Artistas independientes en Cuba ponen en Jaque al Sistema

Lynn Cruz

HAVANA TIMES – La protesta anunciada por El Colectivo de San Isidro, junto a los artistas Iris Ruiz, Amaury Pacheco, Yanelis Núñez, Luis Manuel Otero Alcántara, Michel Matos, entre los principales, ha desatado una paranoia y exceso de vigilancia en las inmediaciones del Ministerio de Cultura (Mincult).

Desde ayer 3 de diciembre, fecha en que se iniciara, no cesan las patrullas ni las postas de agentes de la Seguridad del Estado en los alrededores del Mincult, lugar escogido para demandar una respuesta ante la inminente entrada en vigor del Decreto 349 que pretende dar cuerpo legal a la persecución del pensamiento crítico en Cuba, una medida estalinista dentro de una creciente economía de mercado.

La mansión que acoge al Mincult ocupa toda una manzana comprendida entre las calles 2, 4, 11 y 13. Al parecer, uno de los puestos de mando se encuentra ubicado en la calle 6, donde están parqueadas un grupo de patrullas, imagino para que estén lejos de la entrada principal donde apostados, también, y para dar las órdenes de detención, se encuentran los agentes de la Seguridad del Estado.

De esa forma se dispersa el área de las detenciones, de las que serán testigos los vecinos de la zona. La prensa oficialista ignora la noticia, como si de poca importancia se tratara. En el Granma de hoy, todo parece normal y cuando salgo a la calle, los agentes de la esquina me censuran con la vista, pues vivo a media cuadra del Mincult. Ayer me enviaron hasta una patrulla, que me retuvo durante unos minutos en la calle Línea.

A la protesta se sumó la artista Tania Bruguera, que persiste en que seguirá yendo al Mincult mientras dure el tiempo convocado para ello, o sea hasta el 7 de diciembre, y por supuesto, demandando también la libertad de los artistas y activistas detenidos.

Bruguera, considerada por los especialistas como la artista visual de mayor alcance internacional de todos los tiempos en Cuba, ha mantenido la coherencia en su quehacer creativo. Dentro de la Isla ha sido calumniada por la prensa oficialista, acusada de ser agente de la CIA, y en las academias de arte del país satanizan su trabajo, pero cada quien llega tan lejos como le permite su coraje, algo que le sobra a ella.

La artista tiene como máxima en el Instituto de Artivismo Hannah Arendt, acudir en ayuda de los artistas censurados o reprimidos. A pesar de que el monopolio estatal de las comunicaciones Etecsa, además de espiar grosera e impunemente, le canceló a la artista de forma arbitraria la línea telefónica de su servicio celular, ella ha podido comunicarse a través de su teléfono fijo y su página de Facebook.

Estos artistas libertarios representan un peligro por poner al desnudo el sentimiento de la mayoría. En un momento de transición como el que vive el país hoy y sin que el pueblo pueda incidir verdaderamente sobre su destino, solo hace falta una chispa para un estallido social.

En consecuencia, el Mincult parece hoy La Habana de antes, amurallada frente al ataque de corsarios. Lástima que muchos de los que hoy protagonizan la protesta, como Yanelis Núñez, Iris Ruiz, Amaury Pacheco y la propia Bruguera, antes formaron parte de esa entidad. La pregunta que la oficialidad debería hacerse es ¿que los llevó a radicalizarse?

Por otra parte, el llamamiento a la protesta es abierto para a todos los artistas que estén en contra de ese decreto ley, pues hasta el momento, y como estrategia del poder para dividir a los gremios de artistas visuales y cineastas, prometieron un engendro denominado proyecto jurídico, en vez de Ley de Cine, pero eso ni siquiera se ha cumplido y aun si se lograra, estaría sujeto a las normativas y corrupción que generarán las prohibiciones del 349.

 

Lynn Cruz

No es el arte el que imita a la vida, es la vida la que imita al arte”, dijo Oscar Wilde. Y es que el arte siempre va un paso más adelante. Soy actriz y escritora. Para mí el arte, en especial la escritura, es un modo de exorcizar los demonios. Es algo íntimo. Sin embargo, decidí escribir periodismo porque me di cuenta de que yo no existía. En Cuba sólo tienen derecho a expresarse públicamente, las personas autorizadas por el gobierno. Havana Times constituye un ejemplo de convivencia dentro de una democracia y puesto que me considero demócrata, mi sueño es integrar la filosofía de este diario a la realidad de mi país.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *