El miedo al cambio en Cuba

Lynn Cruz

HAVANA TIMES – Desde que asumí como filosofía de vida el hecho de enfrentarme a mis propios miedos externos (en este caso al sistema socio-político en Cuba), he sentido cómo muchas personas queridas y conocidas proyectan su temor al cambio, percibiéndome como una enemiga.

Podría decir que la pregunta: ¿hasta dónde tú quieres llegar? es la que más recientemente me manifestaba una persona muy cercana a mí.

La verdad tuve que pensar unos segundos antes de responder, por tratarse de un ser querido. Tuvimos un diálogo acalorado a través del chat. Ella me hablaba de que los opositores no llegarían a ningún lugar.

Me quedé pensando, pues ella me percibe como una opositora, y yo simplemente pienso de mi misma que soy libertaria y amante de la justicia social.

Paradójicamente, esa fue la educación que recibí en las escuelas cubanas, o sea, que según su criterio y a lo mejor el de muchos, ser fiel a las ideas martianas que dieron origen a la Revolución cubana, hoy en Cuba me convierte en opositora.

Es que, en efecto, la humanidad olvida muy pronto, y los que antes fueron víctimas, se convirtieron en victimarios.  Es como el ejemplo que puso el desaparecido Rafael Alcides en el documental Nadie, de Miguel Coyula, cuando se refiere a que la mayoría de los generales de las guerras de independencia, después se convirtieron en ladrones.

Muchos de los que hoy se encuentran en el poder, maltratan e ignoran la esencia misma de lo que originó la lucha armada contra la tiranía de Fulgencio Batista, pues, para la mayoría, eso es solo historia.

La conocida generación histórica de rebeldes aún retiene como máximas sus motivaciones de antes, y para ello congelaron nuestras vidas en aquel instante en que sus ideas chocaban con el rumbo que estaba tomando el país dirigido por Batista.

Hoy a los cubanos solo se nos permite el derecho de criticar el pasado.  Se sigue postergando el diálogo, y la confusión domina al pueblo. Aquellos que perciben como amenaza a quienes se arriesgan a alzar su voz, en realidad están proyectando su propio temor al cambio.

Muchos argumentan que este régimen sostiene dos pilares indispensables en toda sociedad: “La salud y la educación gratuitas”, que mientras esos aspectos tan sensibles constituyan la base del discurso político, el pueblo seguirá apoyando al Gobierno.

Cada día se derrumban las llamadas conquistas, y los cubanos sienten la vulnerabilidad. Justamente en momentos de enfermedad, se puede ver el verdadero rostro del sistema.

Por eso es importante el pensamiento crítico, y de vital importancia el papel del intelectual y del artista dentro de la sociedad. Citando nuevamente a Alcides en Nadie: “El artista es un profeta y, al mismo tiempo, un iluminado, documenta a su tiempo”.

Y para aquellos que con su silencio apoyan las injusticias, porque temen al porvenir de Cuba, no tienen nada que lamentar, porque no se trata del futuro, en efecto, ya todo cambió. Ya no se trata de una dictadura comunista, sino una dictadura del dinero en las manos de unos pocos.



Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.

Lynn Cruz has 103 posts and counting. See all posts by Lynn Cruz

9 thoughts on “El miedo al cambio en Cuba

  • Lúcido artículo el suyo y, a quien le pregunta hasta donde quiere llegar, dígale que hasta que el cubano sea un ser libre, sin tener que depender para todo de un gobierno o mejor dicho, régimen, que le ha regimentado la vida por 60 años Que los seres humanos nacemos libres e iguales en dignidad y que eso es lo que ustedes quieren para los cubanos.

  • Muchos argumentan que este régimen sostiene dos pilares indispensables en toda sociedad: “La salud y la educación gratuitas”, que mientras esos aspectos tan sensibles constituyan la base del discurso político, el pueblo seguirá apoyando al Gobierno.

    Este punto que comentas es muy interesante. Y es parte del discurso que tanto se pregonó y se continúa utilizando como medio de manipulación. ¿Y la seguridad alimentaria, la adecuada y diversa oferta de empleos bien remunerados, y la libertad de expresión, la seguridad pública, la calidad en los servicios públicos en general? ¿y el derecho a la prosperidad dentro del propio país a partir del honrado esfuerzo? ¿Dónde quedan todas esas prerrogativas del ciudadano? ¿No basta con la necesidad de tener alimentos suficientes y de calidad al alcance del bolsillo, para el grueso de la población, como medio de concienciación? ¿no basta, como argumento, para provocar cambio en la forma de pensar del ciudadano?

  • muy buen artículo, yo sumaría al miedo al cambio, la fobia a la libertad y a la responsabilidad personal.

    Tanto el miedo al cambio como el miedo a la libertad han sido inducidos y fomentadps por el gobierno durante toda el periodo “revolucionario”

  • En Cuba le tenemos fobia a muchas libertades:
    1. La del asesino Posada Carriles de pasearse impunemente por las calles de Miami, el foco infeccioso más reaccionario de la Tierra. No obstante allí vive gente buena. Pero lo que queda de los batistianos y los descendientes de la burguesía cubana tiene mucha influencia porque tienen dinero que les da el Congreso Norteamericano y de eso viven… tienen libertad, entonces, de promover propagandas y ataques contra la Cuba revolucionaria. Es más lo que se embolsillan que lo que usan para su causa “patriótica”. Yo me pregunto: ¿Por qué llevan sesenta años luchando contra Cuba y no han tenido éxito? Ni lo tendrán porque no son verdaderos patriotas. Posada Carriles fue un cobarde y un asesino que aprendió a ser terrorista en las escuelas especializadas del gobierno de EEUU.
    2. La libertad de comprar un arma donde quiera y caerle a tiros a los otros lo mismo en EEUU que en cualquier otro país… menos en Cuba.
    3. La libertad de matar a palos a un negro y no pagar porque “soy un policía amaricano”.
    4. La libertad de ser llevado a las guerras sucias de los países desarrollados, como la de Viet Nam, donde murieron más de 40 000 soldados norteamericanos….. por gusto, porque triunfó un VietNam socialista unificado.
    5. La libertad de ver cómo las mujeres son consideradas trabajadoras de segunda categoría y cómo son violadas y comercializadas en todas partes del mundo menos en Cuba.
    6. La libertad de ver cómo los animales son más protegidos que la gente pobre.
    7. La libertad de tener casa y carro que nunca son míos. Pertenecen a los bancos, a los grandes consorcios que tienen empeñados a los gobierno, como en Argnetina, que está haciendo componendas con el FMI, para seguir hundiendo al país que Cristina honrosamente sacó a flote en pocos años.
    Podemos seguir hablando hasta el amanecer, pero en Cuba no volverá el capitalismo, y el ..ismo que tendremos lo haremos nosotros sin las ideas de cambio que quieren imponer los que no tienen que meterse donde no les importa.
    Gracias.

  • dejé un comentario, cuánto hay que esperar para poder verlo?

  • El comentario fue aprobado hace un par de horas.

  • Socialismo: Doctrina política y económica que propugna la propiedad y la administración de los medios de producción por parte de las clases trabajadoras con el fin de lograr una organización de la sociedad en la cual exista una igualdad política, social y económica de todas las personas.
    No creo que eso exista en Cuba hoy, y lo más preocupante de tu comentario Nelson García es que hables de que el ismo que tendremos, o sea, eso es lo más peligroso porque justamente una de las mayores estafas en Cuba ha sido la de los neo pensadores, que pretenden crear un neo sistema.
    Por cierto lo que han hecho los políticos cubanos americanos no es muy diferente de los cubanos que viven en Cuba, ambos poderes se tocan, y luchan entre sí. Por favor, el gobierno cubano ha tenido sesenta años para demostrar su incapacidad de garantizar un boniato a la población.
    Continúan creando un enemigo para sostener la autocracia.
    Rafael Alcides en Nadie:
    El embargo tiene la culpa de que yo no tenga lechugas a buen precio, zanahorias, tomates?
    Ley de la oratoria: “Si no puedes convencer, confunde”.
    En estos momentos habrá que censurar el poema de Nicolás Guillén, escrito en medio del su fervor revolucionario:
    Pues el pueblo cubano hoy es Juan sin nada, mientras los platillos llenos de unos pocos, que no son precisamente los cuenta propistas a quienes ahora pretenden descapitalizar, sino los grandes negocios de las ´élites políticas en el país, nos pasan por delante.
    TENGO
    Cuando me veo y toco,
    yo, Juan sin Nada no más ayer,
    y hoy Juan con Todo,
    y hoy con todo,
    vuelvo los ojos, miro,
    me veo y toco
    y me pregunto cómo ha podido ser.

    Tengo, vamos a ver,
    tengo el gusto de andar por mi país,
    dueño de cuanto hay en él,
    mirando bien de cerca lo que antes
    no tuve ni podía tener.
    Zafra puedo decir,
    monte puedo decir,
    ciudad puedo decir,
    ejército decir,
    ya míos para siempre y tuyos, nuestros,
    y un ancho resplandor
    de rayo, estrella, flor.

    Tengo, vamos a ver,
    tengo el gusto de ir
    yo, campesino, obrero, gente simple,
    tengo el gusto de ir
    (es un ejemplo)
    a un banco y hablar con el administrador,
    no en inglés,
    no en señor,
    sino decirle compañero como se dice en español.

    Tengo, vamos a ver,
    que siendo un negro
    nadie me puede detener
    a la puerta de un dancing o de un bar.
    O bien en la carpeta de un hotel
    gritarme que no hay pieza,
    una mínima pieza y no una pieza colosal,
    una pequeña pieza donde yo pueda descansar.

    Tengo, vamos a ver,
    que no hay guardia rural
    que me agarre y me encierre en un cuartel,
    ni me arranque y me arroje de mi tierra
    al medio del camino real.
    Tengo que como tengo la tierra tengo el mar,
    no country,
    no jailáif,
    no tenis y no yacht,
    sino de playa en playa y ola en ola,
    gigante azul abierto democrático:
    en fin, el mar.

    Tengo, vamos a ver,
    que ya aprendí a leer,
    a contar,
    tengo que ya aprendí a escribir
    y a pensar
    y a reír.
    Tengo que ya tengo
    donde trabajar
    y ganar
    lo que me tengo que comer.
    Tengo, vamos a ver,
    tengo lo que tenía que tener.

  • exactamente, al final la guerra es uno de los negocios más lucrativos y crear un conflicto entre cubanos, así como la creación del “gusano” ha sido la más grande de todas las estafas.
    Se quedó todo en las “llamadas conquistas” y se postergó todo lo demás.

  • Ya la eduacion y la salud gratuita dejaron de ser un paradigma socialista en el mundo, la mayoria de los paises economicamente y politicamente estables cuentan con educacion y salud gratuita, aun cuando exista una privada, por eso es que el cuento a los funcionarios gubernamentales en Cuba se les traba, por eso les conviene solo citar a los EU sin quitar la mira de ahi.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.