La ilegalidad demuestra que las cosas deben cambiar

Lynn Cruz

HAVANA TIMES – Hace poco conversaba con una historiadora, quien me comentó estar al tanto de las noticias relacionadas con los eventos de censura que han tenido lugar en los últimos meses.

Con un gesto de desinterés político expresó: “Esto no va a cambiar”.

Esa frase se ha convertido en un pensamiento común dentro de la realidad cubana y forma parte, además, de las estrategias de control ejercidas durante el socialismo en la Europa del Este: “Impregnar en la gente el miedo al cambio”.

En Cuba está sucediendo lo mismo entre las élites de intelectuales institucionalizados. Cada vez más la actitud gira hacia un conformismo que termina en ese refrán popular: “Más vale mal conocido, que bueno por conocer”.

Suerte que siempre existen esos a los que tildan de locos, quienes se resisten a mantener ese comportamiento, que se torna patológico.

El Insituto de Artivismo Hannah Arendt (Instar), liderado por Tania Bruguera, es un ejemplo palpable de ese anticonformismo.

Recientemente concluyó su tercera sesión de talleres que está teniendo lugar todos los meses en su sede de Tejadillo 214, entre Aguacate y Compostela, en La Habana Vieja. Sus nuevos invitados Joanna Warsza y Florián Malzacher, provenientes de Berlín, contaron con un programa que incluía el teatro postramático, así como la convivencia entre arte y activismo.

La artista cubana Tania Bruguera en frente el Memorial Martí en la Plaza de la Revolución. Foto: elestornudo.com

Artistas y activistas pueden estar cerca y colaborar, refería Warsza ante mis preguntas relacionadas con el miedo de algunos a manifestar sus filiaciones políticas. Decir que eres un activista, piensan ellos, los pone al descubierto frente a la Seguridad del Estado, quien mantiene una persecución descarnada contra todo tipo de oposición política y en especial contra Instar, por ser un espacio de verdadera libertad y diálogo.

Con un programa bastante variado nos dimos cita esta vez escritores, periodistas, teatristas, artistas de la plástica, actores, cineastas, dramaturgos con obras censuradas, las cuales hemos tenido la oportunidad de presentar en este espacio.

Rezaba un cartel en la entrada: “¿Cómo estar preparado para lo impre-decible?”. Resultó que a pesar de la calma que reinaba en el lugar, una visita inesperada trató de empañar el curso de la programación. Alguien llegó con un recado a Bruguera de que sería suspendida su licencia de repasadora.

Durante los últimos años, (y antes de que el Gobierno cubano decidiera paralizar el otorgamiento de licencias para el trabajo por cuenta propia), muchos artistas están realizando proyectos en sus casas, algunas convertidas en estudio. Al parecer estos se mantienen obedientes y fungen con el mismo sistema de autocensura con el que sobrevivían dentro de las instituciones, por eso los dejan tranquilos.

En una proyección del censurado filme cubano Nadie en Instar.

Pero la compleja y polémica artista Bruguera se resiste a abandonar sus posiciones con el único fin de mantener la libertad creativa en su accionar. Eso la mantiene en la categoría de: “sospechosa”. La respuesta del Gobierno siempre ha sido castigarla, perseguirla, boicotear sus presentaciones, intimidarla, amenazarla, alejar a sus seguidores mediante el chantaje, interrogar a sus invitados extranjeros.

La inconstancia es algo intrínsec en el temperamento del cubano, pero Bruguera es perseverante, además ha logrado despegar internacionalmente. Por la osadía, consistencia de su obra, es hoy una artista preciada y necesaria dentro  del espectro cultural que es la institucionalidad cubana.

Crear un instituto alternativo es, tal vez, su proyecto más ambicioso, pues durante casi sesenta años el Gobierno ha sido rector, dueño absoluto del arte y los artistas. Quitándole su licencia imagino pretendan acusarla de ilegal, pero esa propia ilegalidad demuestra que las cosas deben cambiar.

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.

Lynn Cruz has 103 posts and counting. See all posts by Lynn Cruz

3 thoughts on “La ilegalidad demuestra que las cosas deben cambiar

  • No estoy al corriente de Tania y sus andanzas. En Cubadebate hace unos dias la definian como mercenaria.

  • Donde recide tania bruguera?.Conozco de su quehacer por esta pagina y otras relacionadas con cuba que le dan dado sea de paso,bastante bombo y platillo(publicidad) a su trabajo.
    Ella recide en cuba o USA?.
    Si recide en USA,como es que puede permanecer tanto tiempo,como una vez lo hizo en cuba?
    Como es que las autoridades la dejan exponer o mas bien,intentar exponer su trabajo en la isla?
    Es una arista o una politica?
    He leido que la han catalogado como una gran artista en USA, lei hace poco que la premiaron en NEW YORK, cual es su trayectoria?
    Perdonen mi desconocimiento,pero como hablan tanto de su trabajo artisticoprovocador al regimen cubano,querria saber.
    Alguien me puede ayudar?
    Por favor,agredeceria si me responden , que no me insultaran y me dijeran que soy del partido,o afin al regimen y todas esas tonterias,
    gracias de antemano.

  • Inteligente, objetiva y certera Lynn Cruz. Qué bueno poder leerte, qué triste tener que escribir sobre esto. Tendrá que cambiar, quiero creer que acabará el miedo y la prepotencia del gobierno. Un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *