El ugly American y el ugly Cuban

Lynn Cruz

HAVANA TIMES – ¿Porqué las personas con sensibilidad y pensamiento agudo en los Estados Unidos desprecian a Donald Trump? Pues porque Trump representa lo que en esa cultura se conoce como el ugly American.

Adorador del dinero, alardoso, vulgar, superficial, narcisista, nacionalista, ese tipo humano cree que es el dueño de la verdad y que su país es el ombligo del mundo. Por supuesto, Trump no está solo en el poder. En la Casa Blanca hay un grupo de asesores que lo acompaña en la aventura sensacionalista que constituye para él ser presidente.

Domina muy bien los medios, no es en vano que “alertó a su pueblo diciendo que no debían creerle a la prensa”. Los cubanos con 60 años bajo un régimen totalitario entienden muy bien el contenido de ese mensaje, lo que enmascara Trump es su deseo oculto de que le crean solo a él. Conoce la parcialización de muchos medios que responden a sus donantes o patrocinadores. Ante esa verdad, siembra aún más la duda, para poder maquillar sus medidas impopulares y continuar rumbo a la dominación absoluta del pueblo estadounidense.

Debido al escenario político de potencias como China y Rusia, me inclino a pensar que desde la Casa Blanca se persigue extender lo más posible el mandato de Donald Trump. Al parecer, están mirando con recelo el modelo de Xi Jinping y Putin. Si quieres vencer a tu enemigo adáptate a él. Esa frase, si mal no recuerdo, proviene precisamente de la sabiduría asiática. Trump ha llegado como el candidato perfecto.

El eslogan de su política: Make América Great Again, es el ejemplo tácito de la voluntad totalitaria.  Y es que se está apropiando del deseo de las masas. Sobre ellas trabaja su política.

En La Ópera de los Tres Centavos, de Bertold Brecht, analiza cómo el imperialismo no es generoso ni siquiera con su propia gente. Durante mi primera visita a los Estados Unidos recuerdo que me impactó mucho ver a personas de más de 60 años trabajando en el aeropuerto. Las horas de pie, los retrasos de los vuelos, que extienden su jornada laboral, fueron algunas de las preguntas que me hice. Tal vez como se fue mi avión rumbo a Los Ángeles, y pasé la noche en el aeropuerto, tuve tiempo para pensar en esos pequeños detalles, que revelan mucho.

En Cuba el totalitarismo entró por la conga. Todo el horror acontecía mientras se celebraban fiestas populares. Fusilamientos, encarcelamientos injustos. La mejor manera entonces de describir el ugly Cuban es a través de la música. Los raperos Maykel Obsorbo y Pupito cumplen condenas injustas por rebelarse contra el Decreto Ley 349. Esa disposición pretende convertir el arte independiente en un delito. Los temas de los raperos casi siempre son contestarios, críticos, por tanto, sobreviven en los márgenes. Como Maykel y Pupito transgredieron la crítica de sus canciones, y gritaron: “Abajo el Decreto 349”, durante un concierto en un espacio alternativo (pero de la oficialidad), el Gobierno intervino y los condenó a prisión de manera arbitraria.

Sin embargo, la mayor parte de los reguetoneros son los máximos exponentes de la vulgaridad, choteo, chabacanería, promueven la sociedad de consumo, y son irresponsables ante la realidad represiva que viven sus colegas y gran parte del pueblo cubano.

No he visto a ninguno manifestarse por la libertad de Maykel o de Pupito. Como no critican al poder, son el nuevo modelo de éxito dentro de la sociedad cubana. En sus videos clip resalta la frivolidad y el desapego. Abanderados del sexismo y el machismo, ambas características de ese tipo de ugly. El exceso, el mal gusto, y la doble moral los distinguen.

La alerta en este caso sería el rumbo que toma la sociedad cubana, teniendo en cuenta que ellos representan, también, los nuevos deseos ocultos del pueblo, dentro de una sociedad que apenas comienza a salir de un totalitarismo, y según los vientos que provienen de las grandes potencias ¿se adentra en otro que deja fuera de la ecuación las aspiraciones de mejoramiento humano?

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.


36 thoughts on “El ugly American y el ugly Cuban

  • el 14 febrero, 2020 a las 1:26 pm
    Permalink

    Magnifico articulo Lynn. Es imposible debatir con los pro-Trump; ellos no son capaces de entablar un dialogo ni un debate pues sus posiciones no son negociables: segun ellos Trump es un genio que ha convertido a los EE.UU. en un paraiso y todo el que opine lo contrario es izquierdista o comunista. Lo unico cierto es que hay muchos otros paises donde se vive mucho mejor que en el de nuevo “grande” norte revuelto y brutal, que, a proposito, no ha dejado de despreciarnos; si acaso nos desprecia mas. Todo apunta a una muy possible “reeleccion” de Trump, en ese caso hay que prepararse para su mas que posible ultraradicalizacion, el tipo se creera invencible y su irracionalidad lo volvera aun mas peligroso.

  • el 17 julio, 2019 a las 10:49 am
    Permalink

    Anti-Imperialistist, Jorge Alejandro tiene el cerebro lavado. Tiene el mismo síndrome que los cubanos fidelistas, es un problema cultural. Pasan de un tirano a otro con mucha facilidad, porque los venció la cultura de odio. Nos viene de España-

  • el 17 julio, 2019 a las 10:47 am
    Permalink

    Jorge Alejandro, me alegra saberlo entonces pensé que la izquierda en EU era minoría, pero si tú lo dices, aunque tengo entendido lo contrario. Imagino que Snowden buscó la manera de protegerse. Serruchándole el piso a los Estados Unidos? Tú si que tienes un pensamiento imperialista. Eso si que es emocional, creerte el ombligo del mundo. Buen adoctrinamiento, cada vez me sorprendes más.

  • el 17 julio, 2019 a las 12:37 am
    Permalink

    No me digas que tengo que asociar al comunismo con la derecha y con el conformismo porque ahí sí que me muero de risa. Snowden es un traidor porque esas verdades que tú dices fueron informaciones clasificadas que ofreció a países que como mínimo son adversarios de su país. Si las hubiera llevado a la prensa o a la radio de EEUU, aunque fuera a medios independientes, que los hay, yo seguiría diciendo que fue un imprudente, pero respetaría su caso como un ejemplo de objeción de conciencia, pero no, las llevó a gobiernos que él sabe que le tratan de serruchar el piso constantemente a EEUU. En la inmensa mayoría de los norteamericanos lo único que ha generado es repulsión y desprecio. Y no es que tus palabras carezcan de credibilidad, sino que tus análisis son las del típico progre postmoderno, más emocionales que racionales; y la prueba es que, si es verdad que has estado en EEUU y no te diste cuenta de que hoy por hoy la mayoría de la prensa y aun el mundo de la cultura tira abiertamente a la izquierda, pues viviste dentro de una burbuja en que nada que se salga de los estereotipos que tienes cabe.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *