La disyuntiva de Manuela la manicura

María Matienzo Puerto

Vitrina de La Habana. Foto: Caridad

Quisiera, pero no puedo y no sé hablar de otra cosa que no sea del trabajo de la gente.

Mi amiga Manuela siempre ha pintado uñas, o mejor, para que suene más “americano” (así dicen algunos cuando quieren darle valor a sus cosas) manicure.

Su oficio puede pasar por todas la pronunciaciones posibles: manicura, manicuri, menicuri, cómo quiera la clientela decir.   La esencia es que mi amiga Manuela siempre ha vivido de cortar uñas y cutículas, y de pintarlas con esmaltes que lo mismo compra en la tienda, que se los manda el marido que vive en el extranjero  o que los compra en la bolsa negra.

Lo mismo pasa con la acetona.  Si compra la que venden en las tiendas oficiales no puede dedicarse al negocio.  Si compra de la bolsa negra y algún inspector la pilla, la sanción es mayor.

Ella no tiene un pequeño comercio como muchos pensarán.  Aunque lleve años haciendo lo mismo no tiene un local rentado, o algunos empleados, o una sistematicidad o el oficio avalado por algún curso de cosmética.

Ella lo hace porque es lo único que sabe hacer, porque ella decidió que lo que había estudiado no le sustenta la economía de su hogar.

Por eso Manuela prefiere pintar uñas y limpiar los calcañales del pellejo o el churre.  Y no es que el dinero, siempre en moneda nacional, le den para mucho, pero era una entrada de dinero que tenía, trabajando mucho, pero sin presiones.

Ahora, con esta nueva moda del reajuste ella tiene, por su puesto, que oficializar su status y pagar mensualmente 250 pesos, el primer año.  Luego debe abonar 350 pesos.  Y más.  Cada tres meses, 60 pesos.  Uff!!!  Es mucho lo que tiene que buscar solo para mantenerse a flote.

Lo que es peor, ¿qué le queda para la casa?

Ahora no es tiempo de virar para atrás.  Además de haber estado demasiado tiempo alejada de la contabilidad, que fue lo que ella estudió, las cosas andan mal por esos parajes también.  Y es lo que ella siempre dice.  En el arreglo de uñas ella ya tiene una pequeña dos o tres clientes fijas, que saben que ella lo hace bien.

La noticia buena, según la ONAT (Oficina Nacional de), es que con ese impuesto trimestral ella va a tener derechos que antes no tenía: licencia de maternidad, vacaciones, reposo médico remunerado y jubilación.  Detalles con los que no podía soñar.

No obstante, no se deja engañar porque aún le preocupan (y de qué manera) la manera en que va a llegar a pagar tan altos impuestos si con ese dinero ella contaba para mantener su hogar.

Maria Matienzo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.


2 thoughts on “La disyuntiva de Manuela la manicura

  • el 31 octubre, 2010 a las 11:21 pm
    Permalink

    te le comiste, cualquier parecido com personajes vivos o muertos es pura COINCIDENCIA? cada vez te radicalizas mas y eso me gusta, simplementer magnifico

  • el 31 octubre, 2010 a las 5:30 pm
    Permalink

    Hay que seguir luchando, y esperando que las cosas se mejoren!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *