La persecución a los artistas e intelectuales cubanos adquiere cuerpo legal

Lynn Cruz

El poeta Rafael Alcides en el documental Nadie de Miguel Coyula

HAVANA TIMES – Para nadie es un secreto que se ha recrudecido la represión y censura a los artistas en Cuba. Dentro del marco institucional y recientemente destaca el caso de la censura al filme Quiero hacer una película, de Yimit Ramírez,  durante la pasada edición de la Muestra Joven Icaic.

El episodio provocó protestas en los jóvenes y directivos de ese evento que acontece cada año, frente a la intolerancia de los funcionarios y directivos del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos Icaic, quienes, al confinar el filme a un espacio reducido de espectadores, irrespetaron el programa realizado por el comité organizador.

Ahora con las llamadas reformas constitucionales aparece el Decreto No 349/ 2018 Capítulo de las Contravenciones. Nuevo delito de desacato, en su modalidad contra los artistas.

Otro plan mordaza. Es obvio que este nuevo decreto pretende dar cuerpo legal a las medidas que se efectuaban antes de manera arbitraria.

La Bienal 00, acontecida en el mes de mayo de 2018 (evento organizado por el Museo de la Disidencia y Omni Zona Franca), enojó a las autoridades y miembros del Ministerio de Cultura por su autonomía no solo económica, sino política.

A muchos de los que prestaron sus espacios (casas o estudios privados) se les aplicó la misma multa que hoy aparece dentro de ese “nuevo decreto”.

Se podría inferir, entonces, que fueron aplicadas de manera ilegal, pues se supone que esto aún no ha entrado en vigor o, al menos, no había sido informado. Tampoco existió antes una Bienal independiente.

No solo padecieron persecución los artistas cubanos, sino también los extranjeros que acudieron a esta primera cita de los artistas visuales autónomos.

Ya en abril de 2017, el documental Nadie, de Miguel Coyula, sufrió una redada policial y de agentes de la Seguridad del Estado que impidieron su proyección en La Casa Galería El Círculo, en la localidad de El Vedado, calle 10 entre 13 y 15 No 316. Los autores de ese espacio son el pintor Luis Trápaga y Lia Villares.

Durante el estreno de mi obra de teatro Los Enemigos del Pueblo, la Seguridad del Estado y la Policía imposibilitaron entrar una vez más a los invitados en La Casa Galería El Círculo, donde tuvo lugar la función para solo 2 personas. Ese hecho ocurrió en noviembre de 2017.

La artista Tania Bruguera ha padecido el acoso, represión, abuso de poder, por parte del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE). Todo esto además de su trayectoria crítica por medio del performance, se debe a la creación de un Instituto de Artivismo que ha convocado a personalidades del mundo entero.

Recientemente difamaron sobre ella en el diario oficial Granma. Con total impunidad el Gobierno la acusó de ser agente de la CIA, sin mostrar pruebas que consoliden dichos cargos que públicamente le imputaron. A Bruguera también le aplicaron la multa de 1500 pesos durante la Bienal 00.

Recientemente el caso del encarcelamiento injusto al científico y escritor Ariel Ruiz Urquiola demostró cómo el sistema oprime a un individuo y trata de reducirlo a la nada, cuando se atreve a alzar su voz para condenar las injusticias.

Su posterior excarcelación a menos de 2 meses de reclusión y con una sentencia de un año, también demostró la genialidad de Ariel, con cualidades que hoy están en demanda, pero que sensibilizaron a los cubanos no solo dentro sino al exilio, a la diáspora generada bajo el gobierno de Fidel Castro.

Legitimar la represión no es más que una nueva estrategia de terror. Está claro que es tarea del arte cuestionar la realidad del artista. Ejercer su derecho a ser libre no solo en forma, sino en contenido.

No existe creación sin libertad, mucho más si se hace desde la voluntad de perseverancia, no de lucro. Ninguno de los artistas cobra la entrada a sus espectadores.

Todo eso ha demostrado que los cubanos desde dentro y fuera de la Isla pueden, aun cuando no tengan el amparo de las armas, ni el poder gubernamental, ni legislativo. No hacen falta líderes, sino causas. No se necesita arengar, sino trabajar.

El destino de la nación cubana no le pertenece a un grupo de militares o civiles empoderados. Cuba quiere seguir el rumbo de la Patria soñada por Martí: “Con todos y para el bien de todos”.

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.


One thought on “La persecución a los artistas e intelectuales cubanos adquiere cuerpo legal

  • el 17 julio, 2018 a las 2:44 pm
    Permalink

    Cada pasó que dan para reprimir el arte y la libertad de expresar ideas, del tipo que sean, el derecho a expresar ideas, el derecho a crear libremente…el derecho a que el arte o la obra que quieren hacer, los cubanos que la quieran hacer, sea acerca de lo que les de la gana de hacerla, como en tantos países… exepto en aquellos donde no hay libertad de expresión y sí una represión, cada paso que dan tratando de tapar el Sol con un dedo represor…me da más fuerza, por Cuba y por todos los que sufren ese acto prepotente del poder…
    “Legitimar la represión no es más que una nueva estrategia de terror. Está claro que es tarea del arte cuestionar la realidad del artista. Ejercer su derecho a ser libre no solo en forma, sino en contenido.” Así mismo…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *