Una deuda, mi devoción

María Matienzo Puerto

Virgen de la Caridad del Cobre. Foto: Jorge Luis Baños/IPS

Hace un tiempo atrás decidí reseñar un libro dedicado a la Caridad del Cobre, escrito a partir de los apuntes que dejara inéditos, nuestro sabio etnólogo, Fernando Ortiz. Sin embargo, el tiempo ha pasado, el libro se me extravío y como se agotó en las librerías ya no tengo la posibilidad de completar el trabajo.

La Caridad del Cobre, sincretizada en Ochún, oricha africana, más que la patrona de Cuba, es un símbolo nacional que hace peregrinar a Santiago como los musulmanes a la Meca, o los judíos al Muro de los lamentos. Ambas se identifican con el color amarilla, los girasoles, la miel de abejas, la calabaza, la fertilidad, el amor, la sensualidad, el dinero y sobre todo con la justicia.

Les cuento, entonces, lo que me sucedió hace un tiempo atrás.

Yo como muchos cubanos, sin que mediara una promesa, fui al santuario de El Cobre y tal vez por no ser un día en que se oficiara una misa, me pareció el recinto más gris que había visto jamás.

Mi acompañante una española renegada a todo sentir cristiano, por ser ella misma víctima del moralismo beático de su nación, contribuyó a que mi pensamiento hacia el lugar fuera hipercrítico: vi una virgen demasiado pequeña con relación a la magnificencia con que la describe la imaginería popular; me pareció de mal gusto la manera en que mostraban las “ofrendas”; en fin, abandoné el lugar con una suerte de decepción.

Esa noche el sueño me llegó temprano, la altitud, la ciudad entre montañas, el viaje y el cansancio complotaban en mi contra, y las ganas de divertirme y conocer quedaron aplazadas.

Ya recorrido una trayectoria de tiempo que no puedo describir, sentí como unas manos estremecían mi cama conminándome a despertar con urgencia, como quien está a punto de perderse un acontecimiento mayor.

Abrí los ojos y en el duerme vela, vi ante mi a la Virgen con el rostro iluminado, tanto que no se le definían los rasgos, solo la corona, el vestido, una estatura sorprendente y las señas de asentimiento o de llamado.

La experiencia duró segundos porque yo en medio de la confusión comencé a tratar de despertar a mi acompañante, no sé si con la intención de compartir la visión (qué ilusa) o aterrada ante la sorpresa o pensando quizás que fuera ella cobrándome una broma; la realidad es que me costó trabajo encontrar a quien estaba a menos de brazo de distancia.

A medida que se fue desvaneciendo la imagen, logré dar con mi acompañante y ella sin saber qué le iba a contar comenzó a decirme, ― No hables y tómate una cucharada de miel ―.

Después, tratando de entender lo que me había pasado, la pregunta se impuso, ¿cómo ella, que no tenía ni el más mínimo conocimiento de religión popular cubana, o ella misma atea confesa, me había casi impuesto la miel?

No hubo respuesta, solo establecimos un conexión inexplicable. Yo prefiero imaginarme que la oricha estaba entre nosotras y la reacción de mi amiga, respondió a un —Sí, mi hija, no estabas soñando, estoy aquí contigo.

Hoy me siento sola, espero que aunque ha pasado el tiempo, ella siga a mi lado cuidando de mis pasos. Yo le rindo culto como único sé hacer, escribiendo.

Maria Matienzo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.

Maria Matienzo has 95 posts and counting. See all posts by Maria Matienzo

One thought on “Una deuda, mi devoción

  • Ahora voy a contarles un sueno que tuve varios anos atras pero jamas y nunca se me olvidara

    Soñe a la virgen de la caridad, soñe que caia desde el ultimo piso de un gratacielo y al improviso senti que alguien me agarraba en el aire y me tenia fuerte y cuando mire para ver quien era, era la misma virgen de la caridad, era enorme, mas grande que el gratacielo, toda vestida de amarillo y me sujetaba muy bien, en la mesita de noche que tengo en el cuarto tengo una muneca vestida de amarillo
    Como soñe la misma Oshun en persona, soñe que estaba en una casa en la Habana Vieja, me encontrabo en la sala de esta casa, estaba sola y al improviso se me para alante una muchacha lindisima con un vestido largo de color azul, empieza a bailar y me dice de no preocuparme p’q yo nunca estare sola, ella siempre estará conmigo

    Si alguien me pregunta si en este mundo existen dioses, santos o angeles custodes que vigilan sobre nosotros, rispondo que si, existen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *