Contra la homofobia, para no perder la cabeza

María Matienzo Puerto

Foto: Caridad

Dice Felo que fue un crimen pasional, pero de eso nadie habla. Solo se sabe que Alexis, el tipo que tiene por mujer a la mulata más linda de todo el barrio, amordazó, violó, le dio unos cuantos hachazos y luego eyaculó sobre otro hombre.

Según las palabras del mismo Felo, uno de los tipos más duros del barrio, “todo el mundo pensó que podía ser un asalto, pero la verdad es que ahí había amor, a mí no hay quien me joda.”

Y sigo con Felo y su rudeza: “es que cuando uno se mete en esa empresa(*) tiene que saber que un día se va a saber todo y tienes que tener los pantalones bien puestos para no perder la cabeza.”

El occiso tenía cincuenta y un años, y era soltero. Felo no me supo decir si era homosexual o no, pero según me contó, vivía solo y no se le conocía ninguna “jeva.”

Al tal Alexis ya lo cogió la policía porque resulta que la víctima murió cuatro días después en el hospital y pudo contarle a la policía.

Felo no es un chismoso, aunque yo me haya enterado a través de él. Me lo cuenta porque sabe que a mí esas historias me interesan.

Sin embargo, creo que detrás de todo lo que me dijo había una especie de condolencia porque en algún momento de la conversación dejó entrever que, (sin reconocerlo abiertamente para no mellar su hombría en mi presencia) a estas alturas de la vida, “meterse en historias como esas” era desperdiciar la vida, en un país que aunque la gente media no filosofea sobre la libertad ni ese tema es una prioridad, la liberación se ha tomado con las propias manos. De ahí el in crecendo de personas gay, de tatuajes, de cuentapropistas.

O sea, lo que me quiso decir Felo fue que si el tal Alexis quería ser “cherna,” (no dice la palabra más fuerte para no ofenderme) que lo fuera, que eso no era problema de nadie.

Pero yo no lo tomo a la ligera. Creo que lo que pasó en esa esquina de Cuba que es la zona 24 de Alamar, es una de las consecuencias más nefastas de la homofobia.

Con el mismo Felo me enteré de otro suceso parecido. Un muchacho de veinte años que ahogó a la novia porque ella estaba reclamándole sobre su infidelidad con otro hombre.

Ya ven. El mayor daño de la homofobia es contra el mismo individuo. Y las pesadillas que provoca pueden ser en cada historia, peores.

Claro, que de eso no nos enteramos por la prensa, si no de boca en boca, a modo de chisme o a través de personas como Felo, que saben que uno escribe y te hace el favor de informarte.


(*) La empresa a la que se refiere Felo es a la homosexualidad.

Maria Matienzo

Maria Matienzo Puerto: Una vez soñé que era una mariposa venida de África y descubrí que estaba viva desde hacía treinta años. A partir de entonces construí mi vida mientras dormía: nací en una ciudad mágica como La Habana, me dediqué al periodismo, escribí y edité libros para niños, me reuní en torno al arte con gente maravillosa, me enamoré de una mujer. Claro, hay puntos que coinciden con la realidad de la vigilia y es que prefiero el silencio de una lectura y la algarabía de una buena película.


5 thoughts on “Contra la homofobia, para no perder la cabeza

  • el 29 noviembre, 2011 a las 9:53 am
    Permalink

    homofobico , jajajaj? No nunca lo seria, si soy a mucha honra…mariconfobico….ahhh, porque no vuelven la UMA a ver si los hacemos un poquito mas HOMBRES….

    Por favor, no me eliminen los comentarios, que me estan acusando de homofobico, si quiern se los pongo con otras parabras mari-con-fobico

  • el 28 noviembre, 2011 a las 4:05 pm
    Permalink

    cuando leo comentarios tan homofóbicos como los de kurt, me doy cuenta lo intolerante que soy.

  • el 27 noviembre, 2011 a las 10:03 am
    Permalink

    La preferencia sexual de cada cual es su problema, puedes hacer con tu vida lo que quieras mientars no afectes a otro, no es cierto?La homoxesualidad no es problema, lo que realmente es un problema es la mariconeria, y esa por desgracia, la tienen la mayor parte de los homosexuales masculinos.Quien dice que para ser homosexual y llevarlo a cabo tienes que ser femenino… o vestirte de mujer o tarsvestirte…..eso es engañar a los demas….querer parecer lo que no son. Conosco homesexuales que son hombre a todas, le gusta un hombre y??? pero no parecen esos payasos de circo que estan proliferando en nuestars calles que quieren gritar con sus formas SOY MARICON, entonces no quieren pasar servicio militar pq se creen mujeres, no quieren cargar cosas de pesos pq se creen mujeres, etc…No son mujeres ,son hombres que tienen una orientacion sexual distinta, nada mas…A los homoxesuales hombres la gente los respeta, a los maricones no….
    Por eso estoy en contra de toda esa fana de “soy mujer en un cuerpo equivocado”, bahhh, son solo justificaciones, asume lo que te toco por naturaleza…tu quisistes ser mujer, yo quise ser pelotero mas que tu mujer, no lo fui, acaso por eso voy a andar por la calle con spikes y vestido de pelotero?Y realmente desee ser pelotero ams que todos esos maricones quisieron ser mujer y no me he muerto por eso. La mariconeria denota inmadurez, estupides e incapacidad de adaptarse a la vida.

  • el 27 noviembre, 2011 a las 7:04 am
    Permalink

    Yo tenia una novia en Postdam una ciudad cercana a Berlin,es de Colombia,yo la visitaba en un Asilo es decir una casa para los que piden “asilo politico”ella me dijo que habian dos cubanos,me los presento,uno es de Baracoa(hoy vive en Espana)el otro de La Habana bebiamos los 3 cervezas no manifestaba que era homosexual,a este ultimo,lo volvi a ver en el Consulado cubano,despues de anos,era verano,cuando viajaba a Cuba tramitaba el “permiso de entrada a Cuba”, EL llevaba un Short ,”metido en las nalgas”,pero lo reconoci..le pregunte si se acordaba de mi..ahhh! “Si tu eras el novio de Gloria”asi se llama la colombiana,
    Solo le dije “que te paso???tambien ya no tenia acento “cubano” ya hablaba con acento espanol!…abrazo

  • el 26 noviembre, 2011 a las 9:38 pm
    Permalink

    No te parece que la falta de valor, la cobardía plena es lo que resalta en esas historias? además de la ignorancia, claro. Es por demás sabido que la bisexualidad de los cubanos es patrón. En cuanto de esos casos, el “gusto” por las mujeres es una simple careta para cubrir sus verdaderas preferencias y evitar un tanto el juicio social? Vamos al punto: a quién realmente le interesan las tendencias sexuales de cada quién? Eso es asunto de cada uno y nada mas. Hay intereses personalísimos y que a nadie más tienen porqué incumbir, es el caso de la sexualidad. Mi parecer es ese a partir de haber vivido siempre bajo la norma de respetar a todo mundo sea cual sea su color de piel, su edad, su idioma, su orígen étnico, su situación económica, su preferencia sexual o su oficio. Este tipo de conducta, la del total respeto, es más común en sociedades heterogéneas donde la inmigración es lo común, donde la diferencia de tradiciones y costumbres es normal, donde la diversidad es significativa, donde no hay otra forma de mantener el orden mas que a partir del respeto absoluto por el otro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *