El misterio de una casa ubicada en calle 13

By Lynn Cruz

Una casa colindante a mi edificio.

HAVANA TIMES – Desde hace varias semanas me ha quitado la calma el sonido de una mandarria golpeando las paredes, los techos, de una casa colindante a mi edificio, ubicada en calle 13 entre 4 y 6 No. 851, en la localidad del Vedado.

Sus dueños originales abandonaron el país, de modo que quedó en manos del Gobierno. Al principio fungió como una oficina de relaciones internacionales del Ministerio de Cultura, luego fue del ejército y, por último, de la empresa estatal Campismo Popular. 

Hace aproximadamente tres años que la vaciaron, pero el lugar quedó custodiado día y noche con la finalidad, imagino, de que nadie la usurpara. Hoy, luce con un deterioro considerable a causa del abandono, así como la fragilidad de sus columnas, los techos dañados, la carpintería en mal estado.

Llama la atención que los materiales de construcción, en este momento solo destinados a las viviendas damnificadas por los huracanes, (a la población quedó terminantemente prohibido venderles), sin embargo, esto no constituye un freno para la autorización de esta inversión de capital, con el objetivo de convertir dicho inmueble en cinco apartamentos para funcionarios del sector del Turismo, según me comentaron algunos de los vecinos.

Un aspecto más a disposición de un mejor juicio, resultan las largas listas de pedido habitacional, no solo como antes mencioné, de personas damnificadas, sino dentro de las instituciones, Salud Pública, Cultura, Educación.

El sistema está diseñado, para que todos tengan que esperar por el número que les otorga el Instituto Nacional de la Vivienda, pero además del expediente qué otros aspectos se tendrán en cuenta, cuando por ejemplo ahora, se prioriza al sector del Turismo, especialmente a sus dirigentes, a quienes además ubican en una locación muy privilegiada.

En la conversión de casa a algo que suena como a un solar de cinco familias, imagino que Planificación Física deberá estar haciendo un trabajo riguroso en el tema del alcantarillado,  desagüe, drenaje, o con la esperanza, si fuera el caso, de que los sistemas que ya están diseñados tengan capacidad para tantos habitantes, pues basta con que caiga un leve aguacero y la mayor parte del Vedado queda inundada, a causa de los tragantes tupidos, y las fosas desbordadas, tal vez por la indiscriminada autorización para construir, sin tener en cuenta todos los aspectos anteriores.

Otra interrogante resulta, si el Estado, pasará por encima de la ley y autorizará la modificación de la fachada de la casa, y con ella del diseño urbanístico, pues entre los rumores se dice que piensan podar uno de los dos árboles, tipo ficus, para hacer una entrada de garaje, lo cual amenaza de forma inexorable el cuidado del medio ambiente ya tan afectado en esta ciudad.

Llamo la atención sobre esto, además, porque en el lateral derecho del inmueble colinda otra casa, que antes del año 1959 perteneció a la familia de los Taquechel, quienes también abandonaron el país, por tanto quedó en manos del Gobierno.

Embajada de Albania, también casa de protocolo dedicada a la causa de los 5 agentes cubanos, que sufrieron condena en los Estados Unidos han sido algunas de sus funciones gubernamentales.

Allí se llevó a cabo indistintamente la tala de dos de los cuatro ficus; solo queda uno en la esquina, pues el huracán sacó a otro de raíz, a quien los propios trabajadores meses antes, le cortaron las raíces en vez de haberlo podado.

Lo cierto es que están desapareciendo en zonas menos visibles o entre calles, pero en algunos lugares los vecinos se han amotinado frente a los árboles, a modo de protesta contra los trabajadores de áreas verdes, o de cualquier otra empresa estatal encargada de matarlos.  Todos han permanecido sordos ante los reclamos en defensa de la protección medio ambiental y de esa parte en principio indisoluble del entramado urbanístico del Vedado.

Solo restaría decirles a los autores de tan criminales hechos: ¿ustedes los sembraron?, ¿nosotros los sembramos? Ellos estaban ahí mucho antes de que naciéramos.

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.

Lynn Cruz has 103 posts and counting. See all posts by Lynn Cruz

One thought on “El misterio de una casa ubicada en calle 13

  • Lynn se pregunta “Si el estado pasara por encima de la ley”, jajaja, el chiste de la mañana cuando el Estado se ha guiado por lo que dice la Ley?. Ademas, hay una lista interminable para viviendas de la gente de a pie, pero para la gente de a carro hay preferencias. No hay agua potable, pero Mariela construye una nueva piscina, hay escasez de materiales de construccion, pero se mandan a Dominica, se mueven poblados enteros dizque la elevacion del nivel del mar, pero se siguen construyendo hoteles en linea de arena. Por favor, acaben de abrir los ojos y no sigan de rama en rama

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *