Desde Puerto Rico, rico, el erudito cubano Jacobo Londres

Por Lynn Cruz

HAVANA TIMES – Una amiga compartió en un grupo de WhatsApp un video. ¿Quién es?, le pregunté ahogada de la risa, por lo que acababa de ver: “Javier Marimón”, me respondió ella.  Marimón es escritor y poeta, nació en Matanzas en 1975.  Como soy una matancera adoptiva, escuchaba hablar sobre él.

Una de las pocas veces que nos vimos fue durante una feria del libro en que nos cruzamos por los pabellones de La Cabaña, en La Habana. Marimón y mi amigo de la infancia Carlos A. García se guiaban entre sí para encontrar las mejores ofertas. Aprovechaban, de paso, para mostrarse el botín que habían adquirido.

Jacobo Londres / Imagen: Paolo De Facebul / El Estornudo

Entonces mi reencuentro con Marimón ocurrió también de manera fortuita, y a través de su personaje Jacobo Londres. Imagínense a un tipo hablando sin parar en un video subido a Facebook sobre el río de Heráclito y la cola del pollo.

En los últimos meses el pueblo cubano ha vivido el peor desabastecimiento, que solo es comparable con la crisis de los oscuros años 90 del pasado siglo, tras la caída del antiguo bloque de países socialistas.

Cuando entré a su página me di cuenta de que había muchos episodios. Jacobo Londres, para mi sorpresa, era una serie hecha de manera rudimentaria; la edición, animación y los efectos visuales corren a cargo de Paolo de Facebul.

Pareciera que los cortes fueran de manera intencional, como un entreacto o una especie de interferencia que le entra a Jacobo durante sus elocuentes y delirantes exposiciones.

Hay que destacar el uso de la música que ameniza estos audiovisuales, así como el carisma y la capacidad de improvisar que tiene Marimón, quien me confesó que solo dos episodios han sido escritos antes de salir al aire.

También el estilo es muy causal, de hecho, el propio guion te prepara para ver un video que es más la promesa de lo que pudiera ser, pero que no es. 

Jacobo se presenta como un carnicero que trabaja en Varadero, lo mismo charla de filosofía, que es crítico de cine o cuenta las angustias personales. Esta serie de humor intelectual parodia, además, la masificación de la cultura cubana.

Sin embargo, no creo que Marimón esté interesado en circunscribirla solamente a un público cubano, de hecho, hay algunos episodios como El príncipe George vs la reportera mala, por ejemplo, en que analiza un video clasista en el que una locutora de televisión es obligada a retractarse públicamente de unas declaraciones que incomodaron a los reyes británicos.

De cómo hacer un programa de cocina, pero sobre la comida mala. Clases teóricas para montar bicicleta. Un comercial que Jacobo quiere y no quiere que salga al aire, que recuerda la inadaptación de los cubanos, que han vivido siendo abusados por el Estado y cuando se enfrentan a un dueño arremeten toda la rabia contenida, como si se tratara de una venganza.

Se burla de las poses de algunos académicos y de cómo estar categorizado provoca entonces que tus opiniones adquieran un peso.

Apropiándome de su espíritu y con esta invasión desde todos sus canales, tengo la sensación de que un joker caribeño ha hackeado las redes sociales. Estrenada el 1ro de mayo de 2020, esta serie jacobina surge en medio de la cuarentena provocada por la pandemia del SARS-CoV-2.  Jacobo Londres es transmitida por Instagram, Facebook y Youtube.

Desde la Revolución francesa hasta la cubana con su creación abstracta de economía, ciencias políticas, y el recuerdo de una cola para comprar coffee cake, un postre típico de los que como él y como yo vivimos la infancia dentro de la era soviética.

Cuando conversé brevemente por el chat con Marimón tenía un total de 150 capítulos ya publicados. Recientemente recibió la noticia de que El Estornudo le ofreció una columna, en la cual la audiencia podrá, igualmente, leer sobre Jacobo.

Respecto a la serie, al principio transmitía todos los días, pero ahora hubo un cambio en la programación. Para quienes buscan la exclusividad, cada lunes, miércoles y viernes en el horario matutino, pueden darse cita con Jacobo Londres.

Este es uno de los episodios que más he disfrutado.

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.

Lynn Cruz has 103 posts and counting. See all posts by Lynn Cruz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *