La NED, la CIA y el DSE cubano

Lynn Cruz

HAVANA TIMES – Recientemente el documental Nadie, inspirado en el amor del poeta Rafael Alcides, así como su decepción por la Revolución cubana, de Miguel Coyula, donde además soy actriz y productora, fue desprogramado del Ministerio de Relaciones Exteriores en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

Ocurrió lo mismo en 2018, cuando después de haber sido aceptado en el Festival de Mar del Plata, y usando el argumento banal de que la película no estaba en el formato requerido, sin esperar por la nueva copia, cortaron comunicaciones y la desprogramaron del evento.

Algunas personas cercanas y queridas nos preguntaban ahora por qué presentarla en un ministerio. Esa interrogante me dejó pensando, aunque respondí de una, que su director no discrimina espacios y narré, además, lo sucedido en Mar del Plata, donde supuestamente no debería existir ese tipo de conflictos, en este caso, censurar la película porque en Cuba esté prohibida.

En ninguna de las dos experiencias se dieron explicaciones exactas, todo fue vago, pero en Cuba lo difuso respecto al arte y a los artistas siempre tiene detrás los brazos largos del Departamento de la Seguridad del Estado (DSE), con las respectivas embajadas cubanas a todo lo largo y ancho del mundo. Para nadie es un secreto ya, la llamada que se hiciera desde La Habana al Havana Film Festival de New York en 2016, que provocó la desprogramación del filme en competencia: Santa y Andrés, de Carlos Lechuga.

Hace poco, a los artistas de performance Tania Bruguera y Luis Manuel Otero Alcántara, los acusaron en el blog La Joven Cuba de recibir fondos de la NED, fundación estadounidense que se rumorea tenga vínculos con la Central de Inteligencia Americana (CIA). Es evidente que el arte performance, al igual que el cine, son temidos por el Gobierno, pues estos trascienden muy fácilmente las fronteras de la Isla.

Esa misma estrategia difamatoria se viene usando desde los inicios mismos de la Revolución Cubana contra los artistas e intelectuales críticos, para forzarlos a emigrar o convertirse en fantasmas, en el caso de los que, a pesar de ello, deciden quedarse.

Entre los procesos más polémicos se encuentra el del escritor Heberto Padilla, quien para salvar su pellejo se vio obligado a retractarse de sus escritos. Lo acusaron de ser agente de la CIA, pero sus colegas de aquel tiempo, especialmente uno de los escritores de la oficialidad, como fuera Nicolás Guillén, quien en círculos más cerrados se quejaba de que nunca fue mostrado el famoso expediente y en tono sarcástico además contaba que los agentes del DSE, solo enseñaban el file del señalado “caso Padilla”, pero nunca su contenido.

No quiero imaginar, cuáles fueron los argumentos en el caso de los filmes retirados de eventos internacionales a causa de la censura. Llama la atención que casi sesenta años después, con un sistema colapsado, más parecido a un capitalismo miserable, con máscaras de justicia social y de izquierda socialista, pues aunque la salud y la educación estén plagadas de corrupción, el Estado repite las mismas consignas y funciona como un gran monopolio al que no se le puede cuestionar o criticar, pues hacerlo te podría conducir a la cárcel.

Entonces la estrategia de supervivencia del poder en Cuba sigue siendo la misma. Si no haces lo que necesita el DSE, entonces serás un “pagado por el imperio”, recibirás fondos de la NED, aunque como ha ocurrido históricamente no se muestren las pruebas y, por consecuencia, trabajarás para la CIA. Lo que nunca admitirá el Gobierno cubano es que antes se encargará de aniquilarte de la vida cívica, laboral y social, o sea, como el título del poemario de Alcides que da nombre al documental de Coyula, si criticas en Cuba serás convertido en Nadie.

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.

Lynn Cruz has 103 posts and counting. See all posts by Lynn Cruz

3 thoughts on “La NED, la CIA y el DSE cubano

  • ¿Un ejemplo de democracia Argentina? Es un basurero en manos de los mismos que generaron la guerra en siria, la misma basura detrás de los ataques a venezuela; del país sureño no queda nada de república ya mismo, eso tiene dueño hace rato, comenzaron por las malvinas y ahora el territorio entero está entregado, sus recursos, su gobierno títere y lo que queda de esa economía en ruinas… vuelvo y repito, ¿argentina democrática? por favor, ¿las cosas tal y como están no dan suficiente información para saber de quiénes son las manos perversas que mecen la cuna?

  • La mano del gobierno cubano puede muy larga, nadie lo duda, pero lo más decepcionante es que funcionarios que defienden la democracia ante otros países se presten al juego de la censura usando los mismos argumentos que se daban a artistas y a productores alternativos en Cuba (y que seguramente todavía se dan y hasta funcionan entre el cándido relevo de la alternatividad), argumentos que a artistas y productores independientes ya no pueden dar y los reemplazaron con el decreto 349.

  • Me sorprende que Argentina con Macri de presidente censure Nadie. Se me ocurren dos motivos: desde la derecha asociaron la obra con el regimen cubano o desde el kirshnerismo remanente decidieron hacerle el juego a sus colegas del MINREX cubano. Desgraciadamente aun hay muchos en puestos intermedios con poder de decision.
    Que tipo de evento era? Era abierto o solamente para funcionarios del ministerio argentino?

    A los de la Joven Cuban no les hagas mucho caso. Esos combativos milicianos prestos siempre a integrar las brigadas internacionales y realizar sus sueños de defender el castrocomunismo atrincherados en una beca en New York o Madrid.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *