Muestra Joven ICAIC. Movimiento y parálisis

Lynn Cruz

HAVANA TIMES – Asistí a un panel dentro de la sección Moviendo Ideas, en la Muestra Joven ICAIC. Los documentales  Apuntes en la Orilla, de Luis Alejandro Yero y Cosplayer, de Orlando Mora Cabrera, sirvieron de pretexto para lanzar un tema candente dentro de la realidad cubana actual: “La marginalización”.

Muy poco se movió dentro del panel, a pesar de los esfuerzos de los críticos Dean Luis Reyes y Joel del Río, en pos de sacudir a los jóvenes cineastas, quienes, al parecer, no tienen claridad en cuanto a qué significa estar marginalizado o sencillamente reaccionaron desde la inercia, en vez de la pasión que todo acto creativo presupone.

Puede ser que esa conducta en los realizadores tenga que ver con un sentimiento que existe más de allá de sus realidades y construcciones personales. Antes de que arrancara esta nueva edición de la Muestra, una revolución hizo temblar los edificios comprendidos entre la calle 8 y la 12, en la localidad de El Vedado, donde se encuentra ubicado el Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) y sus respectivas oficinas.

Los protagonistas fueron los jóvenes directivos de la Muestra, quienes no quisieron plegarse ante la voluntad del presidente del Icaic Roberto Smith de censurar el filme Quiero hacer una película, del estudiante de dirección de la Escuela Internacional de Cine y TV Yimit Ramírez, que había sido elegido por ellos.

Varios días duró el escándalo en las redes sociales, de hecho, permanecen aún los debates, y consabidos ataques de La Jiribilla a quienes han escrito sobre el tema, como es el caso del crítico y profesor Gustavo Arcos, recientemente blanco de las embestidas de los jiribilleros.

Apuntes en la Orilla, y Cosplayer en el Moviendo Ideas, eran un buen pretexto para abundar sobre la realidad cubana. Tal vez Yero y Mora piensen que marginal sea solo sinónimo de vulgar o grosero.

La mayoría en Cuba,  incluyendo las empresas estatales, vive en el terreno de la ilegalidad, y la marginalidad.  Por ejemplo, el sector privado constituye una fuerza, pero no tiene derecho ni a la libre asociación, mucho menos a sindicalizarse.

De este modo, y traducido al plano cultural, podría decirse que los cineastas independientes también padecen de este mal, razón por la cual se gestó el movimiento Cineastas Cubanos, que perseguía la creación de una ley de cine.

Por supuesto que eso no fue bien visto por el poder, de modo que se las ingeniaron para aplastar el movimiento. Legitimar una Ley de Cine significará la demanda de una Ley de Prensa, una Ley de Arquitectura, una asociación de actores y así sucesivamente hasta llegar al problema mayor:  “Un cambio de sistema”.

En asuntos de política no hay retrocesos. Muchos plantean: “Estamos volviendo a los años setenta” (refiriéndose a la censura).  Sucede que el Gobierno cubano se encuentra atrapado en una encrucijada. Tiene que cambiar, porque la economía en manos de empresas estatales improductivas no avanza, pero se sabe que perestroika, revisionismo provocaron la caída de la antigua Unión Soviética.

Así las nuevas ideas, una vez más, quedaron atrapadas dentro de esos sofismas. Los jóvenes reclamaron sus derechos, se enfrentaron a los conservadores dentro de la propia institución, pero al constatar la falta de diálogo, actúan desde la simulación. No hay que salvar una Muestra, hay que salvar el cine como expresión libre de contenido y forma, que es en realidad la esencia del cine de autor.

De todas formas, que los porteros de las instalaciones cinematográficas, sean agentes de la Seguridad del Estado, me parece un logro de esa masa pujante que se atrevió al menos por unos días, a desafiar públicamente a los poderosos.

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.


2 thoughts on “Muestra Joven ICAIC. Movimiento y parálisis

  • el 9 abril, 2018 a las 12:12 pm
    Permalink

    Claro que sí Lynn, están logrando que sientan miedo de ustedes, los que luchan por lograr libertad de expresión y respeto a sus derechos. Esto: “Muchos plantean: “Estamos volviendo a los años setenta” (refiriéndose a la censura). ” Los muchos que plantean esto, que tengan en cuenta que en Cuba la censura ha existido soiempre, no sólo en los 70, siempre, en los 60, los 80 también, en los 90 y ahora sigue en los 2000.

  • el 9 abril, 2018 a las 10:03 am
    Permalink

    Hay que hacer una muestra joven independiente, la censura seguira, se ha armado un circo en los medios oficiales con una pelicula de unos jovenes que no pasan los 30 años sino me equivoco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *