Un teatro en nombre de su libertad

Lynn Cruz

Fotogramas del video de Patrioticmo 36-77

HAVANA TIMES – Como el advenimiento de lo que imagino significa dar a luz un hijo muy deseado, es el sentimiento que me embarga después de haber estrenado Patriotismo 36-77.

Más de medio año transcurrió para que finalmente tuviera su alumbramiento. La idea nació a partir de sufrir por primera vez un episodio represivo por parte de las fuerzas policiales y la Seguridad del Estado, en abril de 2017, cuando tratábamos de presentar el documental Nadie, de Miguel Coyula, en la casa galería El Círculo.

Ese hecho marcó mi vida, me hizo más responsable de la realidad de mi país y surgió la necesidad de dialogar a través del teatro, sobre la violencia psicológica y física por parte del Estado hacia todo el que lo critica de manera abierta.

No es fortuito que los personajes esta vez sean: un pintor crítico (Luis Trapaga) una estudiante de humanidades hija de un disidente (Juliana Rabelo) y una activista de derechos humanos hija de un miembro del Partido Comunista (interpretada por mí).

El texto lo fui construyendo a partir de las vivencias de los actores. Sus fascinantes personalidades e inteligencia hicieron crecer la dramaturgia durante cada día de ensayo. Hay una escena dedicada a un selecto grupo de escritores cubanos del exilio e inxilio, que tiene su origen en esas conversaciones creativas que sostuve con ellos.

Sin embargo, las dificultades económicas se fueron imponiendo y es por ello que a finales del mes de julio lanzamos una campaña de crowdfunding en el sitio español verkami, una plataforma digital para recaudar fondos. Es una dinámica que parte de comunidades pobres.

Gracias a muchos amigos y personas que se identificaron con el proyecto, logramos colectar un presupuesto que nos permitió salarios dignos para los actores, así como terminar la producción de la obra en su compleja estructura.

No olvidar que la ingeniería genética del Gobierno de la Isla es descapitalizar, de modo que la supervivencia en Cuba siga siendo precaria.

Por otra parte, con Patriotismo 36-77 se solidifica aún más la filosofía de Teatro Kairos. No será un teatro digestivo, y cada obra tiene que nacer de manera espontánea.

Si en Los Enemigos del Pueblo tomamos como espacio las salas de las casas, esta vez y como protesta al Decreto Ley 349, salimos en busca del espacio público.

La ciudad está llena de ruinas, ¿por qué no llenar los escombros de arte? ¿Por qué no devolverle la vida de antes que tuvieron esos lugares?

No es tarea fácil hacer una obra de teatro con ambiciones formales en un lugar desconocido.  Irrumpir la quietud de las ruinas del proyecto inacabado de las Escuelas de Arte.  Las condiciones con las que contábamos nos obligaron a ser estrategas. 

Esta acción la dedicamos a todos los que han muerto en nombre de la libertad, ya sea por desesperación, romanticismo o irresponsabilidad.

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.

Lynn Cruz has 103 posts and counting. See all posts by Lynn Cruz

3 thoughts on “Un teatro en nombre de su libertad

  • Como es posible que,en este mundo globalizado y libre,se prohíba el pensar libre?Como es posible que,exista gobierno en el planeta que,imponga a su pueblo que comer,pensar,decir,vestir,donde ir,esto se cuenta y parece una película como aquella de la maquina del tiempo del año 1960,que sonaba una sirena y la personas hacían fila para entrar en una cueva para ser comidos por monstruos,era autómatas,señores han pasado casi 60 años,el mundo ha evolucionado,no se puede dirigir un país y a su gente como se dirigía una finca con esclavos,que tenían que pedir permiso para todo,hasta cuando?Por eso digo y certifico que cada país tiene el gobierno que se merece,mientras sigan aceptando,seguirán aguantando y sin vaselina.

  • Gracias. Saludos

  • sigue dandole chiquita q tu los tienes grandes, mi sincero respeto por lo q haces.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *