La sombra de Trump y las clases cubanas dominantes

Lynn Cruz

Raul Castro y Donald Trump.  Foto de archivo: cubanosporelmundo.com

HAVANA TIMES – Cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, llegó al poder, recuerdo haber leído un ensayo de Deepack Chopra en el que alertaba que Trump representaba la sombra y que había que esperar a ver si el mundo estaba dispuesto a convivir con su sombra.

Esas palabras calaron profundamente en mí. Durante este tiempo en el poder y desde su cuenta de Twitter, el presidente estadounidense ha creado una política del rumor y el alarde. Muchas veces sus acciones no se corresponden con sus palabras, pero surten el efecto aterrador de le infant terrible, en su tercera edad. Pone a correr a todo el mundo.

Trump no es el presidente de cualquier país, sino del gran país, y su política se basa en hacer que aflore el excremento.

Su carácter compulsivo le devuelve a “América” el orgullo nacional. Eso, sumado al crecimiento de la economía, aumenta la simpatía, especialmente de aquellos que padecen bajo el ciclo vicioso de la pobreza, que generan las clases dominantes. Existen muchas posibilidades de que Trump resulte ganador durante su reelección. Suerte que solo le permiten un segundo mandato.

Algo similar a este fenómeno trumpista ocurrió en Cuba durante los primeros años del triunfo revolucionario, solo que las clases dominantes de forma ligera, y en tono hasta jocoso esperaban qué sería lo próximo que diría el “loco” de Fidel Castro, cada mañana en las noticias.

En los 60 también ocurrió un éxodo masivo, protagonizado por la burguesía cubana. Estos pensaron sería más prudente esperar desde lejos el final de la histeria revolucionaria. Con esa decisión, automáticamente despojaron a la Isla de su oposición política. Fue definitorio en cuanto al hecho de que el poder cayera en las manos de un solo hombre. Por supuesto, la existencia del antiguo campo socialista conspiró a favor también de la Revolución cubana.

Esta primera migración fue la creadora de Miami. Al ser la vieja clase dominante, hablaba inglés, muchos de ellos desde Cuba tenían negocios con empresas estadounidenses, de modo que con ese patrimonio y en un momento donde era más fácil levantar un capital, se adueñaron del poder político en la Florida, que es lo mismo que el económico, pues estos deciden a quiénes apoyan durante las elecciones.

Ahora bien, se sienten expropiados, víctimas del castrismo. No son los únicos, sobran los ejemplos de las tragedias en el mar, tratando de escapar del infierno socialista y alcanzar la ayuda de un refugiado en USA. 

Mi visión es que en estos 60 años ha perdido la mayor parte del pueblo cubano, especialmente la generación que hizo la Revolución y se entregó con honestidad al proceso. Hoy cuentan con una jubilación absurda. Ese es el castigo a los que en aquellos momentos apoyaron al Fidel Hood que les robaba a los ricos, para dárselo a los pobres.

Pero quien tiene la razón es quien tiene el poder, así de simple. Los que gobiernan en Cuba se escudan en las sanciones del embargo. Los de la Florida no quieren aceptar su fracaso, haber minimizado a Castro.  Se sabe que para llegar a ser presidente en USA, como es el caso de Trump, antes hay que contentar al exilio cubano. Por esa razón, la situación que padece el pueblo cubano depende del duelo entre la familia Castro y la primera migración de cubanos.

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.


18 thoughts on “La sombra de Trump y las clases cubanas dominantes

  • el 16 junio, 2019 a las 8:16 pm
    Permalink

    Tejo de VC asegura en Cubadebate que
    nunca en su vida ha visto un ser humano con ideas tan cinicas, egoistas y fascistas como es Trump, porque no se dedico nunca a examinar con imparcialidad los discursos y acciones de su Fidel.

  • el 15 junio, 2019 a las 2:16 pm
    Permalink

    Claro que la Florida es importante , de los “swing states” es uno de los que más votos electorales proporciona (si no el que más). Pero volvemos a lo mismo , no fue el voto de los cubanos americanos (exilio histórico) el que le dio el estado al presidente Trump. Lo que sucede es que cada gobernante tiene asesores en relación a los diferentes temas. Del mismo modo que el presidente Obama ( que ganó sus dos elecciones en Miami Dade , o sea que el exilio cubano voto por Obama ) y fue asesorado por exiliados cubanos en tomar una dirección de acercamiento hacia Cuba, que a propósito fue muy generosa ,ahora Trump es asesorado en otra dirección. Así es la democracia cada vez que cambia un gobierno unos se benefician y otros no . Una relación cíclica en la que al final funciona en favor de todos. En lo personal creo que Cuba debió haber tomado con más seriedad el proceso de acercamiento durante el periodo del presidente Obama , quizá sería hoy situación muy diferente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *