Hablando de frustraciones

María Matienzo Puerto

HAVANA TIMES — Mi mamá siempre me lo dijo: “Mary, estudia, que un día las cosas van a volver a ser normales. Y los conocimientos no pesan, ¿qué te cuesta?” Y yo, aunque no era una niña muy obediente, no dejé de estudiar.

Tampoco dejé de tener novios y de salir a bailar con la ropa que podía tener, que nunca fue el grito de la moda, y que muchas veces era hecha en casa. Pero yo salía a divertirme, no a modelar.

NOTA: Debo aclarar que la idea de normalidad de mi madre estaba ligada a que los profesionales volvieran a estar en la cúspide de la pirámide social y economía.

Ese es el tema de conversación entre Liu y yo cada vez que nos vemos. Recordamos los viejos tiempos, en los que intercambiábamos ropas para parecer siempre de estreno. Y nos reímos. No nos arrepentimos de todas las locuras que hicimos juntas porque al final estudiamos lo que queríamos.

Entonces entre los recuerdos viene el nombre de Julitico.

No es el hijo de ninguna de las dos. Tampoco fue el novio de ninguna. Ni el compañero de baile, ni compartimos con él ninguna cabaña en un campismo.

Y yo le pregunto: ¿Qué es de la vida de Julitico?

Y ella que no ha perdido el contacto con él, me responde: Igual que siempre. Sigue esperando a tener la ropa apropiada, un salario decoroso y una casa para enamorar a una mujer.

No lo puedo creer, pero tampoco tengo que dudar de lo que me cuenta Liu. Dice que mientras duró la carrera se la pasó diciendo que en cuanto se graduara, comenzaba una vida nueva y eso incluía a las mujeres.

Julitico es un hombre de seis pies, delgado, mulato, de cara agradable y sabe un mundo de todo lo que se hable en su presencia. Si se habla de sexo (al menos en teoría), él sabe; si el tema es astrología, él puede opinar; si es de cocina, no solo habla, sino que cocina espectacular.

Es un tipo abierto que acepta a sus amigos gays, lesbianas y straight, tal cual son. Todos lo buscan para confesarle sus penas y él aconseja acertadamente.

A él también su mamá le decía que la vida le iba a cambiar en cuanto fuera un hombre independiente económicamente. Pero no dejó que corriera el riesgo de sobrevivir la década de los noventa, donde había que abstraerse mucho para no sufrir las diferencias.

Julitico ya es un profesional (igual que nosotras dos) y no tiene nada, ni mujer ni hijos ni casa ni un salario decoroso. Su ingeniería le ha servido solo para profundizar en sus frustraciones.

Nosotras tampoco tenemos nada, o mejor dicho, no mucho, porque Liu sí tiene casa (del marido) e hijos.

Es cierto, Julitico está muy loco si cree que su problema se van a solucionar con mejoras económicas, pero cada quien cimienta su personalidad sobre lo que puede o lo que quiere. Esté errado o no.

Mi mamá, la mamá de Liu y la de Julitico, tenían razón. Había que estudiar, pero no porque las cosas en este país fueran a volver a la normalidad, sino por que lo único que nos salva de la locura son nuestras profesiones.

 

Maria Matienzo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.

Maria Matienzo has 95 posts and counting. See all posts by Maria Matienzo

4 thoughts on “Hablando de frustraciones

  • Amigo Gabriel,..las “oportunidades”en el extranjero??hay que ver,los Sistemas Educacionales,por ej..hay medicos que han “desertado” de las “misiones” llegan a EEUU,y tiene “problemas ” para ejercer,puedas que hayas estudiado alguna ingenieria,tambien tiene problemas para ejercer…,”barreras con el idioma”,u otro factores,muchos ingenieros,u otro personal llamados,”profesionales” hacen de todo “menos ejercer lo que estudiaron en Cuba (soy un caso tipico)…muchos emigran, en “busca de algo mejor”, pero te pongo…mi ej…he hecho…de todo hasta “lava platos”..pero asi y todo en un dia gano mas que un medico en un mes en Cuba..todo es relativo…..ves?? saludos..

  • Ser un tonto y de pocas luces parece ser una alternativa de supervivencia feliz en Cuba y, para el caso, en cualquier otro lugar, porque la inteligencia conlleva mucho sufrimiento.

    Es un placer leerlos.

  • María, el problema es que a los jóvenes hay que darle oportunidades.

    Eso de darle oportunidades incluye poder buscar las oportunidades fuera de Cuba, y también poderlas buscar por Internet; naturalmente con Internet barato y al alcance de todos.

    Ahora mismo se están dando clases de idiomas por todo el mundo a un precio de 10-20 dólares por hora, usando el programa Skype de Internet. Cualquier persona del Tercer Mundo le puede dar clases particulares de idiomas a una persona del Primer Mundo.

    Otro ejemplo es el de los músicos. Un vocalista puede vender su voz en una canción por 50 dólares usando Internet.

    Un Internet libre y barato sumado a la libertad de circulación serviría para que los jóvenes cubanos tuviesen miles de oportunidades.

  • Hay quienes ahora mismo estan mas que abstraidos con el regueton, que es mier da, pues si, y que denota todas las carencias habidas y por haber, tambien, pero quienes organizan, quienes se montan a la tarima a pegar de berridos y las pobres libelulitas agitandose por unos pesos y un par de cervezas no pierden tiempo, se abstraen juntando unos tantos cuc, se descubren un dia comprandole la pantalla plana a mama y pagandole la juerga a los colegas en la barriada, colgandose oro barato pero oro, vistiendo armani a lo corriente o d&g, aun mas corrientemente. Y nadie supone que ahi haya locura? O los que remoliendola entre prebendas y facilidades por los parientes encumbrados se la gastan bien vacacionando en varadero y saliendo a comer una vez si y otra igual, ademas de vivir en sitios comodos. Vaya que la cosa anda mala, hay quienes se estan distrayendo chapeando montes que jamas volveran a crecer y esperando la gran zafra que jamas regresara… en fin, quien dice que la locura se mantuvo a raya mientras la cabeza se ocupaba en ganar algunos datos? si el ir y venir sin proyecto a futuro no es paranoia entonces que alguien me diga que es, porque andar este dia para acabarlo a malas aguas sin saber si ma;ana habra la papa o como pelearla es lo mas proximo al delirio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *