En Cuba el cine independiente muere antes de nacer como movimiento

Lynn Cruz

Alexis Seijo García, rector del Instituto Superior de Arte (ISA).

HAVANA TIMES – El pasado 7 de junio, Alexis Seijo García, actual rector del Instituto Superior de Arte, censuró un panel programado dentro del Festival IMAGO sobre cine independiente, en el que estaban invitados los cineastas Alejandro Alonso, Jorge Molina y Miguel Coyula. En el último minuto Seijó se dio cuenta que el nombre de Coyula aparecía en el programa y comunicó a los organizadores del evento su determinación de suspenderlo.

Hace poco más de un año del escándalo que suscitó la censura al filme independiente Quiero hacer una película, de Yimit Ramírez, durante la Muestra Joven ICAIC. La inconformidad provocada entre los jóvenes cineastas, por la acción arbitraria de los funcionarios con el filme de Ramírez, condujo a la creación del Cardumen, un movimiento anónimo guiado por un manifiesto. En él se retomaba el proyecto de ley que desde 2013 formulara el grupo g-20 de cineastas cubanos.

Jorge Molina

Hace varios meses que la dirección del Instituto Cubano del Arte e Industria Cinematográficos (Icaic) se reúne con los cineastas que producen fuera de esa entidad, para finalmente dar respuesta a las demandas. Entre estas: “El Registro del Creador Audiovisual, el Fondo de Fomento, la Comisión Fílmica, la legalización de las productoras independientes, y, por último, la promulgación de una Ley de Cine ante la obsolescencia de la Ley 169 de Creación del Icaic”.

Según me han contado algunos colegas, no habrá ley de cine, pues todo será regido desde las instituciones. Ese hecho políticamente quiere decir que el poder está absorbiendo a todos los que de manera autónoma han producido y distribuido el cine con mucha mayor eficiencia que el propio Icaic.

Miguel Coyula

Por otro lado aparece el tema de los impuestos. Dado que las instituciones en Cuba obedecen verticalmente al Gobierno, todo aquel que adquiera el carnet de registro, automáticamente estará aceptando que sus tributos no sirven para nada, pues estos solo les brindan deberes, pero ningún derecho.

No se han arrojado luces respecto a los directores y películas censuradas. En realidad esto no es una alternativa, es una mutación de la institución que de espectadora pasiva de las productoras independientes pasa a ser dueña. El poder se dio cuenta que en verdad está perdiendo dinero. Al final, las productoras existían y buscaban los medios de subsistencia, pero no pagaban impuestos.

En un país asfixiado por un embargo económico, comercial, donde los precios no se corresponden con la realidad de los cubanos, imponer un pago regular, especialmente cuando ni siquiera se han creado condiciones para que los negocios funcionen, es una situación verdaderamente abusiva.

Es cierto que el Icaic partió de un sueño que se hizo realidad, pero que pronto se tornó en la pesadilla de los artistas inconformistas que esperaban de la Revolución por su carácter desobediente, libertad creativa, aun cuando salieron obras que supieron cuestionar, Pero poco a poco los cineastas fueron domesticados para hacer un cine que perdiera el sentido crítico de sus inicios, hasta llegar a los años 80, cuando predominaron las comedias ligeras, complacientes. ¿Acaso esta no es una nueva estrategia para apagar al Cardumen? ¿Para abolir al cine independiente?

Alejandro Alonso

Después de ver lo sucedido también con el filme Santa y Andrés (2016), de Carlos Lechuga, no es difícil entender el mensaje de terror que enviaron las autoridades. Primero la desprogramaron del Festival del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana. Luego, algo similar aconteció en el Havana Film Festival de Nueva York, al ser retirada de competencia, y finalmente escribir una carta para difamar a Lechuga, para aniquilar su figura pública. Aunque en economía Cuba sea postcomunista, la retórica pretende que nada ha cambiado y, por tanto, fustiga a los artistas que narran este sentimiento a través de sus obras.

Por su parte, el documental Nadie, de Miguel Coyula (2017), esta vez reprimido por la Seguridad del Estado y la policía, al intentar proyectarlo en una galería privada, ni siquiera se menciona, para sepultarlo en el más absoluto olvido. Es el castigo a Coyula, convertido desde el poder en no persona, en no cineasta, escarmentar, alejarlo de su gremio, tanto que ni la crítica residente en la Isla se refiere a él para bien o para mal.

En este país, desde hace sesenta años todo se repite una y otra vez y siempre la mayoría encuentra una razón para justificar el hecho de que el silencio en este caso significa ponerse del lado del opresor.

 

 

 

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.



4 comentarios sobre “En Cuba el cine independiente muere antes de nacer como movimiento

  • Yo ya me cansé de querer crear, dirigir, producir o ganarme la vida haciendo cine en Cuba; ya habrá tiempo para ello. Primero me empeñaré en contra de esta dictadura, y no será hasta su fin, que retomaré la cámara como medio de expresión.

    Respuesta
  • Un amigo docmentalista me ha comentado que esta ley de cine le va a beneficiar porque elimina la agencia representativa que demoraba con trámites burocráticos los cheques que cobraba, o sea, no habrá un intermediario y se podrán financiar un audiovisual con el productor directamente. El asunto de la distribución de la obra será harina de otro costal. De ahora en adelante hay que seguir la evolución de esta ley muy de cerca para ver si funciona.

    Respuesta
    • Nada de lo que nace de ese sistema funciona. Todo lo hacen en función de perpetuar el poder infinitamente. La Ley de Cine es una ley fascista, totalitaria y represora. Llamen a las cosas por su nombre y continúen creando fuera del oficialismo.

      Respuesta
  • Irina Pino, trae beneficios porque el poder sabe que tiene que dar algo. Como decimos acá el horno no está para pastelitos, pero en este momento me acabo de enterar que RTV comercial entrarà en los debates. Este es el gran monopolio, Sabes cuànto le cobrò a un cineasta de una pelìcula donde trabajè? 9000 cuc solo por entrar dos càmaras, imprimir 3 pasaportes con visas a sus productoras extranjeras, y una casa en una finca. Eso por un lado, por el otro què se puede esperar de las instituciones cubanas despuès de 60 años con un historial de censura, silencio y exclusiòn a los crìticos. Una ley de cine es lo que demandaban los cineastas cubanos del g-20 no un Frankestain que cumple con todos los requisitos de la ley de la oratoria: Si no puedes convencer confunde. Ley de Cine no es es Decreto Ley 373 del Ministerio de Cultura.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Foto del día

Foto del día
Imagen 1 De 1

Estación Jordan, Ontario, Canadá. Por Joe Edwards (Canada). Camerá: teléfono móvil

Usted puede participar en la Foto del Día
No tienes que ser fotógrafo profesional, solo envía una imagen (en blanco y negro o color), con un pie de foto indicando dónde fue tomada (ciudad y país), tipo de cámara o celular que usaste y una pequeña descripción sobre la misma.
Para nuestro formato es mejor que las fotos sean de orientación horizontal, ya que tenemos problemas con las verticales.
Envía tu foto, con tu nombre y país natal o de residencia a esta dirección de correo: yordaguer@gmail.com